En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Turismo y pobreza en África: ¿Conflicto o Cooperación?, un informe de Ramón Arozarena
...leer más...
La Encíclica “FRATELLI TUTTI” leída por un Misionero de África
...leer más...
Misión y promoción social
...leer más...
Informe de economía solidaria 2019: Economía y personas
...leer más...
Informe "África 2020: Transformaciones, movilización y continuidad", por Fundación Alternativas
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Asaltada la embajada de Guinea en Senegal
...leer más...

Un atleta ugandés gana el Campeonato Mundial de Medio Maratón
...leer más...

Escasez de agua en el norte de Namibia
...leer más...

Líderes regionales apoyan la flexibilización de la ley de aborto en Malaui
...leer más...

Cierre de carreteras en Sudán debido a las protestas por la crisis económica
...leer más...

Al menos 17 muertos tras el colapso de una iglesia en Ghana
...leer más...

El cricket sudafricano podría ser suspendido temporalmente de las competiciones internacionales
...leer más...

La CENI da los resultados provisionales de los votantes guineanos residentes en paises africanos
...leer más...

La sociedad civil de Guinea pide a la comunidad internacional que se respete el resultado de las urnas
...leer más...

Madagascar pone fin al estado de emergencia sanitaria
...leer más...

AVADAR: clave en la erradicación de la polio en Nigeria
...leer más...

Hadja Idrissa Bah: “Mi mensaje a las mujeres africanas es que despierten”
...leer más...

El número de iglesias y edificios eclesiásticos “legalizados” por las autoridades egipcias asciende a 1.738
...leer más...

El ministro de Asuntos Exteriores de Guinea acusa a Dalein Diallo de estar detrás de la violencia postelectoral
...leer más...

Líderes cristianos en Nigeria condenan el uso de la violencia contra "manifestantes pacíficos desarmados"
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
En los últimos 10 años los ataques yihadistas en África se han multiplicado por seis, por Marco Cochi
...leer más...
Los gorilas y el coronavirus, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Piedad Córdoba Ruiz, la afrocolombiana más grande del siglo XX, por Licenia Salazar
...leer más...
Binti: los okapis congoleses y el racismo europeo, por Sebastián Ruiz Cabrera
...leer más...
Perspectivas demográficas mundiales para el siglo XXI, por José Antonio Barra Martínez
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Opinión >

Los países africanos aseguran apoyar los derechos de la mujer. Entonces, ¿dónde está el dinero?
04/04/2017 -

El dinero destinado a defender los derechos de las mujeres africanas, ha sido siempre escaso

El Protocolo de Maputo, adoptado por la Unión Africana en 2003, debía haber transformado el panorama de los derechos de la mujer en el continente. Su objetivo era establecer normas y crear un cambio positivo en varios sectores, incluyendo la violencia contra la mujer, el matrimonio infantil o el derecho a la propiedad de la tierra.

14 años y 37 ratificaciones después, todavía queda muchísimo por hacer.

Esto se debe en gran medida a que los estados Africanos han intentado rehuir sus responsabilidades asegurando que no disponen de los recursos necesarios para implementar el protocolo. Todo esto, a pesar de que el susodicho protocolo imponga la obligación a los estados firmantes de incluir la defensa de los derechos de la mujer en los Presupuestos del Estado.

Son tres los artículos que tratan directamente sobre este tema. Por ejemplo, el artículo 4 deja claro que los Presupuestos del Estado deben estar disponibles para prevenir la violencia contra la mujer, por otro lado, el artículo 10 (3) impone a los estados la obligación de redirigir los presupuestos militares a proyectos de desarrollo social y a promover los derechos de la mujer. El artículo 26 (2) es el más significativo, ya que impone a los estados la obligación de proporcionar los recursos financieros necesarios para implementar todos los artículos del protocolo.

A pesar de todo esto, la obligación de financiar la protección de los derechos de la mujer es a menudo ignorada. De hecho, la mayoría de los países africanos redactan sus presupuestos de una manera género-neutral. ¿Pero no es acaso esta neutralidad de género, al mismo tiempo, ceguera de género? ¿O es que los Presupuestos Nacionales que ignoran las desigualdades entre hombres y mujeres no refuerzan el dominio masculino en la sociedad?

Presupuesto con ceguera de género

En la mayoría de países africanos los Presupuestos Nacionales no se redactan teniendo en cuenta las diferentes necesidades y prioridades de sus niñas y sus mujeres. Estos presupuestos ciegos ante el género suelen fracasar a la hora de adoptar medidas destinadas a remediar la situación de desventaja que sufren las mujeres y las niñas.

Por ejemplo, practicando la neutralidad de género, un gobierno puedo distribuir los recursos correspondientes a la sanidad sin pararse a pensar que las mujeres tienen necesidad sexuales y reproductivas específicas.

Existe una manera de solucionar este problema: los presupuestos de género. Esto permitiría a los Estados cumplir con su obligación de proveer recursos por los derechos de la mujer. Así se asegurarían, además, de tener evaluaciones precisas sobre el impacto de los gastos e ingresos del Gobierno tienen en las mujeres y en las niñas, así como en los hombres y en los niños.

Si bien estos pretenden servir a las personas de ambos sexos, los procesos de presupuestación de género reconocen que existe una deficiencia en los recursos destinados a las mujeres. Por lo tanto, su objetivo es el de asegurarse de que los derechos de las mujeres se incluyan en los mecanismos generales de presupuestación.

Varios países africanos, por ejemplo: Ghana, Uganda, Kenia, Mauricio, Sudáfrica, Tanzania, Senegal y Namibia, ya han intentado incluir los presupuestos de género en sus procesos de presupuestación. El problema es que ni siquiera este enfoque ha conseguido que se destinen los recursos suficientes para asegurar la aplicación del Protocolo Maputo.

Por ejemplo, Sudáfrica, el primer país africano en adoptar iniciativas de presupuestos de género, no ha conseguido todavía cumplir con las obligaciones que impone el protocolo. En Sudáfrica, las mujeres todavía soportan un parte desproporcionada del triple desafío de la pobreza, la desigualdad y el desempleo.

Entonces, ¿qué más hay que hacer?

Barreras para la implementación

Si algo ha quedado claro es que una barrera clave para la implementación del protocolo es la falta de orientación sobre cómo implementar las disposiciones presupuestarias del Protocolo de Maputo, indicaciones que no siempre hacen referencia directa a los presupuestos de género. La experiencia sudafricana acredita la idea de que los países africanos todavía necesitan esta orientación.

Hace dos años, la Comunidad de Desarrollo de África Meridional elaboró unas directrices generales sobre cómo desarrollar presupuestos de género para ayudar a los estados miembros en su asignación de fondos a iniciativas relacionadas con el género. Estas directrices se basan en las disposiciones del protocolo de la SADC sobre Género y Desarrollo que exigen que los Estados miembros aporten fondos para defender los derechos de la mujer y que adopten sistemas de presupuestación de género. Las directrices se centran en presupuestos sensibles al género (salud, ayuda al desempleo...), señalando los procesos propuestos como la manera de asegurarse de que la asignación presupuestaria destinada a las mujeres sea suficiente.

Centrarse en la financiación

Otra barrera para ejecutar los presupuestos de género es el fracaso de Unión Áfricana a la hora de asegurar que sus Estados miembros cumplen con la obligación financiera de financiar los derechos de la mujer. Con la excepción de referencias fugaces a los presupuestos de género en directrices, comunicados de prensa, discursos e informes, la Unión Africana no ha prestado mucha atención al resultado de los mismos

La Comisión Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos, debe asegurarse pues de que los presupuestos de género se pongan sobre la mesa. Hay muchas maneras de conseguir esto, incluyendo los mecanismos del Relator Especial sobre los derechos de la mujer en África como noticias, informes de estado, investigaciones, resoluciones y directrices.

La Comisión Africana también puede desarrollar sus propias directrices de presupuestación de género para guiar a los Estados miembro. Con los presupuestos de género sobre la mesa, el respeto generalizado de los derechos de la mujer tiene muchas más oportunidades de convertirse en una realidad en todo el continente.

Ashwanee Budoo

Fuente: Mail & Guardian

[Traducción y edición, Sarai de la Mata]

[Fundación Sur]


Artículos Relacionados:

- Cifras sobre los derechos de la mujer en África, 10 datos que hacen pensar

- Estas son las mujeres africanas del 2016

- ¿Por qué las mujeres en África, están tan mal protegidas?

- Década para mejorar la situación de la mujer africana, 2010-2020, por Paquita Reche

- Derechos Humanos de las Mujeres en África, por Aurora Moreno Alcojor

- ¿Cuáles son los mejores y peores lugares para ser una mujer en África? ¿Tiene esto algo que ver con la geografía?


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios