En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...
La miopía política de España en el Sáhara y el surgimiento del Frente Polisario
...leer más...
Consecuencias de la decisión de Trump de reconocer la soberanía marroquí sobre los territorios ocupados del Sahara Occidental
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Mas de 100 organizaciones se dirigen al Consejo de Seguridad de la ONU exigiendo “una solución rápida a la autodeterminación del pueblo saharaui”
...leer más...

La OMS lamenta el ritmo de la vacunación contra la covid-19 en África
...leer más...

Egipto muestra su apoyo a Libia en la lucha contra la covid-19
...leer más...

Libia y Turquía mantienen el acuerdo sobre delimitación de fronteras marítimas y firman otros cinco acuerdos
...leer más...

Muere el cardenal Tumi, arzobispo emérito de Duala, mediador en la crisis anglófona del Camerún
...leer más...

Una emboscada yihadista en Burkina Faso causa 8 muertes
...leer más...

La comunidad internacional pide cordura en Somalia
...leer más...

Marruecos continua cerrando su espacio aéreo, esta vez con Túnez
...leer más...

El presidente de Somalia firma una ley para extender su mandato dos años más
...leer más...

La hambruna termina de hundir a Mozambique
...leer más...

No todo el humor vale en Marruecos
...leer más...

Naciones Unidas y sus socios regionales llaman a "priorizar el interés nacional" en Somalia
...leer más...

Amnistía Internacional Argelia denuncia violaciones de derechos humanos durante el 2020
...leer más...

El expresidente burkinés Blaise Compaoré será juzgado por el asesinato de Thomas Sankara
...leer más...

224 aniversario de la llegada del pueblo garífuna a Honduras. Nada que celebrar
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
La designación de la las Fuerzas Democráticas Aliadas (ADF) como organización terrorista, por Marco Cochi
...leer más...
Libros del Baobab, la nueva colección de literaturas africanas que te está esperando, por Sonia Fernández Quincoces (Literáfricas)
...leer más...
¿Semana Santa sin procesiones? Muchos millones de cristianos llevan así muchos años, por José Carlos Rodríguez Soto
...leer más...
Una fecha fatídica, por Gaetan Kabasha
...leer más...
Calendario electoral africano 2021: lo que pasó y lo que viene, por Omer Freixa
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > AfroIslam >
-

Mikel Larburu

Mikel Larburu es un Misionero de África (Padres Blancos) nacido en Zumaya (Guipuzcoa). Ha estado trabajando por la sociedad argelina durante más de cuarenta años, especialmente con la formación profesional de la juventud del Sahara. Actualmente trabaja en un proyecto de Europa - Islam en Bruselas y es el coordinador de la sección "AfrIslam" del Portal del Conocimiento sobre África de la Fundación Sur.

Ver más artículos del autor

Los musulmanes deben ignorar estas ofensas
28 de septiembre de 2012

Los musulmanes deben olvidar estas ofensas

21/09/2012

Le Monde

por Tariq Oubrou*

La libertad de conciencia y de expresión es algo que hace parte de su patrimonio de manera indudable. Un avance y un progreso filosófico-moral reales de nuestra humanidad. Su impulso es irreversible. El derecho a la creación artística e intelectual participa de esta libertad. Cualquier arreglo en esta cuestión no haría ningún bien a lo que es lo más profundo de la humanidad: la libertad. Por eso, todos debemos defender y universalizar este valor cardinal.

Pero el resto del mundo no es occidental, ni tampoco muy democrático. Muchas civilizaciones no ven la libertad con los mismos ojos de un Occidente secularizado. La libertades individuales no incumben más que a las personas que les conciernen, y ni siquiera a su gobierno ni a su Estado. Cosa que muchos que están manifestando en el mundo musulmán no lo saben. En este universo cultural, el totalitarismo del Estado había reemplazado el espíritu tribal de antaño (la assabiya de Ibn Jaldún) y donde el “yo” del individuo se queda diluido todavía en un “nosotros” comunitarista flotante. A pesar de la “primavera árabe”, esta mentalidad persiste. La confusión entre el Estado y el ciudadano es total, y el video difundido por Internet se comprende por lo tanto como una expresión del Estado americano.

Esta lectura del mundo justifica a los ojos de algunos que se pueda atacar al embajador americano en Libia, por ejemplo, y que era un gran amigo del pueblo libio. En este caso no se trata solamente de un crimen y de una transgresión del derecho internacional, sino de la transgresión de un mandamiento del Profeta que prohibió atacar a los emisarios y embajadores. Esta prohibición, como lo explica el Profeta, es el respeto de un derecho internacional que existía ya en su época. Asistimos sobre este punto a una ironía de la historia, cuando los musulmanes matan en nombre del Profeta contra los designios del Profeta.

La vulnerabilidad de ciertas culturas musulmanas se vuelto un pretexto para reforzar o reivindicar leyes liberticidas y aumentar los extremismos y la intolerancia contra las enseñanzas de la religión misma. Porque en el fondo se trata en todo esto más de una frustración que de una espiritualidad clarividente. Esta tentación está ganando incluso a los musulmanes que viven en Occidente. El mundo musulmán, sin llegar a esencializarlo, debe ir más allá de su susceptibilidad hacia el Occidente y romper con un espíritu que ve por todas partes complots hacia ellos y que le está carcomiendo. Porque sencillamente la libertad y la creatividad son lo propio del Hombre. Ninguna religión digna de este nombre ni ningún sistema cultural o filosófico no puede negar este principio.

Y es que el hombre es responsable porque es libre. En efecto, una libertad mal gestionada puede engendrar desorden, de donde la necesidad de una ética universal capaz de armonizar las libertades. ¿Qué podemos hacer entonces delante de una humanidad tan compleja y complicada? ¿Cómo podemos sobrepasar esta paradoja?

Nuestra humanidad está unificada por una mundialización que le compromete en un destino casi común. Así los medios de comunicación y los transportes tan sofisticados han favorecido el nacimiento de un fenómeno de imbricación y de intercomunicación de las culturas y de las civilizaciones que revela a la humanidad a sí misma, a veces con una gran brutalidad. Esta situación crea choques de ignorancias y de emociones más que de ideologías, de racionalidades y de convicciones. Esta mundialización coincide con la llegada de la post-modernidad que se caracteriza por dos aspectos entre otros: la crisis de lo racional y como consecuencia la emergencia de un paradigma de lo emocional y de lo irracional por una parte; y la tecnología de punta, por otra parte.

En este contexto podríamos leer la reacción violenta de una parte del mundo musulmán al la película americana. No voy a entrar aquí en consideraciones ligadas a la identidad religiosa, étnica o filosófica de los autores ni a sus motivaciones. Pero una cosa es cierta, y es que la obra es artisticamente mediocre y el contenido insultante para millones de musulmanes. Se ve claramente que hay una voluntad clara en ello de querer ofender.

Actualmente, este asunto toca ahora a Francia con las caricaturas publicadas por Charly Hebdo, gesto que viene a echar aceite sobre el fuego. No nada que justifique la violencia para poner en entredicho la libertad de expresión, por muy insultante y blasfemo que sea. Los textos y el derecho canónico musulmán prohíben el uso personal e individual de la violencia, porque esto es del orden del derecho penal, ejecutado por el Estado. Es lo que Max Weber ha calificado de “violencia legítima” del Estado.

En cuanto a la contestación y a la crítica, son legítimas. Deben ser un ejercicio civilizado. La crítica del arte se hace a través del arte, la filosofía por la filosofía, las ideas por las ideas. El hecho de responder a estas provocaciones gratuitas constituye una publicidad para obras que de otra manera serían totalmente desconocidas. El problema del islam es ante todo los musulmanes. Y como dice el proverbio árabe, el ignorante es más peligroso de sí mismo que su peor enemigo exterior.

*Tariq Oubrou, Rector de la mezquita de Burdeos.


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios