En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...
La miopía política de España en el Sáhara y el surgimiento del Frente Polisario
...leer más...
Consecuencias de la decisión de Trump de reconocer la soberanía marroquí sobre los territorios ocupados del Sahara Occidental
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Las mujeres siguen estando infrarrepresentadas en los parlamentos de todo el mundo
...leer más...

La ONU alega crímenes de guerra en Tigray (Etiopía) e insta la salida de Eritrea
...leer más...

¿Quiénes son los “bandidos” detrás de los secuestros en masa en Nigeria?
...leer más...

Premio Les Margaret 2021, dos mujeres de Benín entre las once africanas nominadas
...leer más...

Tanzania prioriza proteger a la población más joven
...leer más...

Los esfuerzos de una mujer para restaurar la vida de otras mujeres tras el genocidio ruandés de 1994
...leer más...

Enmiendas a una compasiva Ley Contra la Violación en Namibia
...leer más...

Al menos 17 muertos en una serie de explosiones en Guinea Ecuatorial
...leer más...

12 pasos para cambiarse a sí mismo y al mundo, de Patrisse Cullors
...leer más...

Se teme por la vida de dos mujeres activistas garífunas detenidas por la policía hondureña
...leer más...

Reckya Madougou, líder del partido demócrata de Benín, arrestada y puesta bajo custodia
...leer más...

El optimismo del gobierno de Sierra Leona y la situación actual del país no concuerdan
...leer más...

Objetivo reducir la contaminación en el Lago Victoria
...leer más...

El presidente Macron reconoce oficialmente el asesinato de Ali Boumendjel
...leer más...

La Corte Suprema de Ghana confirma la reelección de Nana Akufo-Addo como presidente
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Arozarena, Ramón

Catedrático de Francés, jubilado.

Cooperante con su mujer en Ruanda, como profesores de la Escuela Normal de Rwaza, de 1969 a 1973.

Coordinador de la red de escuelas primarias en los campos de refugiados ruandeses de Goma (Mugunga, Kibumba, Kahindo y Katale), en 1995, con un programa de Caritas Internacional.

Observador – integrado en las organizaciones de la sociedad civil congoleña – de las elecciones presidenciales y legislativas de la República Democrática del Congo, en Bukavu y en Bunia, en julio y octubre de 2006.

Socio de las ONGDs Nakupenda-Áfrika, Medicus Mundi Navarra y colaborador de los Comités de Solidaridad con África Negra (UMOYA).

Ha traducido al castellano varios libros relativos a la situación en Ruanda.

Ha escrito y/o traducido para CIDAF (Ahora Fundación Sur) algunos cuadernos monográficos sobre los países de la región de los Grandes Lagos.

Parlamentario por Euskadiko Ezkerra, entre 1987-1991, en el Parlamento de Navarra.

Ver más artículos del autor


¡No te vayas!, Paul Kagame, por Ramón Arozarena

10 de marzo de 2015.

En la radio, en la prensa, se multiplican las voces en Ruanda en favor de una reforma constitucional que permitiría que Paul Kagame se mantuviera al frente del Estado después de 2017. En un país en el que el debate político es imposible, parece evidente que es el poder el que está detrás de estas voces. Las opiniones y comentarios se suceden en el periódico progubernamental anglófono New Times. Se hacen loas de un presidente “activo y eficaz”, artífice de éxitos económicos y protector de la población.

Paul Kagame está en el poder desde hace 20 años. Ya como vicepresidente y ministro de Defensa (1994-2003) era quien en realidad gobernaba. En 2003 fue elegido presidente con el 95% de los votos y reelegido en 2010 con el 93%. La Constitución ruandesa, redactada, por otra parte, por el FPR y partidos acólitos, prohíbe un tercer mandato. A imagen y semejanza de otros jefes de Estado africanos, como Joseph Kabila en RDCongo, cuyas pretensiones de perpetuarse en el poder parecen haberse enfriado, como el expresidente de Burkina Campoaré, quien con las mismas aspiraciones se vio, sin embargo, obligado incluso a huir del país ante una auténtica rebelión ciudadana, o como el presidente burundés Nkurunziza que aspira también a un tercer mandato prohibido por su constitución, todo parece indicar que Paul Kagame desea modificar las reglas para mantenerse en la jefatura del Estado. Si bien, como queda dicho, en Burkina Faso la población reaccionó echando al presidente, y en RDCongo y en Burundi la oposición política y la sociedad civil se han movilizado en contra de los proyectos de sus presidentes, en Ruanda las voces que se dejan oír, o que pueden expresarse, proclaman, por el contrario unánimemente que sin Kagame se abriría una especie de abismo desconocido y el caos. En las tribunas de opinión, altos funcionarios, antiguos ministros y cuadros del partido repiten regularmente en la prensa y en las radios que ante la incertidumbre de lo que podría acaecer después de 2017, el único dique o muralla de contención ante amenazas de nuevas tragedias es Paul Kagame. La población es “invitada” a sumarse a una iniciativa popular, quizás por medio de un referéndum al efecto, para que la Constitución sea modificada.

El partido en el poder niega estar detrás de estas “iniciativas individuales”, aunque ve con buenos ojos que la cuestión sea debatida y que, ¡faltaría más!, las gentes hablen. Paul Kagame se muestra evasivo y repite que “es al pueblo ruandés a quien habría que preguntar si está dispuesto a cambiar el texto constitucional”. Para Kris Berwouts, experto analista de los Grandes Lagos, las pretendidas iniciativas individuales no son sino un globo sonda que el régimen lanza para detectar la opinión nacional e internacional y programar, vía referéndum, un plebiscito que expresaría la voluntad unánime de los ruandeses en favor de que su presidente permaneciera en el poder. Se trataría, sobre todo, de que no se produjera una presión agobiante de la comunidad internacional, a cuya cabeza se ha colocado Washington, como la producida en el Congo y en Burundi, que está exigiendo a los jefes de Estado africanos que no se aferren al poder. El régimen ruandés sabe perfectamente que la contestación popular interna no va a expresarse; está silenciada, amordazada, desde hace años. Un referéndum “bien organizado” podría presentarse ante la comunidad internacional como “la voz del pueblo que ha decidido que Kagame no se vaya”. Si la estrategia tuviera éxito, estaríamos ante una nueva complicidad con un régimen dictatorial.

Ramón Arozarena

Fuente: AFP

Fundación Sur



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios