En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...
La miopía política de España en el Sáhara y el surgimiento del Frente Polisario
...leer más...
Consecuencias de la decisión de Trump de reconocer la soberanía marroquí sobre los territorios ocupados del Sahara Occidental
...leer más...

Blog Académico

Noticias
El Sáhara Occidental vuelve al Tribunal de Justicia europeo
...leer más...

Togo pospone nuevamente el Campeonato Africano de Cross Campestre
...leer más...

El primer ministro sudanés reafirma la importancia de la cooperación entre civiles y fuerzas de seguridad
...leer más...

Spotify se expande a más mercados africanos, incluidos Kenia y Nigeria
...leer más...

Las Noticias de la República Democrática del Congo (2021-02-16 / 2021-02-28), edición quincenal en francés de Luc de l’Arbre
...leer más...

El tribunal anula la petición del héroe de "Hotel Ruanda" para trasladar el juicio a Bélgica
...leer más...

Amnistía Internacional condena a las tropas de Eritrea por la masacre de Axum
...leer más...

Egipto y Qatar celebran su primer encuentro desde el fin de la guerra del Golfo
...leer más...

El gobierno de Uganda responde a los EE.UU. tras las amenazas de sanciones
...leer más...

Vanessa Nakate, Amoaka Boafo, Davido y Yvonne Aki-Sawyerr entre las personas africanas de Time 100 Next
...leer más...

Siguen los raptos de niños en Nigeria, la solución es cerrar los colegios
...leer más...

La iglesia católica de Burkina Faso lanza una campaña de movilización de recursos para los más desfavorecidos
...leer más...

El gobernador de Cabo Delgado anima a las fuerzas de seguridad de Mozambique a luchar contra el terrorismo
...leer más...

Los líderes de los derechos civiles se unen para exigir al Congreso de Estados Unidos la aprobación de la Ley de Justicia Policial George Floyd
...leer más...

El buque Artic Sunrise de Greenpeace atracará próximamente en Seychelles
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Muñoz Abad, Rafael

Cuando por primera vez llegué a Ciudad del Cabo supe que era el sitio y se cerró así el círculo abierto una tarde de los setenta frente a un desgastado atlas de Reader´s Digest. El por qué está de más y todo pasó a un segundo plano. Africa suele elegir de la misma manera que un gato o los libros nos escogen; no entra en tus cálculos. Con un doctorado en evolución e historia de la navegación me gano la vida como profesor asociado de la Universidad de la Laguna y desde el año 2003 trabajando como controlador. Piloto de la marina mercante, con frecuencia echo de falta la mar y su soledad en sus guardias de inalcanzable horizonte azul. De trabajar para Salvamento Marítimo aprendí a respetar el coraje de los que en un cayuco, dejando atrás semanas de zarandeo en ese otro océano de arena que es el Sahel, ven por primera vez la mar en Dakar o Nouadhibou rumbo a El Dorado de los papeles europeos y su incierto destino. Angola, Costa de Marfil, Ghana, Mauritania, Senegal…pero sobre todo Sudáfrica y Namibia, son las que llenan mis acuarelas africanas. En su momento en forma de estudios y trabajo y después por mero vagabundeo, la conexión emocional con Africa austral es demasiado no mundana para intentar osar explicarla. El africanista nace y no se hace aunque pueda intentarlo y, si bien no sé nada de Africa, sí que aprendí más sentado en un café de Luanda viendo la gente pasar que bajo las decenas de libros que cogen polvo en mi biblioteca…sé dónde me voy a morir pero también lo saben la brisa de El Cabo de Buena Esperanza o el silencio del Namib.

@Springbok1973

cuadernosdeafrica@gmail.com

Ver más artículos del autor


Los hijos del río negro, por Rafael Muñoz Abad

21 de enero de 2021.

Voy leyendo El Quijote del corazón de África. El manuscrito de David Van Reybrouck escenifica la desgracia de ser bendecido por los recursos naturales. Narración que revela al hombre enfermo de codicia frente al indígena tan asustado como inocente. Un meandro de historias apuntaladas entorno al curso fluvial del Congo que ya sedujo a Joseph Conrad y que como peaje su juicio le exigió. Un río que da nombre al libro. ¿Qué loco nexo une a los navegantes con la literatura?

El arte de escribir no se hereda. Tampoco el de pintar. Quizás y solo hasta cierto brillo se pueda pulir ergo se nace con él. Cuestión tabú para faros del periodismo que no pasan de junta-letras pero alguien les dio una oportunidad [inmerecida]. El genio improvisa para romper la partitura en algo que solo se entiende pasado el tiempo; mientras tanto, se le insulta.

Me arrimo a la idea de la escritura impresionista. Apunto a mis alumnos que un sumatorio de detalles bien hilvanados, visten el conocimiento general de algo. Pinceladas de esto y de lo otro. Hay que leerlas de lejos para ver el resultado final. Entonces, arriba la etiqueta de desordenado.

El incapaz ve en el atril del procedimiento cartesiano el púlpito para acusar lo que no termina de comprender y menos de ver.

Al retratista que no le queda otra que volar a trazos, ve el resultado final antes del detalle aún sin alumbrar. Una historia épica dice su autor. Y vaya sí lo es "Congo".

Cuando los primeros negros de aquel Estado libre del Congo, posesión de Leopoldo II y abuelo machete de los belgas, entraron en las casas de los colonos y vieron fotografías en las paredes, horrorizados, relataron a sus familiares como el hombre blanco era un demonio que jibarizaba las almas y las encerraba en un papiro blanco y negro. Personas colgadas en una pared que no podían hablar pero que te miraban. Paternalismos. Después llegaron los bautizos para las almas desnudas del río y ya nunca más volvieron a sentir vacío. Paternalismos una vez más.

El Congo mutó por cinco nombres hasta ser lo que hoy en día es. Un [intento] de Estado demasiado grande para ser manejado. Demasiado grande para tener conciencia colectiva. Un sumatorio de historias trágicas.

Su río vomita al océano un aliento de sedimentos que torna el atlántico en negro durante muchas millas mar adentro.

La gnosis congoleña fue un colchón entre las avaricias coloniales de alemanes, británicos, franceses y lusos. ¿Y qué es Bélgica, padre y luz de los negritos del Congo, sino un invento que lubricara la áspera frontera franco – alemana?

El leviatán ha querido que la democracia y el orden constitucional europeo emanen de un lupanar moral llamado Bruselas cuya cara b son la talla de diamantes de dudoso origen y el negocio de las armas. Pero esa es otra bifurcación del árbol genealógico de la monarquía con más sangriento pasado: la del país del chocolate donde se venden negritos de cacao y manos amputadas de mazapán. Confiterías Leopoldo.

Cuando Europa quiso esclavos, Congo entregó sus almas. Cuando quiso marfil, ahí estuvo de nuevo con sus hijos sacrificados en forma de elefantes. Cuando el mundo necesitó caucho, ahí estuvo el Congo y sus negros y también los latigazos de los capataces de Amberes para castigar la falta de producción. Cuando el mundo quiso cobre y uranio para sus setas atómicas, ahí estuvo el Congo. Hemos ansiado diamantes, oro, madera, petróleo y ahora coltán, para poder cambiar de móvil, que no de vergüenza, cada seis meses… Y ahí está el Congo en su provincia despensa del Kivu para saciarnos. A ellos le sobran niños descalzos en las minas, a nosotros nos falta decencia.

El diablo dio al Congo el suelo más rico del planeta y al hombre le concedió la avaricia para que todo encajara. Después del Estado Libre del Congo, propiedad privada de Leopoldo y tatarabuelo perenne del actual rey belga, llegó El Congo Belga; al día siguiente La República del Congo y al poco tiempo, El Zaire, con el tito Mobutu siempre tan guapo con su /abacost/ y ese gorrito de leopardo que me fascina desde los diez años y, finalmente, la actual R.D.C.

Sea dicho que hay dos Congos. Dos siameses de la miseria que cara a cara miden sus pobrezas desde ambas orillas de esa arteria negra que es el río que les da nombre.

Cuenta Van Reybrouck, que paradójicamente a la insalubridad y la escasa esperanza de vida del país, hay almas en algún barrio de Kinsasha que llevan sobre la tierra desde 1897, lo cual les ha hecho vivir en cinco países distintos dentro de la misma selva. No hay nada que se actualice tanto como el recuerdo…

Rafael Muñoz Abad



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios