En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...
La miopía política de España en el Sáhara y el surgimiento del Frente Polisario
...leer más...
Consecuencias de la decisión de Trump de reconocer la soberanía marroquí sobre los territorios ocupados del Sahara Occidental
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Leche de producción local para todos los funcionarios de Tanzania
...leer más...

Egipto quiere terminar con los accidentes ferroviarios
...leer más...

Uganda, un país férreo para ser disidente
...leer más...

El Consejo Militar de Transición de Chad sustituye la Constitución por la Carta de Transición
...leer más...

El expolicía Derek Chauvin declarado culpable del homicidio de George Floyd
...leer más...

Egipto recibirá 4,5 millones de dosis de la vacuna contra la covid-19 a través del mecanismo COVAX
...leer más...

Ulisses Correia e Silva renueva su mandato como primer ministro en Cabo Verde
...leer más...

Portugal apoyará la respuesta a la situación crítica en Cabo Delgado con un fondo de 250.000 euros
...leer más...

El Servicio Jesuita a Refugiados pide que no se cierren los campos de acogida en Kenia
...leer más...

Fallece el presidente chadiano Idriss Déby
...leer más...

Las Noticias de la República Democrática del Congo (2021-04-01 / 2021-04-15), edición quincenal en francés de Luc de l’Arbre
...leer más...

ACNUR presenta el plan para cerrar los campos de refugiados de Kenia
...leer más...

El incendio de Ciudad del Cabo destruye parte de la biblioteca de la Universidad
...leer más...

Estados Unidos proporcionará 95 millones de dólares para aliviar la crisis humanitaria en Sudán del Sur
...leer más...

Marruecos introduce un nuevo proyecto de seguridad social
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Eisman, Alberto

Alberto Eisman Torres. Jaén, 1966. Licenciado en Teología (Innsbruck, Austria) y máster universitario en Políticas de Desarrollo (Universidad del País Vasco). Lleva en África desde 1996. Primero estudió árabe clásico en El Cairo y luego árabe dialectal sudanés en Jartúm, capital de Sudán. Trabajó en diferentes regiones del Sudán como Misionero Comboniano hasta el 2002.

Del 2003 al 2008 ha sido Director de País de Intermón Oxfam para Sudán, donde se ha encargado de la coordinación de proyectos y de la gestión de las oficinas de Intermón Oxfam en Nairobi y Wau (Sur de Sudán). Es un amante de los medios de comunicación social, durante cinco años ha sido colaborador semanal de Radio Exterior de España en su programa "África Hoy" y escribe también artículos de opinión y análisis en revistas españolas (Mundo Negro, Vida Nueva) y de África Oriental. Actualmente es director de Radio-Wa, una radio comunitaria auspiciada por la Iglesia Católica y ubicada en Lira (Norte de Uganda).

Ver más artículos del autor


Luces y sombras de una maldita plaga, Por Alberto Eisman

4 de junio de 2008.

Hoy me lo vuelvo a encontrar después de meses de ausencia. Me cuesta trabajo reconocerlo. Sus brazos, otrora fuertes, fibrosos de puro músculo y fuerza, están ahora desinflados y fofos. Apenas puede caminar, su gesto es triste y sus ojos no pueden evitar una mirada profundamente triste.

La enfermera que lo atiende me dice que sospechan lo peor. No sabemos exactamente lo que tiene, pero habría que hacerle la prueba para ver si tiene “la enfermedad”. La llama así, con artículo determinado, como si fuera una definición bien clara y contundente. Por desgracia, pienso lo mismo que ella. No es posible que el físico de Sukiri (nombre ficticio) haya podido cambiar tanto en los últimos meses a ser que haya habido una gran infección o una transformación masiva en su organismo.

Hoy día, miles de personas en África luchan diariamente contra la pandemia del SIDA. Especialmente en Kenia y Uganda, es maravilloso ver a personas que, gracias a la buena labor de grupos de apoyo y de otros grupos de presión que han conseguido que se generalice y se abarate el tratamiento de medicamentos antiretrovirales, hoy son personas renovadas física y espiritualmente. Luchan día a día por vivir de manera sana, por evitar las infecciones oportunistas, por mantener su tratamiento y hacer una dieta lo más saludable posible... y hablamos de historias de éxito que no son precisamente la excepción. Hoy día, miles de enfermos seropositivos le están “robando” años a la muerte anunciada con la noticia que estaban infectados por el virus. Hace algunos años, los síntomas de la infección eran sinónimo de una muerte segura en poco tiempo... Hoy día esto no es así, muchas personas se están beneficiando de estos tratamientos y comienza a haber una nueva conciencia en la sociedad. Ya comienzan a ser historia los tiempos en los que afectados de SIDA eran tratados poco menos que como apestados. Todavía hay mucho camino por recorrer, pero podemos ya contar algunas humildes victorias en esta dura batalla.

La otra cara de la moneda es Sukiri y su situación. Él no podrá beneficiarse de estos tratamientos, ya que está en Sudán, en un país en casi situación de guerra donde apenas hay medicamentos suficientes para tratar las enfermedades más simples, así que imagínense cuándo habrá acceso a los antiretrovirales. Si se confirma el temido virus en su cuerpo, su vida estará sentenciada y, debido a la falta de cuidado paliativo, habrá muy poco que se pueda hacer. De manera similar será el sino de muchos otros miles de personas cuyo aislamiento geográfico y la falta de estructuras sanitarias les acarreará una muerte segura en pocos meses.

Sukiri me mira con sus ojos todavía llenos de vida y de preguntas y no sé qué decir. Quiero estarle cercano en este momento difícil y hacerle sentir mi amistad y mi afecto... pero sé que si la cosa se pone mal, nada de esto podrá salvarle. Me aguanto la rabia y la impotencia que siento dentro de mí, sabiendo que esta situación se repite diariamente en esta sufrida África, donde hay poblados enteros habitados por puros abuelos y niños ya que la generación intermedia ha sido borrada por esta plaga.

Estas situaciones son la cara y la cruz de una misma realidad que afecta hoy a millones de personas. El problema de esta y de muchas otras catástrofes es que llega un momento en el que las cifras pierden su significado cuando uno descubre que - detrás de cada número - hay una persona, un nombre, una historia personal y una familia.

original en:)

http://blogs.periodistadigital.com/enclavedeafrica.php



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios