En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...
La miopía política de España en el Sáhara y el surgimiento del Frente Polisario
...leer más...
Consecuencias de la decisión de Trump de reconocer la soberanía marroquí sobre los territorios ocupados del Sahara Occidental
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Togo pospone nuevamente el Campeonato Africano de Cross Campestre
...leer más...

El primer ministro sudanés reafirma la importancia de la cooperación entre civiles y fuerzas de seguridad
...leer más...

Spotify se expande a más mercados africanos, incluidos Kenia y Nigeria
...leer más...

Las Noticias de la República Democrática del Congo (2021-02-16 / 2021-02-28), edición quincenal en francés de Luc de l’Arbre
...leer más...

El tribunal anula la petición del héroe de "Hotel Ruanda" para trasladar el juicio a Bélgica
...leer más...

Amnistía Internacional condena a las tropas de Eritrea por la masacre de Axum
...leer más...

Egipto y Qatar celebran su primer encuentro desde el fin de la guerra del Golfo
...leer más...

El gobierno de Uganda responde a los EE.UU. tras las amenazas de sanciones
...leer más...

Vanessa Nakate, Amoaka Boafo, Davido y Yvonne Aki-Sawyerr entre las personas africanas de Time 100 Next
...leer más...

Siguen los raptos de niños en Nigeria, la solución es cerrar los colegios
...leer más...

La iglesia católica de Burkina Faso lanza una campaña de movilización de recursos para los más desfavorecidos
...leer más...

El gobernador de Cabo Delgado anima a las fuerzas de seguridad de Mozambique a luchar contra el terrorismo
...leer más...

Los líderes de los derechos civiles se unen para exigir al Congreso de Estados Unidos la aprobación de la Ley de Justicia Policial George Floyd
...leer más...

El buque Artic Sunrise de Greenpeace atracará próximamente en Seychelles
...leer más...

Las fuerzas de seguridad de Ghana allanan el nuevo centro de derechos LGTBI+
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Caminos de esperanza en los sudanes, por Iván Navarro
...leer más...
El inmenso bien de Manos Unidas: Hablo de lo que he visto, por José Carlos Rodríguez Soto
...leer más...
Miquel Sánchez: escalada en el desierto del Chad, por Roge Blasco
...leer más...
Anansy Cissé, el futuro de la guitarra del Sahel, por Javier Mantecón
...leer más...
La guerra del agua en el desierto del Sahara, por Bartolomé Burgos
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Cultura > Cuentos y relatos africanos >

Mi vida: mis dos estrellas, por Rosario Natividad Calero - Alumna del IES Giner de los Ríos
18/02/2011 -

Con motivo de las actividades de “África en la Escuela” que realizamos en el Instituto de Educación Secundaria Giner de los Ríos de Alcobendas (Madrid), los profesores y alumnos tuvieron la inciativa de organizar un concurso de cuentos con temática africana . Estas narraciones se publicarán en esta sección de Cuentos africanos/Sabiduría africana, pues aunque no procedan de África si son resultado de su reflexión sobre las culturas y las sociedades de África.

Hola, me llamo Níger y vivo en Ruanda, África. Soy una niña de siete años, bajita, a consecuencia de los pocos alimentos que hay en mi país y al poco dinero que tiene mi padre; tengo el pelo negro con un rizo muy pequeño, habitual en las mujeres y niñas de mi raza, y una tez morena como el chocolate.

Durante la semana, intento asistir a las clases que suelen dar algunos misioneros procedentes de muchos países, que nos enseñan a escribir, leer, pintar, los valores de la vida, la religión y sobre todo, nos cuentan historias de cómo es la vida en otros continentes y países y, sinceramente, yo pienso que es muy estresante, poco solidaria y muy monótona; en cambio, aquí es muy diferente: es todo más libre, con menos contaminación, pero, a la vez, que muy empobrecidos, riquísimos en cultura y minerales. Después de hacer una pequeña presentación, os voy a contar la pequeña historia de porqué me quedé sin mi madre llamada Semarah y mi pequeña hermana de cinco años, llamada Lejaray.

Era una mañana como todas y, aunque yo tenía un mal presentimiento, desayunamos u vaso de agua, que fuimos a buscar al pozo mi madre y yo y dos melocotones, que compartí con mi hermana pequeña. Yo salí de casa pronto, pues el colegio se encontraba bastante lejos de mi casa y no siempre podía ir, por tener que ayudar en el trabajo a mis padres. Ellos trabajaban para unos señores alemanes importantes, que utilizaban a la mayoría de ruandeses adultos para explotar los grandes yacimientos de minerales que poseía mi país, a cambio de un salario tan mínimo, que se podría decir que trabajaban como esclavos.
Cuando ellos salieron a trabajar con mi hermana pequeña, yo salí para el colegio y, al llegar, saludé a Fernando, que era el misionero español que nos daba clase ese año. Ese día tocaba aprender los colores, que eran muchos y como ese día, andaba algo distraída, sólo me pude aprender cuatro.

Al volver a casa, estaba muy triste y sola, por el hecho de que no había nadie y a esas horas, se suponía que mi familia tendría que haber regresado. Entonces, me quedé sentada en el sitio, donde se sienta mi padre que se componía de unas pequeñas ramas entretejidas para hacer como un cuadrado cubierto de tela, es decir, uno de los sitios más cómodos de mi casa. Me quedé sentada como una hora o más pensando en el hambre que tenía, pero estaba acostumbrada, ya que no siempre, mis padres ganaban el suficiente dinero como para comer todos los días, aunque lo intentaban. En esos momentos, apareció mi vecina con cara de preocupación y me cogió de la mano para llevarme a su casa a comer un trozo de carne que le había comprado su hijo mayor. Decidí no preguntar nada, aunque su cara era como un libro abierto ante el cual, yo sólo me asustaba.

Me entretuve con su hija mayor haciendo pulseras de plantas secas y trozos de madera, hasta que llegó mi padre con la cara llena de golpes y llorando como un desconsolado y lo único que me dijo era que lo sentía. Lo entendí todo y corrí a llorar a sus brazos cansados; esa noche no dormí. Al día siguiente, le pregunté cómo murieron y me contó que los vigilantes de la mina habían visto a mi hermana meterse un diamante entre la ropa y disgustados,la mataron de un disparo; enloquecida, mi madre fue a pegar a ese hombre, pues todo había sido un error, pero a ella también la mató otro disparo. Mi padre al llegar corriendo desde más lejos, no supo qué hacer, se echó a llorar y fue entonces cuando le pegaron por moverse de su puesto de trabajo, aunque no lo llegaron a matar.

Desde entonces, sólo vivimos él y yo y cada noche, cuando no hay nubes en el cielo, nos tumbamos a observar la gran belleza nocturna que nos regala la naturaleza, ya que en mi país se ve muy bien el cielo, que no está contaminado, y decimos que las dos estrellas más bonitas , perfectas y luminosas son mi querida mamá y hermana pequeña, a las que echo de menos y quiero tanto como a mi vida.


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios