En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...
La miopía política de España en el Sáhara y el surgimiento del Frente Polisario
...leer más...
Consecuencias de la decisión de Trump de reconocer la soberanía marroquí sobre los territorios ocupados del Sahara Occidental
...leer más...

Blog Académico

Noticias
El Sáhara Occidental vuelve al Tribunal de Justicia europeo
...leer más...

Togo pospone nuevamente el Campeonato Africano de Cross Campestre
...leer más...

El primer ministro sudanés reafirma la importancia de la cooperación entre civiles y fuerzas de seguridad
...leer más...

Spotify se expande a más mercados africanos, incluidos Kenia y Nigeria
...leer más...

Las Noticias de la República Democrática del Congo (2021-02-16 / 2021-02-28), edición quincenal en francés de Luc de l’Arbre
...leer más...

El tribunal anula la petición del héroe de "Hotel Ruanda" para trasladar el juicio a Bélgica
...leer más...

Amnistía Internacional condena a las tropas de Eritrea por la masacre de Axum
...leer más...

Egipto y Qatar celebran su primer encuentro desde el fin de la guerra del Golfo
...leer más...

El gobierno de Uganda responde a los EE.UU. tras las amenazas de sanciones
...leer más...

Vanessa Nakate, Amoaka Boafo, Davido y Yvonne Aki-Sawyerr entre las personas africanas de Time 100 Next
...leer más...

Siguen los raptos de niños en Nigeria, la solución es cerrar los colegios
...leer más...

La iglesia católica de Burkina Faso lanza una campaña de movilización de recursos para los más desfavorecidos
...leer más...

El gobernador de Cabo Delgado anima a las fuerzas de seguridad de Mozambique a luchar contra el terrorismo
...leer más...

Los líderes de los derechos civiles se unen para exigir al Congreso de Estados Unidos la aprobación de la Ley de Justicia Policial George Floyd
...leer más...

El buque Artic Sunrise de Greenpeace atracará próximamente en Seychelles
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Caminos de esperanza en los sudanes, por Iván Navarro
...leer más...
El inmenso bien de Manos Unidas: Hablo de lo que he visto, por José Carlos Rodríguez Soto
...leer más...
Miquel Sánchez: escalada en el desierto del Chad, por Roge Blasco
...leer más...
Anansy Cissé, el futuro de la guitarra del Sahel, por Javier Mantecón
...leer más...
La guerra del agua en el desierto del Sahara, por Bartolomé Burgos
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Cultura > Cuentos y relatos africanos >

-

Puncel Reparaz, María

Nace en Madrid y se educa en un colegio de religiosas de la Compañía de maría. Es la mayor de siete hermanos y empieza muy pronto a inventar cuentos para sus hermanos y hermanas pequeños. Al dejar el colegio estudia francés e inglés en la Escuela Central de Idiomas en madrid. Ha trabajado en Editorial Santillana como editora en el departamento de libros infantiles y juveniles. Ha escrito más de 80 libros y traducido alrrededor de los 200.

Ha escrito guiones de TV para programas infantiles y colabora en las revistas misionales GESTO y SUPEGESTO .

Algunos de sus libros más conocidos:

"Operación pata de oso", premio lazarillo 1971

"Abuelita Opalina" . SM,1981

Un duende a rayas", SM, 1982

"Barquichuelo de papel, Bruño, 1996

Ver más artículos del autor

Las uñas del gato salvaje, traducción de María Puncel
02/11/2011 -

(Tomado del libro "Ce que content les Noirs", pág.89)

Texto original: Olivier de Bouveignes

¡Ah, qué hermoso es el gallo! ¡Qué soberbio aspecto tiene con sus plumas de un bello marrón dorado y su cola en forma de penacho!

Sus gallinas están locas por él y él estaba tan engreído y tan envanecido de sí mismo, (es un cuento de gallo el que os voy a contar),que un día en que se le había caído una de sus plumas, se preocupó tantísimo que convocó a todo el gallinero para que le ayudasen a pegársela.

Se probaron todos los pegamentos, todas las colas, nada sirvió. En cuanto se movía, la pluma se despegaba y se caía al suelo.

La vanidad es hermana de la tontería. ¿Adivináis a quién le fue a contar su contrariedad?

Nada menos que al gato salvaje.

En aquel tiempo, lo sé de buena tinta, los gatos salvajes no comían todavía, por derecho propio, ni gallos, ni gallinas ni pollitos; eso llegó a causa del comportamiento de otro gato, como todos sabemos bien, un comportamiento más bien torpe.

- Tienes ahí en el terciopelo de tus patas unas estupendas agujas -le dijo el gallo.

- ¡Pardiez -respondió el otro-, son mis herramientas!

- ¿Qué haces para ganarte la vida?

- Coso vestidos ¿para qué querría si no las agujas?

No me he equivocado, pensó el gallo, esta pata de gato de la que me han contado que tiene uñas, es un alfiletero, y dijo:

- ¿Me prestarías una de tus agujas?

- ¿Para qué la quieres?

- Para coserme una pluma que se me ha caído de la cola.

- Bueno -gruñó el gato ceñudo-, aquí tienes una aguja, pero no la pierdas. Si la pierdes te costará la vida de tus gallinas y tus pollitos.

Pero ¡ay!, mientras intentaba coser, pasó por allí una gallina, la más bella. Perdió el hilo de su costura y después perdió la aguja.

La pluma no pudo ser cosida y por más que buscó y rebusco no fue capaz de encontrar la aguja.

Tuvo que contarles su desgracia a las gallinas. Y las gallinas buscaron y rebuscaron también, pero en vano.

El gato, espiando desde el otro lado del seto, se dio cuenta enseguida del drama que estaba sucediendo en casa de su vecino, y en cuanto supo por cotillas aduladores de que se trataba, ni más ni menos, que de la aguja, se presentó para reclamarla.

- Devuélvemela inmediatamente -le dijo al aterrado gallo-, tengo trabajo urgente en casa.

Era mentira. Hay que ser tan tonto como un volátil para ignorar que un gato no es un modisto. La naturaleza le ha dotado de una piel de terciopelo que no se gasta; no necesita hacerse ropa.

Pero quería su aguja y la quería ¡ya!

- Vecino -le dijo el gallo temblando-, lo siento muchísimo, pero la he perdido.

- ¡Perdido, qué fácil es decirlo! ¡Perdido! ¿Y si la hubieras escondido?

- ¿Me crees un mentiroso?

- ¡Pues claro, a la vista está!

- Mis gallinas y yo y hasta los pollitos la hemos buscado por todas partes y no hemos podido ponerle la pata encima.

- Muy bien, señor Gallo, vecino mío -gruñó en un tono amenazador el malvado prestamista-; pero yo quiero que me sea devuelta mi aguja y ahora mismo...por favor.

- No puedo. Quedo en deuda contigo, amigo Paka.

- Déjate de amigo y de llamarme Paka, perdedor de agujas. Y nada de que quedas en deuda. ¿Es que has olvidado nuestro trato?

- ¡Oh, buen gato salvaje -suplicó el gallo-, espera unos días y te devolveremos tu aguja o una igual?

- ¿Una igual? ¡Mis agujas son únicas, no las hay iguales y te lo voy a demostrar, sin más esperas, maldito gallo!

Y Paka se lanzó ferozmente sobre el gallo y entonces se vio bien para qué servían las agujas del gato salvaje.

¡Imposible recoser las plumas del pobre animal! Bastaba ver al hermoso gallo desplumado, tendido sobre la tierra y con la cresta pálida.

Y desde aquel día, las gentes cuentan que ya se sabe porqué las gallinas escarban continuamente en el suelo.

Es porque buscan incansablemente la aguja de Paka. La buscan en la tierra, entre la hierba, entre las hojas muertas, siempre y por todas partes sin jamás cansarse.

Y seguramente jamás la encontrarán, por eso desde aquel día, el gato salvaje las ataca y las devora.

Si tenéis una gallina mantenedla alejada de la espesura desde donde la espía su mortal enemigo, y si se aventura entre las hierbas altas y la oís gritar, no os preguntéis qué le pasa, ¡es el gato salvaje que se sigue cobrando la aguja que el gato perdió!

Y no sacudáis la cabeza con incredulidad, ni creáis que son sólo los gatos salvajes los que son tan perversos. Otro día os contaré otra historia de un cazador y un tejedor que os demostrará, como tres y dos son los dedos de una mano, que los hombres son, a veces, para sus prójimos peores que el gato salvaje.


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios