En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El movimiento misionero en el siglo XIX y el mundo negro-africano, por Fidel González Fernández
...leer más...
¿Más allá del interés nacional y la seguridad?: Propuestas para otra política exterior española en África, por GEA-UAM
...leer más...
Derechos humanos y democracia en Guinea Ecuatorial
...leer más...
Promoción de las inversiones españolas en África subsahariana: Recomendaciones y conclusiones, por José María Mella [et al.]
...leer más...
Inversión empresarial española en África subsahariana, por José María Mella [et al.]
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Turquía y Rusia cerca de acuerdo sobre una solución política en Libia
...leer más...

Varios países árabes envían ayuda humanitaria a Sudán
...leer más...

Encuentro entre dos obispos de Sudán del Sur y el presidente Kiir
...leer más...

Sudán incauta explosivos en cantidad suficiente para hacer estallar Jartum
...leer más...

Uganda busca a más de 200 prisioneros fugados, desnudos y armados
...leer más...

Antiguo Primer ministro de Somalia se presentará a la presidencia
...leer más...

La OMS reconoce a Togo como el primer país africano en erradicar la “enfermedad del sueño”
...leer más...

Erradicar la violencia política: un compromiso de cara a las elecciones en Ghana
...leer más...

La UE aporta dos millones de euros a Etiopía para apoyar a las comunidades afectadas por la langosta del desierto
...leer más...

Egipto declara obtener resultados prometedores con una vacuna contra la covid-19
...leer más...

Encarcelado un gobernador de Kenia por malversación de fondos
...leer más...

Angola reabrirá los colegios en octubre
...leer más...

Túnez nombra a su primer embajador en Libia desde 2014
...leer más...

Cooperación y desarrollo bilateral entre Angola e India
...leer más...

Namibia busca soluciones a la escasez de agua potable
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Rodríguez Soto, José Carlos

(Madrid, 1960). Ex-Sacerdote Misionero Comboniano. Es licenciado en Teología (Kampala, Uganda) y en Periodismo (Universidad Complutense).

Ha trabajado en Uganda de 1984 a 1987 y desde 1991, todos estos 17 años, los ha pasado en Acholiland (norte de Uganda), siempre en tiempo de guerra. Ha participado activamente en conversaciones de mediación con las guerrillas del norte de Uganda y en comisiones de Justicia y Paz. Actualmente trabaja para caritas

Entre sus cargos periodísticos columnista de la publicación semanal Ugandan Observer , director de la revista Leadership, trabajó en la ONGD Red Deporte y Cooperación

Actualmente escribe en el blog "En clave de África" y trabaja para Nciones Unidas en la República Centroafricana

Ver más artículos del autor


Mis Otras Africas: Ghana, Por José Carlos Rodríguez Soto

14 de julio de 2008.

“Akwaba” (bienvenido) es la primera palabra que uno lee, en grandes caracteres, al llegar al aeropuerto de Accra, la capital de este país de África Occidental que, como suele ser habitual entre los pueblos costeros, derrocha cordialidad y simpatía. Acostumbrado como he estado durante muchos años a viajar por países africanos en conflicto, Ghana es una invitación a relajarse y disfrutar de un África cálida donde la brisa húmeda del océano Atlántico impregna al viajero de calma sosegada. Además, es seguro. Una de las experiencias que más disfruté allí fue el dejarme llevar por la marea humana llena de colorido que discurría por las calles centrales del mercado.

A pesar de algún golpe de Estado en los años 1970 y de choques tribales que se repiten cada pocos años en el norte del país, Ghana es un país donde se respira paz. Tiene la gran suerte de ser una de las pocas naciones africanas que nunca ha pasado por una guerra, y eso se nota. Tuvo un gran líder del nacionalismo africano como “padre de la patria”, el venerado Kwame Nkrumah. Cuando viajé en autobús de Accra al pueblo costero de Elmina, las tres horas de trayecto estuvieron amenizadas por una casette con discursos de Nkrumah que la gente seguía con verdadera devoción. Su actual presidente, John Kuffour, presidente en ejercicio de la Unión Africana, es un hombre cercano y honrado. La riqueza que genera el país por el cultivo del cacao y las minas de oro no se pierde por bolsillos de políticos corruptos. La excelente infraestructura vial de Accra y alrededores, con pasos elevados y carreteras aceptables, dan fe de que el dinero se usa para servicios públicos.

Los amantes del turismo cultural encontrarán interesantísima la visita a los castillos de Elmina y Cape Coast, testimonios históricos de la vergonzante trata de esclavos que arrancó del continente africano a decenas (algunos hablan de cientos) de sus hijos e hijas para explotarlos en el recién descubierto Nuevo Mundo americano o en las mansiones europeas. Sus pueblos de pescadores invitan a un paseo sosegado y, si se tercia, a una charla amigable con sus amables gentes que hacen gala de la mejor hospitalidad.

No tuve tiempo de pasar más de una semana en Ghana. Asistí a un seminario sobre mediación y resolución de conflictos al que acudimos más de 30 personas que trabajábamos en grupos de paz en distintos países de África. Recuerdo los dos intérpretes, del vecino Togo, que comentaban el contraste entre el aire dictatorial y de miedo que se respiraba en su país y el ambiente de mucha más libertad que reinaba en Ghana.

Un domingo por la tarde en la playa de Labadi, en Accra, es una invitación a la pura alegría de vivir. Paseando por sus arenas, apenas se ven personas que se bañan, pero el lugar es un verdadero centro de vida social y de ocio, donde grupos de personas bailan, otros disfrutan alrededor de una barbacoa, otros juegan al voleibol y otros simplemente se sientan en un corrillo y charlan.

Y hablando de playas, nunca se me olvidará el chasco que me llevé el primer día de mi estancia en Elmina, cuando pletórico y atrevido salí corriendo hacia la vecina playa al amanecer, dispuesto a empezar el día con un buen chapuzón. Tras dejar atrás un pequeño bosque de palmeras me dirigí hacia el mar mientras me sorprendió ver a una legión de chiquillos en cuclillas que se reían a coro al ver mi silueta avanzar decidida. Sorprendido y algo confuso, finalmente entendí la situación cuando uno de mis pies pisó la primera mierdecita sobre la arena. Me detuve en el acto y arreciaron las carcajadas de los niños que seguían a lo suyo. Miré alrededor de mí y ví que me encontraba en la letrina pública, utilizada por chavales que seguramente vivían en casas humildes sin saneamiento. A duras penas volví sobre mis pasos, mirando cuidadosamente dónde ponía el pie.

Y es que en África se aprenden muchas cosas, y una de ellas es que una playa –además de servir para tostarse al sol o para comer boquerones en un chiringuito- puede prestarse a realizar otras actividades mucho más perentorias.



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios