En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...
La miopía política de España en el Sáhara y el surgimiento del Frente Polisario
...leer más...
Consecuencias de la decisión de Trump de reconocer la soberanía marroquí sobre los territorios ocupados del Sahara Occidental
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Togo pospone nuevamente el Campeonato Africano de Cross Campestre
...leer más...

El primer ministro sudanés reafirma la importancia de la cooperación entre civiles y fuerzas de seguridad
...leer más...

Spotify se expande a más mercados africanos, incluidos Kenia y Nigeria
...leer más...

Las Noticias de la República Democrática del Congo (2021-02-16 / 2021-02-28), edición quincenal en francés de Luc de l’Arbre
...leer más...

El tribunal anula la petición del héroe de "Hotel Ruanda" para trasladar el juicio a Bélgica
...leer más...

Amnistía Internacional condena a las tropas de Eritrea por la masacre de Axum
...leer más...

Egipto y Qatar celebran su primer encuentro desde el fin de la guerra del Golfo
...leer más...

El gobierno de Uganda responde a los EE.UU. tras las amenazas de sanciones
...leer más...

Vanessa Nakate, Amoaka Boafo, Davido y Yvonne Aki-Sawyerr entre las personas africanas de Time 100 Next
...leer más...

Siguen los raptos de niños en Nigeria, la solución es cerrar los colegios
...leer más...

La iglesia católica de Burkina Faso lanza una campaña de movilización de recursos para los más desfavorecidos
...leer más...

El gobernador de Cabo Delgado anima a las fuerzas de seguridad de Mozambique a luchar contra el terrorismo
...leer más...

Los líderes de los derechos civiles se unen para exigir al Congreso de Estados Unidos la aprobación de la Ley de Justicia Policial George Floyd
...leer más...

El buque Artic Sunrise de Greenpeace atracará próximamente en Seychelles
...leer más...

Las fuerzas de seguridad de Ghana allanan el nuevo centro de derechos LGTBI+
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Caminos de esperanza en los sudanes, por Iván Navarro
...leer más...
El inmenso bien de Manos Unidas: Hablo de lo que he visto, por José Carlos Rodríguez Soto
...leer más...
Miquel Sánchez: escalada en el desierto del Chad, por Roge Blasco
...leer más...
Anansy Cissé, el futuro de la guitarra del Sahel, por Javier Mantecón
...leer más...
La guerra del agua en el desierto del Sahara, por Bartolomé Burgos
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Cultura > Cuentos y relatos africanos >

Moan Ntómá ya Moan Nzeé (El corderito y el Leoncito), por Baron ya Bùk-Lu
22/12/2014 -

Érase una vez, en las orillas del río sahá, vivía un pequeño rebaño de ovejas.

El más pequeño de la familia tenía poco meses de vida y, como cualquier corderito, acostumbraba a salir todas las tardes a jugar con los demás en las calles del pequeño poblado.

Una mañana, los padres del corderito, antes de salir a pastar, le dijeron:

- Hijo, no nos parece mal que salgas a la calle a jugar con tus amigos, pero nunca bajes a jugar a las orillas del río sahá.

- Sí, papá, procuraré haceros mucho caso. De hecho, tampoco me gusta la parte del río, está muy oscura, y me da mucho miedo.— Contestó el corderito a su padre.

Pasaron varios días y el corderito parecía cumplir aquella importante promesa. Una tarde, después de pastar, los padres del corderito no lograban dar con él. Incluso después de dar unas vueltas por el pueblo, el jovencito no aparecía por ningún lado.

Asustados, fueron preguntando a sus amiguitos.

- No, hace más de una hora que se fue a casa.— Dijo uno de sus amigos.

Muy preocupados, siguieron buscando, pero ante la imposibilidad de encontrarlo regresaron a casa para retomar fuerzas y reemprender otra vez la búsqueda.

Había pasado ya otra hora de angustia y búsqueda, cuando por fin apareció el corderito ante los ojos de sus padres.

- Donde has estado hijo. Menudos susto nos has dado.— Decía la madre.

- Salí a jugar detrás de la casa y…y…— Dijo el corderito.

- ¿Y? ¿y? ¿qué?. ¿Dónde y con quien has estado?— Insistió el padre

- Hemos estado jugando… he conocido a un nuevo amigo; es muy guapo. Tiene el pelo muy suave y con dibujos muy chulos; unas uñas muy largas y afiladas, que cuando las sacaba, no veas la risa que me daba. No pasa nada, es muy buen amigo. Hemos quedado en vernos mañana.— Comentó el corderito.

- Ya te dijimos que nunca te acercaras a la orilla del río. El que has visto es el hijo de nuestro peor enemigo. Por culpa de los que son como él, nosotros casi nos hemos extinguido. Nos han ido comiendo poco a poco, hijo mío.— Comentó la madre del corderito.

- ¡Qué dices mamá! ¡Eso no puedes ser posible!— Exclamó el corderito.

- Sí, hijo, pregunta a tu padre. Sugirió la madre

- Para que salgas de dudas, hijo, mañana cuando bajes a jugar con tu amigo, no cruces el río. Dile que él venga al lado del pueblo y ya verás.— Dijo el padre.

Esa misma tarde se repetía una escena similar en la casa del leoncito. Su padre después de echarle la bronca le dijo.

- ¿Hijo, cómo eres tan tonto? ¿Acaso no ves el hambre que estamos pasando nos hablas de que es tu gran amigo?. Mañana, cuando quedéis, intenta que tu amigo el corderito se venga al otro lado del sahá y así lo capturamos. ¡Ya tendremos comida para este fin de semana1— Dijo la madre.

Llegado el día siguiente, los padres del corderito le siguieron, con mucho cuidado para no ser descubiertos, hasta la orilla del río. Una vez allí, se escondieron tras unos matorrales de la ribera. Pasados unos minutos, el leoncito amigo del cordero apareció en la otra orilla y al ver a su amigo el corderito gritó:

- ¡Hola chaval!. Aquí estoy. Has llegado puntual, como me gusta.— Dijo el corderito.— Eh, amigo, vente aquí, en este lado se juega mejor.

- Sí, soy muy puntual. Pero… preferiría que vinieras a jugar aquí.—Sugirió el leoncito.

- No, creo que hoy va a ser imposible. No me apetece mojarme, tampoco se nadar muy bien, ja, ja, ja... Me da vergüenza reconocerlo.— Dijo el corderito a su amigo.

Así, pasó una media hora y ninguno de los dos cachorritos daba el primer paso. Los padres del leoncito se empezaron a poner impacientes y sin poder aguantar más el padre rugió:

- ¡Dile que se venga ,coño!.

- ¿Con quién estás? ¿Quién te ha hablado?— Preguntó el corderito a su amigo.

- Nadie, no hay nadie.— Le contestó el leoncito

- Te aseguro que me ha parecido escuchar una voz.— Le comentó el cordero.

El corderito ya desconfiado, miró hacia donde estaban escondidos sus padres, para comentarles, con algo de miedo, que acababa de descubrir a alguien escondido detrás de un árbol, en la otra orilla del sahá.

- ¡Hijo, sal de ahí! ¡vámonos a casa, pronto!— Gritó el padre del corderito.

Mientras todavía eran pronunciadas estas palabras, salió rugiendo de forma feroz el padre del leoncito, con intención de cruzar el río a nado.

El corderito y sus padres salieron a toda hostia, corriendo hacia el poblado, mientras detrás de ellos les venían persiguiendo los leones, frustrados y furiosos.

Cuando los corderos llegaron al poblado, fueron a encontrarse con el resto del rebaño que se encontraban en la casa de la palabra. Éstos, al verlos llegar, les preguntaron:

- ¿Que os pasa hermanos?

- Nos están persiguiendo unos leones.— Contestó el corderito.

- ¡A por ellos!— Gritaron el resto de los corderos y ovejas de todo el pueblo.

Los leones asustados y nerviosos, dieron la media vuelta y regresaron a la selva.

El corderito, cuando se vio a salvo, pidió perdón repetidas veces a sus progenitores

Móngó aáve biñ ebibiñ, k’ étéré ñ’ atúb” (El niño no puede atrapar al “coco”, si no se le escapa antes. De los errores se aprende)

Por Baron ya BÚK-LU - [Edición y revisión, Rafael Sánchez]


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios