En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
La Encíclica “FRATELLI TUTTI” leída por un Misionero de África
...leer más...
Misión y promoción social
...leer más...
Informe "África 2020: Transformaciones, movilización y continuidad", por Fundación Alternativas
...leer más...
La pandemia covid-19 y las comunidades negras-afrocolombianas, por Licenia Salazar y Venanzio Mwangi
...leer más...
"Caminando hacia el cuidado de nuestra Casa Común", por el Grupo de trabajo interdicasterial de la Santa Sede
...leer más...

Blog Académico

Noticias
El Consejo Judicial Supremo de Libia en contra de resoluciones sobre el nombramiento de altos cargos judiciales
...leer más...

Somalia incauta material para fabricar bombas destinado a Al-Shabab
...leer más...

Los afromexicanos celebran su cultura
...leer más...

El Rey de Lesoto habla sobre disparidades económicas a causa de la covid-19
...leer más...

Los presidentes de Mozambique y Botsuana hablan por teléfono sobre cooperación bilateral y multilateral
...leer más...

El presidente de Egipto se interesa por la transformación digital del sistema judicial nacional
...leer más...

Una ONG lanza un proyecto para el empoderamiento femenino en Ghana
...leer más...

Líderes cristianos piden al FMI cancelar la deuda de los países en vías de desarrollo
...leer más...

CEDEAO levanta las sanciones por el golpe de Estado en Malí
...leer más...

Marruecos ayuda a repatriar a miles de españoles
...leer más...

Elecciones en África: todas las próximas votaciones
...leer más...

Desmovilizan a parte de las fuerzas de la RENAMO en Mozambique
...leer más...

La UE levanta las sanciones contra dos figuras políticas libias
...leer más...

Tanzania limita propagación del incendio del monte Kilimanjaro
...leer más...

Los sindicatos del sector público de Costa de Marfil piden al gobierno la liberación de Gbalet
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Perspectivas demográficas mundiales para el siglo XXI, por José Antonio Barra Martínez
...leer más...
El desmoronamiento de las dictaduras, por Gaetan Kabasha
...leer más...
Etiopía, víctima de guerra y del fascismo, por Omer Freixa
...leer más...
Grafitis para inspirar a la juventud, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Vicente Arbelo Irles con “los chicos del cobre” en Ghana, por Roge Blasco
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > AfroIslam >
-

Echeverría Mancho, José Ramón

A José Ramón siempre le han atraído el mestizaje, la alteridad, la periferia, la lejanía… Un poco las tiene en la sangre. Nacido en Pamplona en 1942, su madre era montañesa de Ochagavía. Su padre en cambio, aunque proveniente de Adiós, nació en Chillán, en Chile, donde el abuelo, emigrante, se había casado con una chica hija de irlandés y de india mapuche. A los cuatro años ingresó en el colegio de los Escolapios de Pamplona. Al terminar el bachiller entró en el seminario diocesano donde cursó filosofía, en una época en la que allí florecía el espíritu misionero. De sus compañeros de seminario, dos se fueron misioneros de Burgos, otros dos entraron en la HOCSA para América Latina, uno marchó como capellán de emigrantes a Alemania y cuatro, entre ellos José Ramón, entraron en los Padres Blancos. De los Padres Blancos, según dice Ramón, lo que más le atraía eran su especialización africana y el que trabajasen siempre en equipos internacionales.

Ha pasado 15 años en África Oriental, enseñando y colaborando con las iglesias locales. De esa época data el trabajo del que más orgulloso se siente, un pequeño texto de 25 páginas en swahili, “Miwani ya kusomea Biblia”, traducido más tarde al francés y al castellano, “Gafas con las que leer la Biblia”.

Entre 1986 y 1992 dirigió el Centro de Información y documentación Africana (CIDAF), actual Fundación Sur, Haciendo de obligación devoción, aprovechó para viajar por África, dando charlas, cursos de Biblia y ejercicios espirituales, pero sobre todo asimilando el hecho innegable de que África son muchas “Áfricas”… Una vez terminada su estancia en Madrid, vivió en Túnez y en el Magreb hasta julio del 2015. “Como somos pocos”, dice José Ramón, “nos toca llevar varios sombreros”. Dirigió el Institut de Belles Lettres Arabes (IBLA), fue vicario general durante 11 años, y párroco casi todo el tiempo. El mestizaje como esperanza de futuro y la intimidad de una comunidad cristiana minoritaria son las mejores impresiones de esa época.

En la actualidad colabora con Fundación Sur, con “Villa Teresita” de Pamplona, dando clases de castellano a un grupo de africanas, y participa en el programa de formación de "Capuchinos Pamplona".

Ver más artículos del autor

Musulmán y ateo
10 de junio de 2020

“Más vale ser un ateo sincero que un musulmán hipócrita” es el llamativo título de un artículo de Malik Bezouh aparecido el 31 del pasado mes de marzo en Saphirnews, sitio en línea que trata de la actualidad de los musulmanes en Francia. Otro escritor, Ali A. Rizvi, canadiense de origen pakistaní que se interesa por los musulmanes que abandonan su fe, escribió en 2016 una especie de autobiografía, “El ateo musulmán: un viaje de la religión a la razón”. ¿Ateo musulmán? “¿Puedes ser musulmán siendo ateo?”, se preguntaba ya en 2018 Shuja Haider, estadounidense, también de origen pakistaní, escritor, músico y uno de los editores de Viewpoint Magazine, en un artículo publicado por el periódico británico The Guardian. Es un tema que siempre me ha interesado: ¿Puede un ateo ser musulmán, cristiano o judío? He vivido largo tiempo cerca de las ruinas del anfiteatro de Cartago, donde docenas de cristianos fueron masacrados acusados de no tener “religión” (la del Estado, naturalmente), de ser “ateos cristianos” habrían dicho hoy. También hace algunos años participé en un diálogo a distancia en el que se trataba de responder a una pregunta de Raimundo Panikkar, “¿Se puede ser musulmán o cristiano sin asumir en cierta medida las culturas semita y griega?” Y he dudado a menudo de que haya que adherirse a una religión (la “cristiana” en mi caso) para ser un buen discípulo de Jesucristo. ¿No es acaso la religión un fenómeno socio-cultural más que espiritual? Toda religión crea cultura. ¿En qué medida se identifican? Un gran amigo, palestino y cristiano convencido, suele definirse como “cristiano de cultura musulmana”. Uno de estos días voy a llamarle “musulmán-cristiano”, a ver cómo reacciona. Y ¿no podría yo mismo definirme como ateo-cristiano, puesto que no creo en el “dios” de los deístas, pero sí en el “Dios” absolutamente impensable e indecible que viene a mi encuentro en Jesús de Nazaret? ¿Por qué debiera extrañarme si algunos musulmanes se declaran “ateos musulmanes”?

Sobre el fenómeno de los musulmanes que abandonan el Islam se ha escrito muchísimo desde hace tiempo y desde múltiples ángulos. “Aumenta en América el número de exmusulmanes”, titulaba The Economist en 2018, “pero tampoco en la tierra de la libertad es fácil la apostasía”. “India ve la emergencia de un movimiento de exmusulmanes”, escribió Tufail Ahamad en Firstpost en 2000, apuntando al extremismo yihadista como una de sus causas. En mayo de 2003 se publicó “Abandonar el Islam”, libro editado por Ibn Warraq. En las redes sociales, se puede comenzar con, entre otros, la reacción en twitter de Tarek Fatah, el 14 de septiembre 2019, a la pregunta “Por qué jóvenes musulmanes abandonan el Islam”. En YouTube se puede ver “Rescuing ExMuslims: Leaving Islam”. La misma Wikipedia nos ofrece una “List of former Muslims”, que aunque no sea de fiar, coloca en listas diferentes, –y esto es muy apropiado–, a quienes abandonan el Islam para hacerse “ateos”, “agnósticos”, “deístas” y “sin religión”. Y es que “En Islam hay más de una manera de ser ateo”, escribía en 2014 en The Guardian la escritora sudanesa Nesrine Malik. En una sociedad musulmana, una cosa es no creer y seguir haciendo una vida normal, aun mordiéndose a menudo la lengua, y otra declararse como exmusulmán, lo que equivale a una declaración formal religiosa, cultural y política. “Para el gobierno saudí, no creer en Dios y luchar en su nombre, aun siendo posicionamientos opuestos, son una misma amenaza”. Malik se refería a la recién aprobada ley sobre el terrorismo que colocaba en el mismo saco a ateos y a yihadistas que habían ido a luchar en Siria. En 2019, un sondeo Gallup indicó que el 19 % de los saudíes se consideraban “no religiosos” y un 5 % “ateos”. Como Edward Said (palestino cristiano), explicaba en “The Other Arab Muslims”: “Islam es una religión pero también una cultura… Creyentes y no creyentes están profundamente influenciados, –tal vez sería mejor decir moldeados– por el Corán”.

Citando el Corán y al ilustre pensador Al-Ghazali (1058-1111), Malik Bezouh, en su “Más vale ser un ateo sincero que un musulmán hipócrita”, intenta justificar al musulmán “ateo sincero”. El ser humano es un animal mimético, preocupado por imitar el comportamiento de su entorno a fin de no sentirse rechazado. “En cada humano se esconde un cordero”. Por ello “el pensamiento crítico es ante todo un pensar contra sí mismo”. Según el Islam, el acto de fe tiene que ser un acto libre y surgir de un corazón libre. No lo es si se limita a seguir el pensar de la masa, haciéndose así “hipócrita”, algo que el ateo sincero no es.

Más concreta y ceñida a la realidad del “musulmán ateo” es la vivencia narrada por Shuja Haider (“¿Puedes ser musulmán siendo ateo?”) que me permito resumir. Según Haider, la escena ocurrió hace dos años, cuando Trump acababa de prohibir la entrada en USA de ciudadanos musulmanes de algunos países. Haider fue a una tienda regentada por musulmanes yemeníes, de los que era muy conocido. Pero esta vez, algo que nunca ocurría, el tendero le preguntó: ¿Eres musulmán? “Siendo no creyente, dudé ante su pregunta. Alguna vez, haciéndome el travieso, me he dado el gusto de decirles a algunos miembros, los más piadosos, de mi extensa familia, que soy ateo. Pero ese día sentí que lo que me preguntaba tenía poco que ver con la fe religiosa. Lo que me estaba preguntando era si tenía mi familia en uno de los países a los que se les había prohibido la entrada, y si yo, por ni nombre y pasaporte, no estaría en una de las listas secretas que hacen que te examinen en el aeropuerto. Me preguntaba si tenía miedo por mi familia, no a causa del terrorismo interno, sino porque podían ser chivo expiatorio si pedían venir a verme. ‘Sí, soy musulmán’, le respondí. Intercambiamos pues los saludos (salaams). Me preparó entonces mi bocadillo de bacón, huevo y queso, me lo dio, y me fui a tomar el tren”.

Ramón Echeverría

[Fundación Sur]


Artículos relacionados:

- Sobre libros, hombres y una religión

- Nuevas tendencias en el mundo árabe: ¿Un cambio en el rol de la religión?

- Religión y política en el Norte de África

- ¿Hacia dónde va el sultanato ibadí?

- Argelia primer país en tolerancia a la homosexualidad en África del Norte

- Religiones tradicionales africanas

- Los musulmanes en África (Revista Encuentro. nº 68. 1977)

- Islam en África Subsahariana II (Cuadernos de la Fundación Sur. XXII. nº 3. 2009)

- Islam en África Subsahariana I (Cuadernos de la Fundación Sur. XXII. nº 2. 2009)

- El Islam en Níger: Sociedad, cultura e historia al sur del Sahara


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios