En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2019 : República Democrática del Congo
...leer más...
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2019 : Burundi
...leer más...
Una interpretación de la esclavitud africana en Honduras: siglos XVI-XVIII, por Melida Velásquez
...leer más...
Turismo y pobreza en África: ¿Conflicto o Cooperación?, un informe de Ramón Arozarena
...leer más...
La Encíclica “FRATELLI TUTTI” leída por un Misionero de África
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Capacitación empresarial y social de religiosas para conseguir la sostenibilidad
...leer más...

Concluyen en RD Congo las consultas nacionales para lograr la “unión sagrada de la nación”
...leer más...

Somalia declara que 51 combatientes de Al-Shabaab han fallecido en un fallido ataque a una base militar
...leer más...

Ghana despliega militares en la región de Volta antes de las elecciones
...leer más...

Aumentan los ciberataques en Túnez
...leer más...

Nuevo enfrentamiento entre los líderes de la coalición gubernamental de RD Congo
...leer más...

Identifican en Libia a dos de los cuerpos de las fosas comunes de Tarhuna
...leer más...

Ghana recibirá un paquete de financiación del Banco Mundial
...leer más...

Los jóvenes en Uganda reclaman la rebaja de los costos de las pruebas de la covid-19
...leer más...

Geopolítica en el Mar Rojo: Parte II
...leer más...

Egipto condena el ataque terrorista de Boko Haram ocurrido en Nigeria
...leer más...

110 agricultores fallecidos en Nigeria por presuntos militantes de Boko Haram
...leer más...

Kabore vence en las presidenciales pero no logra la mayoría parlamentaria en las legislativas de Burkina Faso
...leer más...

Egipto reconocido por su trabajo en paridad de género frente a la pandemia
...leer más...

Geopolítica en el Mar Rojo: Parte I
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
África también llora a Maradona, por Marco Cochi
...leer más...
Un análisis sobre la nulidad de las elecciones presidenciales en Malaui (2019-2020), por Carlos Luján Aldana
...leer más...
La ciencia y la investigación en África, por Bartolomé Burgos
...leer más...
¿Vuelve la guerra al Sahara?, por Rafael Muñoz Abad
...leer más...
Comer y beber con la vista mientras leemos: otra manera de conocer y disfrutar las culturas africanas, por Sonia Fernández Quincoces
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Noticias >

Madagascar entre 1975 y 2015: un caos permanente
8 de mayo de 2015

Una colectividad para algunos, una institución tradicional para otros, la Fokonolona es más que eso: es un sistema político que coloca al ciudadano en el centro de la soberanía. ¿Es esto una utopía?, ¿es demagogia? o, ¿es la solución a cuarenta años de vagar por el desierto de la pobreza, de cuarenta años de promeses rotas, de cuarenta años de decadencia moral?

Durante cuarenta años, cinco jefes de Estado han liderado Madagascar: Didier Ratsikara, Albert Zafy, Marc Ravalomanana, Andry Rajoelina y Hery Rajaonarimampianina. Bajo la mediación de FFKM iniciaron la reconciliación nacional que, se suponía, iba a detener el caos y marcaría el comienzo finalmente de una era de prosperidad. Pero el resultado ha sido diferente y ha dado pie a una nueva crisis política. Se esperaba un diagnóstico y una propuesta, y nos han respondido con polémica y negación.

El 11 de febrero de 1975, Margaret Thatcher se puso a la cabeza del Partido Conservador británico. La Dama de Hierro llevaría al mundo, a marcha forzada, hacia el orden financiero mundial que conocemos hoy en día, con privatización excesiva, supresión de controles de cambio, libre circulación de capital, fusiones y adquisiciones de conglomerados financieros…

Nos dijeron que no habría dictadura (derecho de injerencia), que no habría más pobreza (objetivos del Milenio), que el medio ambiente estará protegido (protocolo de Kyoto). Lleno de ilusión, el mundo entero aceptó esta gran economía de casino, que ha enriquecido a los más ricos y ha empobrecido a la gran mayoría de la población, que queda al borde de una catástrofe ecológica y de un conflicto nuclear. Las 80 personas más ricas del mundo poseen tanta riqueza como los 3.500 millones de personas más pobres (según un informe de Oxfam de 2015). Esta concentración de poder en manos de una élite financiera ha cambiado dramáticamente la naturaleza de la política: ya no se busca el interés general, sino el triunfo del éxito individual; no es la defensa de la vida o el huérfano, sino el derecho del más fuerte; no es la promoción de la virtud y el esfuerzo, sino de la inmoralidad.

Hipnotizado por la gran atracción del dólar, Madagascar va a la deriva peligrosamente entre las profundidades de una nación abandonada.

El 11 de febrero de 1975, fue asesinado el coronel Richard Ratsimandrava en Antananarivo y se convirtió en mártir de la democracia malgache. En realidad, la Fokonolona es a la democracia de Madagascar lo que la Eclesía fue a la democracia griega de la Antigüedad. Pero a medida que la Eclesía hizo grande a Atenas, la Fokonolona sigue siendo tabú dentro de las autoridades políticas y administrativas malgaches. Sin embargo, estas instituciones gemelas tienen la misma función para la ciudad: la base de la soberanía.

Mientras que Rousseau plasma en “El contrato social” un modelo para la constitución de la Confederación Suiza, Gallieni asfixia la Fokonolona para crear un cantón (las comunas malgaches actuales), entidad supra-Fokontany (provincia de Madagascar) dirigida por un funcionario de la administración colonial. Ciento veinte años más tarde de 1896, Suiza es uno de los países más ricos del mundo y Madagascar, uno de los más pobres.

Hubiera sido apropiado tener una Fokotany que hubiera tenido las mismas competencias que los cantones suizos (competencias en ingresos y gasto público para gestionar la vida de la ciudad) y que los distritos malgaches hubieran tenido la misma autonomía que los cantones de Suiza. Esto requerirá una nueva Constitución redactada por personas elegidas en el Fokotany, haciendo que cada distrito elija a uno o dos representantes para formar la Asamblea Nacional responsable de la Constitución o la Asamblea Constituyente. Puede que, por primera vez después de 40 años, la Fokonolona se siente en la Asamblea Soberana.

Falihery R.

La Gazette de la Grande Ile – Fundación Sur

Traducción de Iris Pugnaire Sáez


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios