En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Comparación de dos movimientos religiosos en el Caribe: La Regla del Palo Mayombe y el Rastafarianismo, por Samuel Arroyo
...leer más...
El movimiento misionero en el siglo XIX y el mundo negro-africano, por Fidel González Fernández
...leer más...
¿Más allá del interés nacional y la seguridad?: Propuestas para otra política exterior española en África, por GEA-UAM
...leer más...
Derechos humanos y democracia en Guinea Ecuatorial
...leer más...
Promoción de las inversiones españolas en África subsahariana: Recomendaciones y conclusiones, por José María Mella [et al.]
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Parlamento europeo: Propuesta de resolución común sobre el caso del Doctor Denis Mukwege en República Democrática del Congo
...leer más...

La Copa Africana de Naciones 2021 se pospone un año debido a la covid-19
...leer más...

Europa pide a Tunisair reparaciones urgentes en sus aeronaves
...leer más...

Activista secuestrado en Libia tras una manifestación anticorrupción
...leer más...

El portugués Jorge Costa nuevo seleccionador de Guinea Ecuatorial
...leer más...

Sudáfrica celebra el funeral del abogado activista contra el apartheid George Bizos
...leer más...

Tanzania recibirá fondos de la Unión Europea para paliar los efectos de la crisis económica de la covid-19
...leer más...

Juventud por el Clima de Túnez reclama la acción del Estado
...leer más...

Protestas en Marruecos por el juicio a un periodista que investigaba casos de corrupción
...leer más...

Emigración irregular: el destino de los tunecinos desaparecidos
...leer más...

Expectativas de conflicto en las elecciones de Costa de Marfil
...leer más...

Facebook refuerza su presencia en África con una nueva oficina en Nigeria
...leer más...

El arzobispo de Conakry denuncia la expropiación de propiedades de la Iglesia en Guinea
...leer más...

Vuelven las carreras de camellos en Egipto después de la pausa por la covid-19
...leer más...

Buhari promulga una nueva Ley de Policía en Nigeria
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Fútbol africano: Un país, una historia: República del Congo, por Pancho Jaúregui
...leer más...
Leo lenguas, una herramienta para aprender idiomas a través de las literaturas africanas, por Sonia Fernández
...leer más...
Paula Muga Ellacuria, cooperante cultural en Guinea Ecuatorial, por Roge Blasco
...leer más...
Haile Selassie: entre veneración y odio, por Omer Freixa
...leer más...
El primer hombre en Marte, por Rafael Muñoz Abad
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Opinión >

Mengistu, el rostro del horror
07/01/2007 -

El dictador que derrocó a Haile Selassie, conocido como «el Negus rojo», implantó en Etiopía entre 1974 y 1991 uno de los regímenes de terror más pavorosos de la historia. Castro alabó su virtud revolucionaria.

«La revolución etíope es la más radical y la más auténtica que exista; la más profunda que jamás haya existido en África… Mengistu… considero que posee excepcionales cualidades de dirigente revolucionario…» .Las palabras de Fidel Castro, un dictador que agoniza a cámara lenta lejos de las cámaras, representan muy bien las más que interesadas gafas de ciego que la Guerra Fría repartió a diestro y siniestro para leer el mundo. Mengistu Haile Mariam, el «Negus rojo», que tras derrocar al emperador Haile Selasie implantó entre 1974 y 1991 en la pobre y milenaria Etiopía uno de los regímenes de terror más pavorosos de la historia, acaba de ser condenado en Addis Abeba por genocidio.

Pero el reo estaba lejos. No deja de resultar paradójico que Robert Mugabe, adalid de la independencia de Zimbabue, quien por mantenerse en el poder a toda costa se ha transformado en dictador y hundido en la miseria a una de las naciones más prósperas del continente, fue quien en 1991, tras el colapso soviético, concediera asilo a Mengistu. El líder del Comité Militar Administrativo Provisional (DERG) etíope fracasó a la hora de someter a los independentistas eritreos.

En «No lo hice por ti. Cómo el mundo traicionó a una pequeña nación africana» (Intermón Oxfam ediciones), la periodista británica Michela Wrong no sólo ofrece un espléndido relato de la historia de Eritrea y de su conquista —casi a solas, traicionada por las Naciones Unidas— de su independencia, sino que retrata el hundimiento del régimen de Selassie y la irrupción de Mengistu.

«La crueldad de Mengistu se asentaba sobre una profunda inseguridad. Al contrario que Haile Selassie, un aristócrata amhara», relata Wrong, «Mengistu creció abrigando un montón de complejos de inferioridad, un resentimiento demasiado profundo para disiparse». El revolucionario celebrado por Castro, fue el principal impulsor del «terror rojo». La eficacia de las brigadas revolucionarias armadas por Mengistu llevó a asesinar sistemáticamente no sólo a quienes le acompañaron en la conquista del poder en Addis Abeba, sino de «todos los líderes estudiantiles y etíopes cultos que habían extendido los ideales de la revolución socialista».

500.000 muertos Según Human Rights Watch, medio millón de civiles etíopes murieron por las acciones del DERG. Cuenta Wrong cómo «Mengistu hizo su primer viaje a Moscú en mayo de 1977 y regresó en un estado próximo a la euforia. Sin inmutarse por su papel de abastecedor militar de Somalia, un compromiso contraído desde hacía mucho tiempo, los soviéticos habían ofrecido a Mengistu el armamento que le permitiría hacer una «guerra absoluta contra los enemigos de Etiopía», es decir, Somalia y los rebeldes eritreos. «Al igual que las insaciables demandas de Haile Selassie acabaron por envenenar sus relaciones con Washington, Mengistu desarrolló rápidamente una sed militar tan inmensa que ni la superpotencia más extravagante hubiera podido saciarla». Hasta la llegada de Mijaíl Gorbachov al Kremlin, la URSS (con la ayuda de miles de soldados cubanos) enterró en Etiopía 9.000 millones de dólares en material militar: 5.400 dólares por cada etíope.

Alfonso Armada

Artículo publicado en el diario español ABC y cedido a Fundación Sur por el autor.

Alfonso Armada es escritor y periodista en ABC


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios