En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...
La miopía política de España en el Sáhara y el surgimiento del Frente Polisario
...leer más...
Consecuencias de la decisión de Trump de reconocer la soberanía marroquí sobre los territorios ocupados del Sahara Occidental
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Togo pospone nuevamente el Campeonato Africano de Cross Campestre
...leer más...

El primer ministro sudanés reafirma la importancia de la cooperación entre civiles y fuerzas de seguridad
...leer más...

Spotify se expande a más mercados africanos, incluidos Kenia y Nigeria
...leer más...

Las Noticias de la República Democrática del Congo (2021-02-16 / 2021-02-28), edición quincenal en francés de Luc de l’Arbre
...leer más...

El tribunal anula la petición del héroe de "Hotel Ruanda" para trasladar el juicio a Bélgica
...leer más...

Amnistía Internacional condena a las tropas de Eritrea por la masacre de Axum
...leer más...

Egipto y Qatar celebran su primer encuentro desde el fin de la guerra del Golfo
...leer más...

El gobierno de Uganda responde a los EE.UU. tras las amenazas de sanciones
...leer más...

Vanessa Nakate, Amoaka Boafo, Davido y Yvonne Aki-Sawyerr entre las personas africanas de Time 100 Next
...leer más...

Siguen los raptos de niños en Nigeria, la solución es cerrar los colegios
...leer más...

La iglesia católica de Burkina Faso lanza una campaña de movilización de recursos para los más desfavorecidos
...leer más...

El gobernador de Cabo Delgado anima a las fuerzas de seguridad de Mozambique a luchar contra el terrorismo
...leer más...

Los líderes de los derechos civiles se unen para exigir al Congreso de Estados Unidos la aprobación de la Ley de Justicia Policial George Floyd
...leer más...

El buque Artic Sunrise de Greenpeace atracará próximamente en Seychelles
...leer más...

Las fuerzas de seguridad de Ghana allanan el nuevo centro de derechos LGTBI+
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Caminos de esperanza en los sudanes, por Iván Navarro
...leer más...
El inmenso bien de Manos Unidas: Hablo de lo que he visto, por José Carlos Rodríguez Soto
...leer más...
Miquel Sánchez: escalada en el desierto del Chad, por Roge Blasco
...leer más...
Anansy Cissé, el futuro de la guitarra del Sahel, por Javier Mantecón
...leer más...
La guerra del agua en el desierto del Sahara, por Bartolomé Burgos
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Cultura > Cuentos y relatos africanos >

Ntobo Mban Mengueng (el pescador paciente), por Baron ya Bùk-Lu
17/11/2014 -

Elá Ndong vivía en un pueblo llamado Elon Eté junto con su hermano, Ekoho Ndong. Un domingo, tras trabajar ayudando a su padre, Ndong Monsuy, a Elá le entró mucho hambre; pasó por la cocina de su madre, Nsuga Eyaha, y no encontró nada que pudiera comer. Así que llamó a su hermano Ekoho para ir de pesca (ngak) al bosque y así procurar alimento para la familia.

Ekoho le recordó lo poco recomendable que era ir a ese bosque los domingos, pero Elá replicó que era mucho peor morir de hambre y no intentar nada para remediarlo.

Así que los dos hermanos bajaron al río y por el camino se hicieron con una buena cantidad de cebo para poner en sus anzuelos. Poco a poco fueron colocando cada anzuelo, hechos con espinas de puercoespín (ngak ngom), cerca de las cuevas preferidas de los peces que pretendían atrapar. Tras varias horas de espera, regresaron para mirar si había caído algo; pero no encontraron nada comestible. Sólo había picado un sapo (edjo) y para colmo de males ya no les quedaban más cebos.

Ekoho desanimado, le dijo a Ela.— Te advertí de que no era buena idea ir a pescar un domingo, ahora puedes ver cómo Dios nos castiga privándonos de llevar nada a casa; yo, desde luego, regreso ya al pueblo porque esto no tiene visos de acabar bien. Si quieres te vienes conmigo y si no, me voy igualmente.— A lo que Elá contestó que no iba a desistir tan deprisa y que se quedaba un poquito más.

Dicho y hecho. Acto seguido Elá cogió el sapo, lo abrió y le sacó el estómago y tras limpiarlo, decidió utilizarlo como cebo. No transcurrieron ni dos minutos cuando una inmensa serpiente pitón pasó cerca de donde pescaba Elá. El reptil, que había terminado ya su proceso de digestión y volvía a estar con hambre, vio algo blanquecino colgando de una cañita y sin pensarlo más se lo tragó. Al rato, Elá vio cómo se agitaban bruscamente las aguas donde tenía el anzuelo; cogió su machete y se acercó. Al llegar, vio que en su anzuelo se hallaba atrapada una enorme pitón. Armándose de valor la decapitó, la subió a tierra firme y se puso muy contento porque aquello suponía mucha carne para su familia y allegados.

Así la paciencia de Ela Ndong tuvo su recompensa.

Y de aquí los fang sacan su proverbio: “Ntobo mban mengueng anguê awuiñ nvom ósang edjo” (El pescador constante mató una pitón usando de cebo el estómago de un sapo)

El secreto del éxito reside en la constancia

Baron ya Bùk-Lu - [Edición y revisión, Rafael Sánchez]


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios