En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El movimiento misionero en el siglo XIX y el mundo negro-africano, por Fidel González Fernández
...leer más...
¿Más allá del interés nacional y la seguridad?: Propuestas para otra política exterior española en África, por GEA-UAM
...leer más...
Derechos humanos y democracia en Guinea Ecuatorial
...leer más...
Promoción de las inversiones españolas en África subsahariana: Recomendaciones y conclusiones, por José María Mella [et al.]
...leer más...
Inversión empresarial española en África subsahariana, por José María Mella [et al.]
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Una nueva generación de jóvenes liberianos son inspirados por TRIBE
...leer más...

Crisis económica en Zambia
...leer más...

El chino como asignatura opcional en los colegios egipcios
...leer más...

Arrestos en una iglesia de Uganda por violar las normas de prevención contra la covid-19
...leer más...

Turquía y Rusia cerca de acuerdo sobre una solución política en Libia
...leer más...

Varios países árabes envían ayuda humanitaria a Sudán
...leer más...

Encuentro entre dos obispos de Sudán del Sur y el presidente Kiir
...leer más...

Sudán incauta explosivos en cantidad suficiente para hacer estallar Jartum
...leer más...

Uganda busca a más de 200 prisioneros fugados, desnudos y armados
...leer más...

Antiguo Primer ministro de Somalia se presentará a la presidencia
...leer más...

La OMS reconoce a Togo como el primer país africano en erradicar la “enfermedad del sueño”
...leer más...

Erradicar la violencia política: un compromiso de cara a las elecciones en Ghana
...leer más...

La UE aporta dos millones de euros a Etiopía para apoyar a las comunidades afectadas por la langosta del desierto
...leer más...

Egipto declara obtener resultados prometedores con una vacuna contra la covid-19
...leer más...

Encarcelado un gobernador de Kenia por malversación de fondos
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Haile Selassie: entre veneración y odio, por Omer Freixa
...leer más...
El primer hombre en Marte, por Rafael Muñoz Abad
...leer más...
Mujeres somalíes contra la tradición, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Las independencias africanas: lo realizado, lo conseguido y lo pendiente, por Carlos Luján Aldana
...leer más...
RD Congo: 60 años de frustración, por Nestor Nongo
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Crónicas y reportajes >

-

African Holocaust

African Holocaust (2001) es una sociedad civil sin fines de lucro dedicada al estudio progresivo de la historia y de la cultura africana. La sociedad está compuesta por una amplia gama de académicos y escritores africanos, quienes comparten el deseo de utilizar el pensamiento crítico para representar y restaurar un estudio auténtico, reflexivo, honesto, inclusivo y equilibrado de la experiencia africana, pasada y presente. (africanholocaust.net)

Ver más artículos del autor

Los esclavos del siglo XXI: la sombra oscura de la esclavitud hoy (Parte 4/5)
16/11/2018 -

Asia Sudoriental: sexo esclavos

En el sudeste asiático, las familias con una deuda tienen muy pocas opciones de pagarla. Las mujeres que buscan trabajo en las ciudades del interior terminan en burdeles para ayudar a sus familias en ciudades con pocas oportunidades de trabajo para los que no tienen educación. Una vez en estas instituciones, los clientes pagan al propietario 4 dólares por hora por el servicio de las mujeres, las mujeres obtienen 1.60 dólares, pero el propietario retiene un registro hasta que se satisfaga la deuda. No pueden irse hasta que pague su deuda, que es su costo para el propietario del burdel, más los intereses y gastos; Una deuda, que a menudo se aprecia con el tiempo. Si estas mujeres se niegan a cuidar de sus clientes, podrían ser golpeadas o torturadas, el intento de escapar puede ser recompensado con la muerte.

Cientos de miles de niños de Asia, en su mayoría niñas, pero también varones, han sido sacados de sus hogares y entregados para alimentar una industria del sexo que prospera en gran parte atendiendo a hombres occidentales y japoneses. El sudeste asiático se ha convertido en un centro de turismo sexual y atrae a un grupo organizado de pedófilos. Centrado en Tailandia, pero extendido por toda Asia, este comercio internacional de carne consume a niños de hasta ocho años.

La esclavitud sexual de los niños constituye la explotación general de los niños en las partes empobrecidas del mundo. De hecho, los esclavos sexuales son capturados de la misma manera que los cortadores de caña haitianos, los tejedores de alfombras de la India y los jinetes de camellos del Golfo Pérsico. Son atraídos con falsas promesas de empleo decente, atrapados en la servidumbre por deudas, secuestrados o simplemente vendidos directamente por los padres, amigos o personas que conocen.

La servidumbre por deudas continúa esclavizando a millones hoy en Asia. Están atrapados por una obligación que puede pasar de generación en generación; de hecho, debido a los salarios increíblemente bajos, los altos cargos por intereses y las trampas, puede que nunca se paguen. Los ejércitos de esclavos endeudados, incluidos los niños pequeños, trabajan en canteras de roca, como criadas, construyendo caminos, tejiendo alfombras o como prostitutas forzadas. Sin una red de seguridad social, una mala cosecha o una enfermedad grave puede significar inanición; la esclavitud es mejor que la muerte. De hecho, los peores casos de prostitución brutalmente forzada ahora involucran a grupos no tailandeses. El miedo al SIDA ha generado una demanda intensa de niñas que supuestamente están libres de enfermedades. Esclavistas sexuales con base en Tailandia ahora buscan a los muy jóvenes y a las niñas de otros países. Decenas de miles de niñas de Birmania, China y Camboya están siendo atraídas y secuestradas.

Sudán: la esclavitud doméstica

En Sudán, el país más grande de África, la esclavitud está volviendo. Es el resultado de una guerra de 18 años librada por el norte, musulmanes africanos, contra el sur, cristiano y animista. Las milicias, presuntamente armadas por el gobierno, han estado asaltando pueblos africanos, disparando a los hombres y esclavizando a mujeres y niños. Estos últimos se guardan como propiedad personal o marchan hacia el norte y se venden. ASI informa que probablemente no haya "aldea en el norte sin sus esclavos secuestrados".

En marzo de 1994, el monitor especial de derechos humanos de la ONU, Gaspar Biro, informó sobre la existencia en Sudán de lo que dijo que podrían llamarse los mercados de esclavos de hoy en día. Como cualquier producto, el precio de la carne humana en Sudán ha variado con la oferta. En 1988, un arma automática podía ser intercambiada por seis o siete niños esclavos. En 1989, una mujer o un niño de la etnia dinka, un pueblo de pastores del Nilo, podía comprarse por 90 dólares. Algunos de los niños son transportados en camiones a Libia, según la Embajada de los Estados Unidos en Jartum. Debe tenerse en cuenta que el interés de los gobiernos de los EE. UU. en este área se debe a los grupos de cabildeo de intereses especiales de los cristianos blancos en Estados Unidos.

También hay un fuerte sentimiento antiislámico/antiárabe, que explota estos informes para la maniobrabilidad política. Está claro que el interés de los EE. UU. en estas regiones es puramente político porque el comercio sexual en Israel recibe muy poca mención o condena abierta. Estos factores en conflicto hacen que sea muy difícil medir o juzgar la situación real sobre el terreno en Sudán. Es un hecho bien conocido que Occidente ha tratado de separar a los africanos del mundo árabe y al islam de los africanos. En esta estratagema islam y árabe, se vuelve intercambiable. La esclavitud de las etnias africanas está convenientemente etiquetada como árabe para aumentar los informes y alentar más el odio antiárabe. Los editores estadounidenses de raza blanca tienen hambre de obtener biografías de esclavos sudaneses escapados, que demonizan al gobierno sudanés y al islam. Pero entre estas dos realidades, la propaganda antiislámica y el comercio humano, hay algo de verdad en algunas de estas afirmaciones.

Y el gobierno sudanés, intelectualmente y socialmente regresivo, parece no preocuparse por este comercio en su propio patio trasero. Sería diplomático y humano buscar una resolución, ya sea en nombre de las relaciones internacionales o en nombre de la protección de la imagen del Islam y la soberanía y legitimidad de Sudán. Entre las exageraciones occidentales y los encubrimientos sudaneses de la trata, el destino de estos esclavos es indescriptible. El error de Occidente es que al poner las espaldas al mundo árabe e islámico dificulta las soluciones. La tendencia natural es negar vergonzosamente tales actividades. La falta de sabiduría por ambas partes destaca la falta de interés sincero en el destino de quienes terminan en este antiguo comercio.

En 1993, el Departamento de Estado de los EE. UU. estimó que hasta 90.000 africanos viven como propiedad de árabes del norte de África (conocidos como moros blancos). Otras fuentes agregan 300.000 esclavos a tiempo parcial, conocidos como haratins, muchos de los cuales continúan sirviendo a sus dueños por temor o necesidad. El grupo local antiesclavista El Hor ("The Free") estima que hay hasta un millón de haratines.

Los esclavos se utilizan para el trabajo doméstico o agrícola, para el sexo y para la cría. Pueden cambiarse por camellos, camiones, armas o dinero. Sus hijos también son propiedad. Nacen, viven y mueren como esclavos. Los africanos en Mauritania son musulmanes, pero aunque el Corán prohíbe la esclavitud de otros musulmanes, en este caso la raza supera la doctrina religiosa. De hecho, a estos esclavos musulmanes de Mauritania generalmente les está prohibido compartir los derechos básicos de los musulmanes, incluso en los países más pobres: no pueden casarse, asistir a la escuela o ir a la mezquita.

En 1990, el muy respetado Human Rights Watch / África informó que los castigos "de rutina" por la más mínima falta incluyen palizas, negación de alimentos y exposición prolongada al sol con las manos y los pies atados. La infracción "grave" de la regla del maestro se encuentra con una variedad de torturas, incluido el "tratamiento de insectos". Se introducen hormigas diminutas en las orejas, que se sellan con piedras y se atan con una bufanda. Las manos y los pies están atados y el esclavo errante permanece varios días, después de lo cual, según el grupo de derechos, hará lo que se le dice.

Fuente: African Holacaust

[Fundación Sur]


Artículos relacionados:

- Los esclavos del siglo XXI: la sombra oscura de la esclavitud hoy (Parte 3/5)

- Los esclavos del siglo XXI: la sombra oscura de la esclavitud hoy (Parte 2/5)

- Los esclavos del siglo XXI: la sombra oscura de la esclavitud hoy (Parte 1/5)

- Tráfico de niños en Costa de Marfil, el infierno de las plantaciones de cacao

- Esclavitudes modernas : El Tráfico de mujeres en Nigeria

- Los nuevos esclavos del siglo XXI

- Esclavitudes en África alternativas de transformación

- Los nuevos esclavos del siglo XXI

- La venta de esclavos en Libia en pleno siglo XXI

- Esclavitudes en África hoy

- Angola, Brasil y Mozambique con mayor número de "esclavos modernos" entre los paises de habla portuguesa

- Nuevo comercio de esclavos en África

- La rebelión de los esclavos de Stono

- Ser esclavo en África y América

- La Trata de esclavos : Hechos y responsabilidades

- Yo fui un esclavo que trabajé en el Departamento Correccional de California

- El terror supremacista estadounidense

- La historia de Jim Crow

- El Proyecto de la “palabra N” (The n-Word Project)

- Entrevista a Juan de Dios Mosquera, líder del movimiento Cimarrón


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios