En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...
La miopía política de España en el Sáhara y el surgimiento del Frente Polisario
...leer más...
Consecuencias de la decisión de Trump de reconocer la soberanía marroquí sobre los territorios ocupados del Sahara Occidental
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Leche de producción local para todos los funcionarios de Tanzania
...leer más...

Egipto quiere terminar con los accidentes ferroviarios
...leer más...

Uganda, un país férreo para ser disidente
...leer más...

El Consejo Militar de Transición de Chad sustituye la Constitución por la Carta de Transición
...leer más...

El expolicía Derek Chauvin declarado culpable del homicidio de George Floyd
...leer más...

Egipto recibirá 4,5 millones de dosis de la vacuna contra la covid-19 a través del mecanismo COVAX
...leer más...

Ulisses Correia e Silva renueva su mandato como primer ministro en Cabo Verde
...leer más...

Portugal apoyará la respuesta a la situación crítica en Cabo Delgado con un fondo de 250.000 euros
...leer más...

El Servicio Jesuita a Refugiados pide que no se cierren los campos de acogida en Kenia
...leer más...

Fallece el presidente chadiano Idriss Déby
...leer más...

Las Noticias de la República Democrática del Congo (2021-04-01 / 2021-04-15), edición quincenal en francés de Luc de l’Arbre
...leer más...

ACNUR presenta el plan para cerrar los campos de refugiados de Kenia
...leer más...

El incendio de Ciudad del Cabo destruye parte de la biblioteca de la Universidad
...leer más...

Estados Unidos proporcionará 95 millones de dólares para aliviar la crisis humanitaria en Sudán del Sur
...leer más...

Marruecos introduce un nuevo proyecto de seguridad social
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
José Eladio Santacara autoedita un libro sobre la vuelta a África en furgoneta, por Roge Blasco
...leer más...
El conflicto de Somalia, por Bartolomé Burgos
...leer más...
La designación de la las Fuerzas Democráticas Aliadas (ADF) como organización terrorista, por Marco Cochi
...leer más...
Libros del Baobab, la nueva colección de literaturas africanas que te está esperando, por Sonia Fernández Quincoces (Literáfricas)
...leer más...
¿Semana Santa sin procesiones? Muchos millones de cristianos llevan así muchos años, por José Carlos Rodríguez Soto
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Editorial >

Los artistas de Sudan también luchan por la democracia
29/07/2019 -

En Sudán, los artistas de “rap”, “afrobeat”, “underground” y otros estilos están luchando por la "revolución" de la liberación democrática, a través de la música y de internet.

Un aire de libertad sopla en la escena underground en Sudán, donde los artistas se unieron con entusiasmo al levantamiento popular que llevó al ejército a derrocar al presidente Omar al-Bashir en abril 2018, y ahora lo lleva a compartir el poder.

Para apoyar la movilización masiva de la sociedad civil, “el rap, el hip-hop o el afro beat”, salpicados por consignas de protesta, circularon en las redes sociales. "La revolución rompió el muro del miedo", declara Abdulgader Gandoora, un médico de 30 años, y las canciones son mucho más audaces".

Durante los treinta años del gobierno autocrático del Bashir, fue imposible “rapear” libremente. "Usé metáforas", recuerda Gadoora. Inmerso en la música durante quince años, narra su vida y aborda temas políticos delicados. Su última composición, "Sang!", evoca la dispersión asesina del pasado 3 de junio de la sentada organizada durante casi dos meses frente al cuartel general del ejército en Jartum. El cambio depende de la unión de todos los grupos sociales: artistas, profesionales, académicos, estudiantes, mujeres y agricultores.

"La gente salió bajo un eslogan pacífico para buscar la libertad, usted la ha recibido con sus milicias bárbaras", canta Gadoora sobriamente en esta pieza. La protesta acusó a los paramilitares de las Fuerzas de Apoyo Rápido (RSF) de ser responsables de la represión de la sentada, que exigió una transferencia de poder a los civiles después de la caída de Bashir. Los movimientos populares están consiguiendo su objetivo.

"Había gente que cantaba canciones tradicionales sudanesas, otros escribían poemas en el lugar", dice el locutor de Capital Radio, Ahmad Hikmat, quien transmite en inglés. Muchos artistas comenzaron a producir canciones revolucionarias desde el estallido del movimiento de protesta en diciembre, "Durante seis meses, ha habido una gran ola".

En la pequeña casa que alberga su radio, exhibe una impresionante colección de vinilos, que incluyen álbumes de Bob Marley o Michael Jackson. Pero para difundir los sonidos de la "revolución", todos confiaban en Internet. "Luchábamos contra el viejo régimen a través de Internet", señala Ahmad, con el cigarrillo en la mano. "Ahora estamos privados de nuestros principales medios de comunicación", se lamenta, el país está prácticamente sin conexión desde la dispersión de la sentada.

Con la represión, la euforia de los comienzos dio lugar al trauma. Según los médicos cercanos a la protesta, al menos 128 personas murieron en la dispersión de las sentadas y la violencia en los días siguientes. Las autoridades dan un saldo de 61 muertos.

"Grito por una hora, en busca de paz y justicia, mi camisa de sangre para mamá, hablo con mi hija sobre su papá", dice, mezclando árabe e inglés, un amigo artista de Mohamed Mattar, asesinado durante la dispersión.

"Pienso en él prácticamente todo el tiempo, y en este Sudan, seguimos adelante”.


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios