En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...
La miopía política de España en el Sáhara y el surgimiento del Frente Polisario
...leer más...
Consecuencias de la decisión de Trump de reconocer la soberanía marroquí sobre los territorios ocupados del Sahara Occidental
...leer más...

Blog Académico

Noticias
La Unión Africana retrasa la salida de la AMISOM de Somalia
...leer más...

Coca-Cola Kwanza ayuda a la comunidad en Tanzania y evita el riesgo reputacional
...leer más...

El turismo de Botsuana al borde del precipicio
...leer más...

El think-tank Veritas reclama la retirada del ejército en Zimbabue
...leer más...

¿Por qué Egipto es importante para los Estados Unidos?
...leer más...

El Informe Mundial sobre el Hambre revela que 1,5 millones de kenianos se enfrentan al hambre tras la covid-19
...leer más...

Marruecos suspende la cooperación con las representaciones de Alemania en el país
...leer más...

Los líderes religiosos en Benín llaman al diálogo y ofrecen oraciones por la paz
...leer más...

El presidente de Egipto pone en funcionamiento el organismo para las dotaciones de la Iglesia católica
...leer más...

El proceso político libio se ve salpicado por un escándalo de corrupción
...leer más...

El presidente de la República del Sáhara Occidental solicita que “la ONU asuma la responsabilidad de la violación del alto el fuego por parte de Marruecos”
...leer más...

La Fundación Jacob Zuma de Sudáfrica arremete contra Raymond Zondo
...leer más...

Biden conversa con el presidente de Kenia sobre asuntos de seguridad
...leer más...

El opositor chadiano Yaya Dillo Djerou acusa a la policia de asesinar a varios de sus familares
...leer más...

Muere de covid-19 el obispo de la diócesis de Kankan en Guinea
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Eollywood ¿La nueva ola del cine etíope?, por Pablo Arconada Ledesma
...leer más...
La pandemia de la covid-19 acelera la digitalización de África, por Marco Cochi
...leer más...
Caminos de esperanza en los sudanes, por Iván Navarro
...leer más...
El inmenso bien de Manos Unidas: Hablo de lo que he visto, por José Carlos Rodríguez Soto
...leer más...
Miquel Sánchez: escalada en el desierto del Chad, por Roge Blasco
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > AfroIslam >
-

Mikel Larburu

Mikel Larburu es un Misionero de África (Padres Blancos) nacido en Zumaya (Guipuzcoa). Ha estado trabajando por la sociedad argelina durante más de cuarenta años, especialmente con la formación profesional de la juventud del Sahara. Actualmente trabaja en un proyecto de Europa - Islam en Bruselas y es el coordinador de la sección "AfrIslam" del Portal del Conocimiento sobre África de la Fundación Sur.

Ver más artículos del autor

Manifiesto por la libertad de expresión
7 de octubre de 2012

Echando mano de la blasfemia, es la libertad la que se pone en juego

05/10/2012

LE MONDE

por Rachid Azzouz, Mazarine Pingeot, Philippe-Gabriel Steg, Mohamed Ulad et Isabelle Wekstein*

Hace unos días, la Organización de la conferencia islámica ha lanzado una ofensiva diplomática para pedir el reconocimiento en derecho internacional del crimen de blasfemia. Desde hace más o menos un mes, el mundo árabo-musulmán está sacudido por manifestaciones a menudo violentas y alguna vez acompañados de asesinatos para protestar así contra la película anodina considerada blasfemia contra la persona del profeta Mahoma.

Dignatarios religiosos chiíes iraníes han reactivado la fatwa pronunciada hace más de 20 años contra Salman Rushdi con ocasión de la aparición de su novela Los versículos satánicos y han aumentado en 500 000 dólares la recompensa para su eventual asesino. El ejemplo del Pakistán, donde la ley anti-blasfemia se ha utilizado de manera repetida para justificar las persecuciones contra las minorías cristianas y el asesinato de los partidarios de la democracia ilustra la hipocresía de los que se pretenden ofendidos por la blasfemia que a menudo lo han orquestado ellos mismos. Aparece claramente que, detrás de la blasfemia, lo que está en juego realmente es la libertad religiosa.

Lo que se está jugando a través de estos fenómenos simultáneos es de hecho una doble guerra. La primera es una guerra que se lleva a cabo en el seno del mundo árabo-musulmán por medio de minorías financiadas por las fuerzas más retrógadas del islam wahabita y chií para imponer por la fuerza dictaduras teocráticas islamistas a una mayoría a menudo indiferente y una minoría demócrata pero miedosa. La segunda es una guerra de intimidación llevada por los mismos pero contra Occidente y su libertad de pensamiento y de expresión, guerra que se juega aquí.

En este doble conflicto, cualquier política de pacificación o de compromiso con el terrorismo, que sea a niveles de pensamiento o de las bombas, no es solamente una capitulación inútil, sino que es una puñalada por la espalda de los demócratas y liberales del mundo árabo-musulmán. Como decía Churchill dirigiéndose al primer ministro Chamberlain cuando volvía de Munich después de haber firmado los acuerdos con Hitler: “Teníais la elección entre la paz y el honor, y habeis elegido el deshonor y encima tendréis la guerra”. En el combate planetario que llevan los islamistas, cada retirada o cada acto de resistencia se difunde desde Marruecos hasta Indonesia.

Decir que hay que tener comportamientos responsables, como lo han hechos algunos hombres políticos, constituye en realidad una incitación a la auto-censura y una marcha atrás objetivo de la libertad de conciencia y de expresión; un ataque a los principios fundamentales sobre los que reposa toda sociedad democrática.


*Rachid Azzouz, funcionario de la educación nacional; Mazarine Pingeot, escritora; Philippe-Gabriel Steg, profesor de medicina de la universidad Paris-Diderot ; Mohamed Ulad, director de cine ; Isabelle Wekstein, abogada.


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios