En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...
La miopía política de España en el Sáhara y el surgimiento del Frente Polisario
...leer más...
Consecuencias de la decisión de Trump de reconocer la soberanía marroquí sobre los territorios ocupados del Sahara Occidental
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Las mujeres siguen estando infrarrepresentadas en los parlamentos de todo el mundo
...leer más...

La ONU alega crímenes de guerra en Tigray (Etiopía) e insta la salida de Eritrea
...leer más...

¿Quiénes son los “bandidos” detrás de los secuestros en masa en Nigeria?
...leer más...

Premio Les Margaret 2021, dos mujeres de Benín entre las once africanas nominadas
...leer más...

Tanzania prioriza proteger a la población más joven
...leer más...

Los esfuerzos de una mujer para restaurar la vida de otras mujeres tras el genocidio ruandés de 1994
...leer más...

Enmiendas a una compasiva Ley Contra la Violación en Namibia
...leer más...

Al menos 17 muertos en una serie de explosiones en Guinea Ecuatorial
...leer más...

12 pasos para cambiarse a sí mismo y al mundo, de Patrisse Cullors
...leer más...

Se teme por la vida de dos mujeres activistas garífunas detenidas por la policía hondureña
...leer más...

Reckya Madougou, líder del partido demócrata de Benín, arrestada y puesta bajo custodia
...leer más...

El optimismo del gobierno de Sierra Leona y la situación actual del país no concuerdan
...leer más...

Objetivo reducir la contaminación en el Lago Victoria
...leer más...

El presidente Macron reconoce oficialmente el asesinato de Ali Boumendjel
...leer más...

La Corte Suprema de Ghana confirma la reelección de Nana Akufo-Addo como presidente
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Ordoñez Ferrer, Carlos

Carlos Ordoñez Ferrer como él dice "Antes fui realizador de televisión. Ahora soy activista, viajero y escribidor. Es mejor para la salud" .

Colaborador de MUGA El Centro de Estudios y Documentación sobre Inmigración, Racismo y Xenofobia, MUGAK, impulsado desde SOS Arrazakeria, Organización que viene desarrollando su labor desde 1995.

Carlos Ordoñez Ferrer ha pasado nueve meses en Mozambique tiempo en el que ha escrito su blog Mozambiqueando que a partir de ahora podremos encontrar en nuestra página web

De vuelta a España realizó el Master "Información Internacional y países del Sur" de la Universidad Complutense de Madrid

Ver más artículos del autor


Nampula (2), por Carlos Ordoñez Ferrer

14 de julio de 2010.

Arrancamos a las nueve y media de la mañana. Salir de Pemba era fácil. Sólo había una dirección hasta el primer cruce, el de Mecúfi que llevaba a la hermosa bahía de Murrebue. Seguimos de frente. Nosotros íbamos hacia el interior. Teníamos cuatrocientos veinte kilómetros por delante. El paisaje rojo de la tierra y la vegetación quemada nos acompañaba. En la carretera había que tener cuidado. Por sus bordes caminaba toda una multitud de personas. Cargaban bultos sobre la cabeza o niños en las espaldas. Los más afortunados manejaban una bicicleta.

Seguimos y poco antes de llegar al cruce de Silva Macua una palma abierta de mano policial obligó a detenernos. La autoridad de nuevo en acción. Diaz, el nieto del hechicero no estaba cerca y yo no tenía ganas de soltar ninguna mordida.

- Su carnet de conducir es europeo y aquí no sirve

- Tengo entendido que sirve mientras tramito la residencia, mientras esté con visado de turista

- Sí, pero sólo durante un mes, y usted lleva aquí un mes y dos días

Siempre me han dado algo de rabia los agentes de la autoridad apegados con tal pulcritud a la legalidad. Pero en este caso el caballero me dejaba poco margen.

- Tengo entendido que me sirve mientras tramito la residencia.

- Ahora ya no. Ahora es sólo un mes.

- Pero ¿cómo voy a sacar el carnet mozambicano si estoy de turista?

Se fue y volvió con un libro del código donde explicaba que en los países donde no se acepta el carnet de conducir de Mozambique tampoco aquí se aceptará el de ese país una vez pasado un tiempo determinado.

El “tiempo determinado” lo determinaba en ese momento ese policía. Recordé que alguien me explicó en Maputo que antes no había problema. Que uno conducía con su carnet y punto. Pero que el día en que a un guardia civil se le ocurrió retener a la esposa de un ministro mozambicano en alguna carretera de la costa mediterránea por manejar con un carnet de conducir africano se organizó cierto lío diplomático, y el gobierno de Maputo decidió aplicar la versión “ojo por ojo” en el tema del tráfico. Tiene su lógica. Así que por culpa de un pikoleto me veía ahora haciendo malabares con un policía local.

El muy “legal” funcionario nos insinuó que podíamos “arreglarlo” ahí. Edna pidió que le diese su nombre. El tipo sorprendido se negó y no volvió mencionar las “diferentes opciones” de pago de multa existentes.

De hecho nos indicó que debíamos pagarla más adelante, en el cruce de Silva Macua, donde había un puesto policial en el que nos darían una factura con la multa.

Nos despedimos y llegamos con el resguardo al cruce que conserva ese nombre porque un portugués, un tal Silva aprendió la lengua macua. Buscamos el puesto policial. Nos lo pasamos. Regresamos. La gente nos miraba. Creo que éramos los primeros buscadores de cómo pagar una multa en todo África Austral. Un policía gordo y somnoliento frente a una casa de adobe nos dio la pista de que ese era el cuartel. Paramos. Se sobresaltó y le preguntamos “¿Para pagar una multa?” Creo que el tipo imaginó que seguía soñando porque se puso en pié pero no acertó a decirnos nada hasta que una mujer policía nos indicó con el dedo que nos acercáramos. Le explicamos, le mostramos el resguardo y sin decirnos nada comenzó ha hacer la factura. A mí me picaba el gusanillo, así que le pregunté

- ¿Cuánto tiempo puedo conducir con carnet español?

- Una temporada

- ¿Más de un mes?

- Sí

- Entonces no me tiene que poner la multa porque yo llevo bla, bla bla… y estoy tramitando la residencia y bla, bla, bla, bla…

Según hablaba, ella no dejaba de escribir y ante mi desesperación, me miró por un segundo, volvió a bajar la vista para seguir escribiendo y me dijo “Cuando regrese a Pemba busque dónde está la policía de tránsito y presente una reclamación”.

Estábamos en el norte de Mozambique regateando una multa en un paraje donde una única carretera estaba delimitada por chozas de adobe y gentes caminando con colores vivos que nos miraban como diciendo “¿qué hacen estos aquí? No pegan con el paisaje”. Apenas habíamos hecho los primeros cien kilómetros y ya eran las 12 y media. La hora en la que la sombra desaparece.



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios