En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...
La miopía política de España en el Sáhara y el surgimiento del Frente Polisario
...leer más...
Consecuencias de la decisión de Trump de reconocer la soberanía marroquí sobre los territorios ocupados del Sahara Occidental
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Leche de producción local para todos los funcionarios de Tanzania
...leer más...

Egipto quiere terminar con los accidentes ferroviarios
...leer más...

Uganda, un país férreo para ser disidente
...leer más...

El Consejo Militar de Transición de Chad sustituye la Constitución por la Carta de Transición
...leer más...

El expolicía Derek Chauvin declarado culpable del homicidio de George Floyd
...leer más...

Egipto recibirá 4,5 millones de dosis de la vacuna contra la covid-19 a través del mecanismo COVAX
...leer más...

Ulisses Correia e Silva renueva su mandato como primer ministro en Cabo Verde
...leer más...

Portugal apoyará la respuesta a la situación crítica en Cabo Delgado con un fondo de 250.000 euros
...leer más...

El Servicio Jesuita a Refugiados pide que no se cierren los campos de acogida en Kenia
...leer más...

Fallece el presidente chadiano Idriss Déby
...leer más...

Las Noticias de la República Democrática del Congo (2021-04-01 / 2021-04-15), edición quincenal en francés de Luc de l’Arbre
...leer más...

ACNUR presenta el plan para cerrar los campos de refugiados de Kenia
...leer más...

El incendio de Ciudad del Cabo destruye parte de la biblioteca de la Universidad
...leer más...

Estados Unidos proporcionará 95 millones de dólares para aliviar la crisis humanitaria en Sudán del Sur
...leer más...

Marruecos introduce un nuevo proyecto de seguridad social
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Muñoz Abad, Rafael

Cuando por primera vez llegué a Ciudad del Cabo supe que era el sitio y se cerró así el círculo abierto una tarde de los setenta frente a un desgastado atlas de Reader´s Digest. El por qué está de más y todo pasó a un segundo plano. Africa suele elegir de la misma manera que un gato o los libros nos escogen; no entra en tus cálculos. Con un doctorado en evolución e historia de la navegación me gano la vida como profesor asociado de la Universidad de la Laguna y desde el año 2003 trabajando como controlador. Piloto de la marina mercante, con frecuencia echo de falta la mar y su soledad en sus guardias de inalcanzable horizonte azul. De trabajar para Salvamento Marítimo aprendí a respetar el coraje de los que en un cayuco, dejando atrás semanas de zarandeo en ese otro océano de arena que es el Sahel, ven por primera vez la mar en Dakar o Nouadhibou rumbo a El Dorado de los papeles europeos y su incierto destino. Angola, Costa de Marfil, Ghana, Mauritania, Senegal…pero sobre todo Sudáfrica y Namibia, son las que llenan mis acuarelas africanas. En su momento en forma de estudios y trabajo y después por mero vagabundeo, la conexión emocional con Africa austral es demasiado no mundana para intentar osar explicarla. El africanista nace y no se hace aunque pueda intentarlo y, si bien no sé nada de Africa, sí que aprendí más sentado en un café de Luanda viendo la gente pasar que bajo las decenas de libros que cogen polvo en mi biblioteca…sé dónde me voy a morir pero también lo saben la brisa de El Cabo de Buena Esperanza o el silencio del Namib.

@Springbok1973

cuadernosdeafrica@gmail.com

Ver más artículos del autor


Los últimos buscadores de diamantes, por Rafael Muñoz Abad

28 de febrero de 2020.

El viejo sueño del hombre blanco en África es un reloj de arena que sin pausa se diluye. Los que no se fueron, terminan de atravesar la transición a una nueva etapa. Los que tenemos una identificación con Europa muy poco definida, no sabemos cuál será, pero sí que ya nada volverá a ser igual. La vieja Sudáfrica que conocí muta hacia una criatura indecisa pero con esa seña de identidad propia que aúna belleza y violencia, bondad y crueldad, indiferencia y espíritu solidario. Un triunvirato de contradicciones que solo pueden sobrevivir en ese extraño país. Un bebe con un revolver. Antes del fin, de su colapso o de su triunfo, me apresuro a visitar sus esquinas más remotas bajo un maratón de kilómetros, casas de huespedes y rectas interminables hacia el ocaso naranja. Me declaro vagabundo, ya me gustaría. Cuando eres pellejo de gasolineras y pueblos perdidos en el interminable descampado yermo que es el Kalahari, el concepto de distancia se distorsiona, el espacio se pliega al antojo que es el deseo por lo desconocido y solo entonces el camino se acorta.

Port Nolloth es un remoto asentamiento minero-pesquero en el margen sur del Rio Orange. Curso fluvial que separa Namibia de Sudáfrica y cuyo lecho arrastra un aluvión de brillantes y gemas al gélido atlántico desde la chimenea de kimberlitas de Kimberly a más de quinientos kilómetros tierra adentro.

Hay unas ocho horas desde El Cabo. Todo recto hasta la frontera y la primera a la izquierda antes de cruzar. Así de simple. Dejas la cosmopolita Ciudad del Cabo, con el permiso de Durban el Miami sudafricano, en el retrovisor y según te alejas, la jungla de neón deja paso a una árida planicie infinita. Estas en el borde del gran Kalahari, aquí se fabrica el silencio.

Port Nolloth sería un marco perfecto para la temporada de playa invernal de Ralph Lauren. Villas con porches de madera azul y mármol beige cuyos generosos ventanales a lo French windows vomitan la elegancia de las casas de la añeja Sudáfrica blanca al océano con una interminable playa de arena blanca de por medio. El agua está gélida, la niebla es fiel a la cita matutina y los jardineros siguen siendo negros. ¿Quo vadis Suidafrika? La localidad es casi propiedad de De Beers, gigante y mayorista del amor pues controla el comercio mundial de gemas. Otra historia distinta es el [aún] oscuro pasado de tan brillante corporación y si cabe, todavía más disímil los que confunden el amor con los diamantes.

El forastero siempre es sospechoso de todo en un sitio que vive de la extracción diamantífera. Tú no lo sabes, pero ellos ya saben que hay un tipo nuevo en el pueblo. Los niños rubios recogen conchas en la playa, los negros no los veo y ya se ha hecho de noche. Solo queda abierto el típico South African liquor store, en esta remota esquina del país llamado Vasco da Gama y como no podía ser de otra forma, regentado por el portugués de turno que no se volvió a Lisboa cuando de Angola salió por pies. El alumbrado público es tímido, resaltando así una gran cruz iluminada que da la bienvenida al viajero y la otra que en el cielo da sustento a la maravilla celeste que son las noches del Hemisferio sur. En sentido horario Gacrux, Crucis, Acrux y Mimosa, son la cruceta que da norte a los que buscan el sur en el confín del mundo. Aquí rige la Cruz del Sur. Estudien astronomía, siempre es de provecho la torticolis celeste.

Duermo en la casona de Dee. Una sudafricana de jirones rubios que conduce una Hilux, le gusta el rugby y tiene la cara quemada por el sol. Le pega un anuncio de Billabong. No puede evitar preguntarme qué demonios hago aquí; encojo los hombros y me declaro yonki del asfalto. Se ríe. Madrugo para completar la frikada con el centenar de kilómetros que me llevan hasta Alexander Baai, último poste poblado antes de cruzar el rio Orange, mejor dicho de no cruzarlo pues no quiero pasar a Namibia. Al otro lado esta Oranjemund, la otra localidad propiedad de De Beers cuyos trabajadores y visitantes solían pasar y entrar por rayos X cada vez que salían y entraban no sea que alguno defecara el brillo que lo pre jubilará para siempre. La zona está repleta de historias y leyendas sobre buscadores de fortuna y aventureros.

Alexander es un lugar hermético con tintes apocalípticos. Siempre es domingo pues apenas hay gente en la calle. A la par, te sientes vigilado y más con un coche matricula de Johannesburg. Todos trabajan para la corporación diamantífera, y es que De Beers vio más provechoso contratar el pueblo entero antes que tener que vigilarlo. Ahora el vecino vigila al vecino y así hasta cerrar el círculo. Los anuncios te avisan que el contrabando de brillantes es un delito muy grave. Un simple pipí en el arcén levanta la sospecha de la patrulla fronteriza y no hay guest house que no te advierta que conducir fuera de la carretera está terminantemente prohibido. Esto no es España, aquí la ley se cumple sí o sí.

En mitad de la nada bajo un cielo acuarela gasto la tarde en un aeródromo abandonado que vi en Google Earth. Un escenario digno de una película de zombis. La última noche la pasé en una taberna llamada Scotia Inn, dándome un atracón de aros de calamar con patatas de vinagre y cerveza helada de barril donde se juntan pescadores y buscadores de diamantes con licencia que filtran el lecho marino en busca del destello; son los últimos cowboys del quilate cuyas conversaciones son de cualquier cosa más diamantes.

De vuelta a Cape Town, me despido de Port Nolloth con la Cruz del Sur en el parabrisas pues conduzco cual psicópata de un salto directo al sur. No sé si volveré, ya cantaría mucho…

cuadernosdeafrica@gmail.com

CENTRO ESTUDIOS AFRICANOS ULL



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios