En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Informe de economía solidaria 2019: Economía y personas
...leer más...
La Encíclica “FRATELLI TUTTI” leída por un Misionero de África
...leer más...
Misión y promoción social
...leer más...
Informe "África 2020: Transformaciones, movilización y continuidad", por Fundación Alternativas
...leer más...
La pandemia covid-19 y las comunidades negras-afrocolombianas, por Licenia Salazar y Venanzio Mwangi
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Desaparece un periodista detenido por las fuerzas de seguridad de Somalia
...leer más...

Boko Haram mata a tres personas y secuestra a varios niños en Camerún
...leer más...

Intento de asesinato de un gobernador en Nigeria
...leer más...

Riesgo de huelga general en una localidad de Túnez por la suspensión del equipo de futbol
...leer más...

Un horno inscrito en el Patrimonio Mundial de la UNESCO es destruido por terroristas en Burkina Faso
...leer más...

La cineasta negra que produjo una película sobre la brutalidad policial es atacada por la policía
...leer más...

Seis muertos en enfrentamientos tribales en el este de Sudán por la destitución del gobernador de Kassala
...leer más...

Un grupo de candidatas al Senado de Liberia piden apoyo para las próximas elecciones
...leer más...

El Ministro de Relaciones Exteriores de Marruecos se reúne con su homólogo italiano para profundizar relaciones bilaterales
...leer más...

Restricciones en el suministro de agua en Nampula, Mozambique
...leer más...

El gobierno de Madagascar brinda asistencia económica ante la covid-19
...leer más...

Representante de Angola ante la ONU advierte de retrocesos en la igualdad de género debido a la covid-19
...leer más...

En curso el escrutinio de votos en las elecciones presidenciales de Guinea
...leer más...

El Consejo Judicial Supremo de Libia en contra de resoluciones sobre el nombramiento de altos cargos judiciales
...leer más...

Somalia incauta material para fabricar bombas destinado a Al-Shabab
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Binti: los okapis congoleses y el racismo europeo, por Sebastián Ruiz Cabrera
...leer más...
Perspectivas demográficas mundiales para el siglo XXI, por José Antonio Barra Martínez
...leer más...
El desmoronamiento de las dictaduras, por Gaetan Kabasha
...leer más...
Etiopía, víctima de guerra y del fascismo, por Omer Freixa
...leer más...
Grafitis para inspirar a la juventud, por Bartolomé Burgos
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > R+JPIC > Documentos >
-

Bustince Sola, Lázaro

Nacido en Izco (Navarra), en 1942, estudió filosofía en Pamplona (1961-1964). Hizo el noviciado en Gap – Grenoble (1964-1965), con los Misioneros de África (Padres Blancos). Estudió Teología en el instituto M.I.L. de Londres, (1965-1969), siendo ordenado sacerdote en Logroño, en los Padres Blancos en 1969.
Comenzó su actividad misionera en África en 1969, siendo enviado a la diócesis de Hoima en Uganda, donde estuvo trabajando en la educación, desarrollo y formación de líderes durante nueve años. Luego vivió un periodo de trece años en diversas ciudades europeas, trabajando en la educación y capacitación de los jóvenes (Barcelona 1979-1983)) , en Irlanda como responsable de la formación de los candidatos polacos (1983-1985), y en Polonia donde fue Rector del Primer Ciclo de Filosofía Polaco (1985-1991), y se doctoró en Teología espiritual en Lublin, donde fue nombrado profesor de la misma Universidad Católica de Lublin (KUL), de dicha ciudad, en 1991.
Regresó a Uganda en 1992, y fue elegido Provincial de los padres Blancos de Uganda hasta 1999. Durante este periodo, fue también presidente de la Asociación de Religiosas-os en Uganda (ARU), y pionero en la construcción del Centro Nacional de Formación Continua (USFC). Además inició la Comisión de Justicia, Paz e Integridad de la Creación (JPIC) en 1994, trabajando en la formación de líderes en JPIC.
En 2000 y 2004 cursó estudios sobre educación en Justicia, Paz, y Transformación de Conflictos, en Dublín. Desde su regreso a Uganda, fue pionero en la capacitación de agentes sociales en JPIC, y en el establecimiento del primer Consorcio de Educación Ética (JPIIJPC), lanzado por seis Congregaciones Misioneras, en 2006. Desde el inicio, y hasta junio 2011, ostentó el cargo de primer Director del Instituto. Al mismo tiempo fue profesor invitado de Ética en la Universidad de los Mártires de Uganda (UMU).
Desde septiembre de 2011, es Director general de África Fundación Sur (AFS): el Centro Español de Información y Documentación sobre África, en Madrid.

Ver más artículos del autor

Líderes íntegros…¿una utopía?, por Lázaro Bustince Sola
27 de octubre de 2011

INTRODUCCIÓN

Uno de los mayores retos al que nos enfrentamos especialmente en nuestra sociedad cada día más globalizada es el de encontrar líderes de integridad total y esto en todos los estratos y categorías sociales. Es verdad que los líderes proceden de nuestras comunidades. También es una realidad que los lideres están sometidos a unas presiones de “poder, prestigio y dinero” que los condicionan cada día de forma más intensa.

Todas las personas necesitamos principios sólidos y humanos para vivir por elección personal y responsable y no dejarnos llevar por algunas necesidades compulsivas o las corrientes de última moda. Cuanto más responsabilidad y poder social se nos confía, los abusos son más posibles y por tanto los lideres necesitamos convicciones más profundas y humanas, para buscar en todo el bien de los demás, y no solamente el beneficio personal.

La crisis socio-económica actual está poniendo al descubierto una crisis aguda de líderes íntegros, de líderes con humanidad suficiente para preocuparse con obras, y no solo de palabra, del bien común. Los movimientos globales como: “Foros Sociales”, “Indignados”, las llamadas ”Primaveras Árabes” y otros grupos de jóvenes pidiendo un nuevo espíritu en la política y en la economía por muchos países del mundo, indican claramente que sufrimos un grave deterioro en la calidad de los líderes políticos, culturales, religiosos, empresariales y económicos. Pienso que se trata ante todo de una crisis de integridad y de una crisis de humanidad que condiciona todas nuestras relaciones y estructuras.

Al mismo tiempo, una de las revelaciones de Jesús de Nazaret más “revolucionarias” de la historia fue precisamente el presentar y vivir su ser líder como un servicio que solo persigue el progreso y el bienestar integral de cada persona y sociedad. Vivimos tan condicionados por la práctica actual de ser líder para controlar y acumular, que ya nos parece hasta ingenuo y utópico el considerar, buscar y exigir líderes de integridad, altruistas.

El poder es y pertenece a la sociedad, pero a una sociedad informada, motivada y organizada para promover el respeto a la dignidad humana y el bien común. Todos los medios están en nuestras manos para transformar nuestra sociedad gradualmente y humanizarla, pero sin embargo el empobrecimiento de dos tercios de la humanidad, el hambre de más de mil millones de seres humanos, las hambrunas causadas por la mala gestión, la corrupción y el abuso de poder van en aumento cada día. Las elecciones políticas, los medios de comunicación y los grandes negocios venden más cantidad que calidad, más forma que contenido, más promesas que hechos, más poder que servicio, más prestigio que solidaridad, más promesa de beneficios que ayuda a los necesitados, más negocio a toda costa que espíritu de familia. Todo esto nos lleva a donde estamos ahora, a una profunda crisis de integridad y de humanidad.

Corresponde a cada ser humano y aun más a cada creyente el cuidarse a sí mismo y cuidar a los demás. Este cuidarse de los demás nos humaniza y nos hace más felices. Eso lo saben muy bien la mayoría de nuestros padres y madres. Nunca tuvimos los medios técnicos y las oportunidades que hoy podemos gozar algunas personas, y la pregunta persiste: porqué seguimos deshumanizándonos al permitir que mueran de hambre millares de personas cada día en pleno siglo 21, cuando existen todos los recursos necesarios para cubrir las necesidades básicas de toda la familia humana?

1. JESÚS DE NAZARET ESCANDALIZÓ A SUS SEGUIDORES, CUANDO:

- Ellos andaban compitiendo por los mejores puestos y Jesús les propuso que el mayor entre ellos debía convertirse en el servidor de los demás.

- Jesús les animaba a perdonar setenta veces siete.

- Él les pedía amar incluso a los que los perseguían y calumniaban

- Él les decía que estaban llamados a cuidarse de los demás como Él lo hacía

- Él les anunció que como profeta debía ir a Jerusalén, aunque sabía que allí los poderosos de turno le iban a perseguir, arrestar e incluso eliminar.

- Él les aseguró que, aun siendo Señor, se había convertido en servidor de todos sobre todo de las personas más marginadas.
Esta actitud y estilo de vida les resultaba incomprensible y escandalosa. Ellos deseaban una liberación política de los opresores romanos y rechazaron la liberación más radical y transformadora que Jesús les proponía de llegar a ser una nueva familia humana.

Esta forma de ser líderes para servir a los demás y potenciar el bien común va en la dirección diametralmente opuesta a la necesidad visceral y compulsiva, que llevamos dentro, de poder, prestigio y prosperidad a cualquier precio. Un líder que respete la dignidad de cada persona y que incluso llegase a “lavar los pies” de los más necesitados, sería considerado por muchos hoy como un perturbado mental. Vamos llegando a tal extremo de deshumanización, que el cuidar de los demás aparece para muchos como cosa de fanáticos. La ley de la jungla, sin darnos cuenta a veces, se va infiltrando en nuestras relaciones y comportamientos diarios.

La mayoría de los líderes cultivan el tipo de relación: superior-inferior con sus colaboradores. En este contexto los pensadores críticos deben ser silenciados. Los que buscan y piden dialogo son marginados como elementos peligrosos y se abandona la búsqueda del bien común. Se acentúa “la normativa” y hasta el lenguaje se vuelve militar: “director general”, “superiores generales”, “señores”. Se espera obediencia ciega más bien que dialogo y trabajo en equipo.

Aunque contamos con ejemplos y algunos modelos extraordinarios, como: J. Nyerere, N. Mandela, Oscar Romero, Ghandi, Kofi Annan…la mayoría de los lideres no son ejemplares. De hecho la agonía de muchos pueblos que se quedan sin tierras, trabajo, alimentos, educación y cuidados médicos, reside en la mala gestión de sus líderes. Vemos demasiados líderes que solo buscan retener el poder por todos los medios para seguir acumulando bienes aun empobreciendo sus pueblos.

2. CONTEXTO ACTUAL

La necesidad imperiosa de líderes íntegros, tanto en la sociedad civil como en las comunidades religiosas e Iglesias, es probablemente el reto más urgente al que nos enfrentamos hoy día. Si queremos construir una nueva cultura de responsabilidad civil y diálogo intercultural, debemos comenzar con líderes tanto civiles como religiosos que trabajen por el bien común, especialmente de los más marginados y empobrecidos, en un nuevo espíritu de dialogo y de servicio como el “buen pastor”, que vino a dar su vida por los demás. Manteniendo dictadores y líderes corruptos nunca llegaremos al desarrollo autentico de todos y a una paz duradera. Desarrollo integral y paz sostenible son fruto de líderes íntegros, que trabajan por la justicia social, el dialogo y la reconciliación.

En todas las naciones e instituciones existe la misma urgencia de promover una nueva calidad de líderes. ¡Ha llegado la hora! Esto requiere la formación de líderes inteligentes, educados, con convicciones profundas, con capacitad de dialogo y de servicio a los demás comenzando desde nuestras propias familias. Estamos viviendo tiempos de transformación profunda que ni fuerzas armadas, ni gases lacrimógenos, ni cárceles o linchamientos misteriosos podrán silenciar. Necesitamos con urgencia líderes que sean humanos, que crean en la dignidad y potencial de cada persona, líderes íntegros de sabio juicio, líderes que no corran tras el poder, prestigio y cuentas secretas, sino que amen la justicia, transparencia y colaboración, que sean capaces incluso de dar la vida para que los demás puedan disfrutar de una vida digna.

La situación actual de la familia humana es trágica, no solamente porque más de la mitad de la humanidad vive en situaciones infrahumanas sino también porque esta tragedia humana puede ser superada con suficiente madurez humana y buena gestión de los recursos por parte de nuestros líderes. Como explicar que en un país como Uganda que es un auténtico jardín frondoso con dos cosechas al año, exista un 75% de la población viviendo en situación de pobreza e importando el 51% de los alimentos consumidos en el país? ¿Como aceptar que existan 1.400 millones de personas que vivan con menos de 1 euro al día y que esta cifra aumente en 100 millones al año? Esta tragedia inaceptable es “obra de manos humanas” y por tanto la solución está también en nuestras manos: en nuestra solidaridad internacional.

Somos afortunados por vivir en el siglo 21, cuando las posibilidades científicas de comunicación, y desarrollo en todos los campos son fascinantes. Al mismo tiempo el descontento y frustración, a causa del desempleo, de gran parte de los jóvenes en todo el mundo por el abuso de poder y medios por parte de los líderes mundiales, está alcanzando niveles alarmantes. Los días de los dictadores y faraones, que todavía se aferran a sus palacios de poder, parecen estar contados. Y sin embargo, más que favorecer un cambio hacia el dialogo y la democracia, estos parecen atrincherarse más ciegamente en su poder! En muchos países la sociedad está saliendo masivamente a la calle y por ahora el levantamiento social va creciendo. La opresión y manipulación de los sistemas financieros, la especulación de los bancos y falta de integridad de los políticos van llegando a un límite insoportable para los millones de parados y gran parte de la sociedad.
El grito de tantos países en África, como: Egipto, Túnez, Argelia, Libia, Siria, Zimbabue, Nigeria, Costa de Marfil, Ruanda, Uganda, Congo, Sudan…es un grito de: “basta de impunidad a los dictadores, criminales y corruptos. Queremos lideres responsables e íntegros”. Buscamos un nuevo orden social con líderes humanos que se preocupen por el bien de los demás.

¡Los que se atreven a cuestionar el sistema opresor presente deben ser silenciados, gritan los dictadores! Sin embargo un nuevo orden social no puede llegar sin sacrificios incluso hasta de la propia vida. África del Sur es libre hoy gracias al sacrificio de Nelson Mandela durante 27 años en la cárcel y al sacrificio de muchas otras vidas. Los Afrodescendientes en Estados Unidos de América hubieran seguido hoy siendo segregados y esclavos sin el sacrificio de Martin Luther King y muchos más profetas. El crecimiento llega con sacrificio. ¡Sin la poda de los arboles no habrá frutos abundantes! Solo una sociedad civil comprometida puede acabar con los líderes opresores, sangrientos y corruptos para conseguir líderes más humanos y más íntegros.

3. SER LIDER SUPONE UN DON Y UNA TAREA

Todos los talentos y capacidades humanas son al mismo tiempo un regalo de Dios que nos llegan a través de nuestras familias y sociedad, y al mismo tiempo suponen la tarea de desarrollarlos en plenitud. Nadie nace siendo un líder perfecto. La oportunidad de llegar a ser un líder integro es ofrecida a cada uno. Cada persona puede llegar a ser un modelo e inspiración para los demás. El arte de ser líder, como cada talento recibido, puede crecer gracias a la experiencia personal y al conocimiento de las habilidades necesarias para ser líder. Encontramos líderes que asumen esta tarea con responsabilidad.

Existen muchos estilos de liderazgo en los diferentes niveles y profesiones. Personas como Nelson Mandela o Kofi Annan pueden seguir siendo líderes de gran impacto social hasta en la cárcel y en su avanzada edad. Semejantes líderes recibieron el don de ser líder, pero sobre todo han sabido y trabajado para crecer como líderes de gran influencia. Con Martin L. King podríamos decir que no importa tanto que haya algunos dictadores que hagan mucho daño, sino que es más preocupante la pasividad de la inmensa mayoría de la sociedad que es buena gente.

4. LIDERES CON ESPIRITU DE SERVICIO

4.1 SER LIDER

El ser líder implica una cierta madurez humana y un suficiente conocimiento de dinámicas de grupo, relaciones humanas y de gestión. Un buen líder anima e inspira más con el ejemplo que con palabras, respeta y valora la identidad y alteridad de cada persona. Un experto educador escribió: “Las cualidades esenciales y habilidades necesarias para ser líder pueden ser aprendidas y desarrolladas a través de la educación y de la experiencia. Líderes pueden aprender a escuchar, a comunicar con claridad, a tomar decisiones bien informadas y sabias, a ser justo en sus juicios, a ser comprensivo con los fallos humanos, a ser humilde y abierto a nuevas ideas, a guardar un buen sentido del humor, a saber relajarse, a ser responsable y a saber escuchar y dialogar” . Un líder debe ser consciente de:

- Las cualidades, habilidades y necesidades de un líder

- Las necesidades y expectativas del grupo

- Los retos y exigencias de la situación concreta.

El proceso de ser líder integra tanto la dimensión de “realizar la tarea elegida” como la dimensión de la “calidad de relaciones” en el proceso. Estos dos elementos esenciales deben ser integrados.

4.2. SER UN LIDER EFECTIVO Y EFICAZ

La mayoría de los líderes llegan a ser efectivos aprendiendo de sus propios errores. Un líder integro necesita ser sensible y preocuparse por el bienestar de los demás sobre todo en los momentos difíciles. Debido ante todo a las necesidades compulsivas y debilidades personales, muchos líderes llegan a identificarse con la función y posición de poder y son incapaces de aceptar críticas o propuestas de cambio. El hambre de poder cubre la falta de fuerza interior. Muchos necesitan “sentirse superiores” y considerar a los demás como subordinados. Viven con el miedo de perder su posición. El peligro de esconderse detrás de la función es muy frecuente siendo incapaces de preocuparse por el bien de los demás y ser líderes efectivos y eficaces. Por líder efectivo entendemos el que hace lo que debe hacer para el bien común y el líder eficaz es el que lo hace bien. El líder efectivo escucha atentamente a los demás. Reconoce los talentos de los demás y los anima a trabajar por el bien común. No tiene miedo en aceptar sus errores, de enfrentarse a conflictos, aceptando riesgos razonables para ayudar a personas necesitadas y es capaz hasta de sacrificar su vida por los demás. Ser líder efectivo implica “ser agente del cambio” que deseamos ver en la sociedad. Todo cambio significativo comienza en casa. En una sociedad cada día más intercultural e interracial, ser capaz de diálogo, relaciones y comportamientos respetuosos con cada persona es fundamental para todo líder.

Conocer dinámicas de grupo es necesario para capacitar a los demás. De lo contrario podemos actuar desde nuestras necesidades más compulsivas. Al mismo tiempo un líder debe permanecer siempre “consciente del objetivo” para orientar todas las energías y actividades en conseguir el fin deseado.

Jesús de Nazaret fue un líder efectivo, eficaz y afectivo, porque además de hacer siempre lo que debía hacer, lo hacía bien y conocía de cerca los retos, miedos, heridas y hasta las necesidades de prestigio de sus colaboradores. Pero más que juzgarlos, los anima a buscar ser líderes al servicio de los demás, sobre todo de los más marginados. Con demasiada frecuencia los líderes utilizan el poder para controlar a los demás. El poder y los privilegios que van unidos al poder ciegan a los líderes y los tornan insensibles al dolor de los demás. El ser humano, por su fragilidad congénita y egoísmo, necesita madurar como persona y como creyente para ser capaz de unas relaciones interpersonales gratuitas y desinteresadas. Un liderazgo efectivo puede ser difícil por muchos motivos: por asuntos personales sin resolver, por heridas del pasado sin cicatrizar, resentimiento sin procesar y necesidades compulsivas sin integrar. Muchos líderes, también religiosos-as, parecen ser incapaces de relaciones respetuosas y responsables con personas del otro sexo, por falta de madurez humana y madurez de fe.

4.3 ESPIRITU DE SERVICIO

Un líder humano y todavía más si es creyente, busca ser líder en actitud de servicio. “Sabéis que los jefes de las naciones las dominan como señores absolutos, y los grandes las oprimen con su poder. No ha de ser así entre vosotros, sino que el que quiera llegar a ser grande entre vosotros, será vuestro servidor…como el Hijo del hombre no ha venido a ser servido, sino a servir y a dar su vida por los demás”.
En la Biblia con frecuencia encontramos el gesto de lavar los pies del huésped para darle la bienvenida en la familia. Lavar los pies del huésped era normalmente la tarea de sirvientes. Jesús de Nazaret transforma esa mentalidad y tomando esa actitud de respeto y servicio, escandaliza hasta a sus amigos más cercanos. De hecho Jesús convirtió este cambio de actitud en condición esencial para ser su amigo y seguidor.Los dos hecho s del Evangelio que más escandalizaron a sus discípulos de ayer y aun a los de hoy fueron: el lavarles los pies y el dar su vida en la cruz, como un profeta libre y consecuente. Sus amigos, como tantos seres humanos, buscaban ser ministros en un reino de gloria y majestad. Ser líder, al estilo de Jesús, es servir con sencillez y compasión hacia los demás.

5. LEDERAZGO COMO SERVICIO EN EQUIPO

Los días de ser líder en solitario, como jefe absoluto, se ven cada día como más irrespetuosos, ineficaces e inaceptables. La mayoría de ciudadanos-as, incluso en los institutos religiosos, no aceptarán decisiones unilaterales tomadas sin diálogo, respetuosa consulta y discernimiento común. El hecho de que elijamos nuestros líderes y representantes no significa que les entreguemos nuestra responsabilidad, talentos y objetivos, como un cheque en blanco. Somos más conscientes que nunca de que:

- Nadie sabe todo, incluso los reyes, papas o presidentes. Por tanto, no cabe ningún monopolio de la verdad o de la sabiduría.

- Nadie tiene línea directa con Dios o con los misterios de la vida y de las personas. Dios anima con su Espíritu a todas las personas abiertas a Él.

- Todas las personas son bendecidas con innumerables talentos que deben ponerlos al servicio de los demás.

- La activa participación de todos los miembros de una familia, comunidad o nación, es la única manera de promover un desarrollo integral y sostenible para todas las personas y pueblos.

- El dialogo interpersonal e intercultural junto con la colaboración de todos son indispensables para encontrar las mejores medidas y compromisos para superar los desafíos presentes.

Nos vamos moviendo de un estilo de liderazgo individual y piramidal hacia un nuevo estilo de ser líderes en equipo, tanto en grupos laicos como religiosos. Si hubiéramos cultivado y practicado un liderazgo de diálogo en equipo, podríamos haber evitado la mayoría de los graves abusos, escándalos, violencia y hasta genocidios.

Algunos movimientos políticos y religiosos parecen caminar hacia atrás, es decir: hacia un estilo más autoritario, de ciega obediencia y sumisión, y hasta un cierto fundamentalismo. Muchos líderes no son capaces de apreciar la riqueza de la diversidad y la alteridad, y buscan por tanto transformar los miembros en “conformistas”. Creo que estas actitudes y comportamientos más autoritarios atraen sobre todo a personas, que buscan una cierta seguridad o hacer carrera, pero se vuelven cada día más irrelevantes en nuestra sociedad.

Muchos líderes, tanto en las sociedades civiles como religiosas, encuentran gran dificultad en hacer este cambio desde un estilo piramidal hacia un estilo de ser líder en equipo. Muchas comunidades religiosas están perdiendo credibilidad, entre otras razones, por su estilo de vida muy piramidal y centralizado, viviendo desconectadas de las sociedad actual y de los retos de hoy día.

6. SER LIDERES PARA EL BIEN COMUN

Ser líderes para el bien común significa en primer lugar mirar y tomar en cuenta a los más empobrecidos y marginados por nuestras sociedades. Por tanto, ver como los líderes de naciones poderosas que alardean de libertad y respeto a los derechos humanos, expulsan a los emigrantes cada día, viene a ser una ofensa grave contra la humanidad.

“Una sociedad que, en todos sus niveles, quiere positivamente estar al servicio del ser humano, es aquella que se propone como meta prioritaria el bien común, en cuanto bien de todas las personas y de toda la persona” . Esta responsabilidad por el bien común es una responsabilidad de todos los miembros

“Las exigencias del bien común derivan de las condiciones sociales de cada época y están estrechamente vinculadas al respeto y a la promoción integral de las personas y de sus derechos fundamentales”
No existe por tanto, lugar para ciudadanos-as de segunda clase. Para muchos líderes, por desgracia, parecen existir ciudadanos-as y países de segunda clase. ¿Por qué la NATO elige actuar en Libia y no en Somalia?. ¿ Por qué presidentes europeos y americanos hacen convenios con Uganda y Ruanda y no con Tanzania? Preocupan más los intereses propios que el bienestar del pueblo y de las personas más necesitadas. Los políticos se acordarán de los pobres cuando necesiten sus votos. Es indignante ver como algunos políticos utilizan incluso las víctimas de la violencia o desgracias naturales como arma política!

7. LIDERES AL SERVICIO DE RELACIONES ARMONIOSAS Y DE UNAS ESTRUCTURAS HUMANAS Y EFICACES.

Todos los países del mundo, opino, cuentan con prisioneros políticos. Los emigrantes son una realidad social y global que parece preocuparnos, cuando llegan a nuestras puertas. El desempleo se ha disparado de tal forma que ha llegado a ser una vergüenza nacional, europea y global. Las masacres de ciudadanos inocentes parecen seguir en aumento cada día. Nunca hemos visto tantos genocidios como en los últimos años. Estas tragedias son además fabricadas por dictadores concretos, que solo persiguen seguir en el poder y en acumular tesoros escondidos, aunque estén manchados con sangre inocente. Los diferentes países y pueblos han superado tales dictaduras y superaremos también los abusos de poder que estamos sufriendo en el momento presente.

- Deseamos líderes que se comprometan con obras por el bien común de todos los ciudadanos-as, creando oportunidades y estrategias que favorezcan la dignidad y empleo de todas las personas adultas.

- Necesitamos políticos íntegros que lleven a cabo una gestión transparente y creíble, para beneficio de todos y no solamente de su patrimonio personal. Debemos exigirles que trabajen por el bien común.

- Para llegar a tener semejantes lideres íntegros y responsables necesitamos una educación académica excelente junto con una educación integral de valores, que se preocupe por un mundo más justo y humano. Sin estos valores humanos universales: justicia, honestidad, responsabilidad, compasión, solidaridad, respeto, reconciliación, diálogo, paz…hasta la corrupción parece estar bien mientras no te pillen, robar es normal si no te ven, incluso terminar con la vida de los demás es considerado necesario, si es para provecho propio! Cuando los valores fundamentales de una sociedad y sus líderes son debilitados hasta ese punto, entonces estamos ante una sociedad enferma, inhumana y cruel.

- Cuanto más poder se concentra en unas pocas manos, más peligro existe de que se abuse de ese poder. Debemos aprender a liderar una comunidad o sociedad en equipo, en dialogo y en colaboración. Nadie se puede o debe quedar atrás o a un lado. La falta de transparencia y la corrupción es patente y escandalosa en muchos ámbitos y niveles. Solo el trabajo realizado en equipos y el permanecer animados por valores humanos, nos ayudara a ser líderes más íntegros yresponsables.

CONCLUSION

La crisis actual está desenmascarando muchos planes secretos de corrupción, de abuso de poder y exclusión de emigrantes. Uno de los aspectos más claros es la poca responsabilidad y falta de integridad en gran parte de nuestros líderes en todos los niveles y aspectos de la vida social. Lo que me parece más grave todavía es que incluso durante la crisis, cuando el número de parados sigue aumentando, los precios no paran de subir y los impuestos aumentan, nuestros líderes sigan disfrutando de sus beneficios e incluso subiendo sus pingües salarios. Siguen pidiendo que todos reduzcamos el déficit en sanidad, educación y pensiones, mientras que el gran déficit de las administraciones centrales y provinciales sigue siendo escandaloso. Podríamos reducir los gastos públicos comenzando ya con estas próximas elecciones!
Necesitamos líderes más responsables ante el fraude fiscal que se sitúa en España alrededor del 23% del P.I.B. (10 puntos por encima de la media europea) y por el que se pierden miles de millones de euros. Luego lo pagaràn los ciudadanos honestos!

Queremos líderes que se preocupen menos de la banca que aumenta sus beneficios y más de las familias y españoles humildes. ¿Por qué un profesor, catedrático o cirujano ha de ganar menos que el concejal de festejos de un ayuntamiento?

Buscamos líderes que hagan justicia con los políticos corruptos para que devuelvan el dinero robado. Necesitamos más justicia para que el trabajador no se quede con el salario mínimo de 624 E. al mes mientras que un diputado llegue a cobrar con dietas y todos los complementos unos 6.500 E al mes. Exigimos que se haga justicia con los violentos y corruptos, pues todos somos responsables de nuestros propios actos.
Necesitamos líderes que repartan más justamente los impuestos recaudados de todos los ciudadanos y los recursos nacionales. Es indecente la ingente cantidad de dinero destinado a sostener a los partidos y sindicatos, que van de la mano de los mismos políticos. Es escandaloso dedicar billones de euros al gasto militar y reducir el número del personal educativo y sanitario. Es también inaceptable gastar millones de euros en la diplomacia y subir los impuestos a los trabajadores para reducir el déficit público.

Es indignante que los ministros y altos cargos de la política, cuando cesan, sean los únicos ciudadanos de este país que pueden legalmente percibir dos salarios del erario público.

Necesitamos organizar foros sociales y levantar nuestras voces con firmas y otros métodos pacíficos para exigir a nuestros líderes, sobre todo políticos y económicos, que gestionen nuestros recursos nacionales de forma más justa y transparente.

Necesitamos líderes íntegros y los necesitamos ¡urgentemente! Está en nuestras manos: Un proverbio ugandés dice: “Que los antepasados me ayuden, pero ¡manos a la obra”!

Lázaro Bustince Sola


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios