En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...
La miopía política de España en el Sáhara y el surgimiento del Frente Polisario
...leer más...
Consecuencias de la decisión de Trump de reconocer la soberanía marroquí sobre los territorios ocupados del Sahara Occidental
...leer más...

Blog Académico

Noticias
El Sáhara Occidental vuelve al Tribunal de Justicia europeo
...leer más...

Togo pospone nuevamente el Campeonato Africano de Cross Campestre
...leer más...

El primer ministro sudanés reafirma la importancia de la cooperación entre civiles y fuerzas de seguridad
...leer más...

Spotify se expande a más mercados africanos, incluidos Kenia y Nigeria
...leer más...

Las Noticias de la República Democrática del Congo (2021-02-16 / 2021-02-28), edición quincenal en francés de Luc de l’Arbre
...leer más...

El tribunal anula la petición del héroe de "Hotel Ruanda" para trasladar el juicio a Bélgica
...leer más...

Amnistía Internacional condena a las tropas de Eritrea por la masacre de Axum
...leer más...

Egipto y Qatar celebran su primer encuentro desde el fin de la guerra del Golfo
...leer más...

El gobierno de Uganda responde a los EE.UU. tras las amenazas de sanciones
...leer más...

Vanessa Nakate, Amoaka Boafo, Davido y Yvonne Aki-Sawyerr entre las personas africanas de Time 100 Next
...leer más...

Siguen los raptos de niños en Nigeria, la solución es cerrar los colegios
...leer más...

La iglesia católica de Burkina Faso lanza una campaña de movilización de recursos para los más desfavorecidos
...leer más...

El gobernador de Cabo Delgado anima a las fuerzas de seguridad de Mozambique a luchar contra el terrorismo
...leer más...

Los líderes de los derechos civiles se unen para exigir al Congreso de Estados Unidos la aprobación de la Ley de Justicia Policial George Floyd
...leer más...

El buque Artic Sunrise de Greenpeace atracará próximamente en Seychelles
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Caminos de esperanza en los sudanes, por Iván Navarro
...leer más...
El inmenso bien de Manos Unidas: Hablo de lo que he visto, por José Carlos Rodríguez Soto
...leer más...
Miquel Sánchez: escalada en el desierto del Chad, por Roge Blasco
...leer más...
Anansy Cissé, el futuro de la guitarra del Sahel, por Javier Mantecón
...leer más...
La guerra del agua en el desierto del Sahara, por Bartolomé Burgos
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Cultura > Cuentos y relatos africanos >

-

Puncel Reparaz, María

Nace en Madrid y se educa en un colegio de religiosas de la Compañía de maría. Es la mayor de siete hermanos y empieza muy pronto a inventar cuentos para sus hermanos y hermanas pequeños. Al dejar el colegio estudia francés e inglés en la Escuela Central de Idiomas en madrid. Ha trabajado en Editorial Santillana como editora en el departamento de libros infantiles y juveniles. Ha escrito más de 80 libros y traducido alrrededor de los 200.

Ha escrito guiones de TV para programas infantiles y colabora en las revistas misionales GESTO y SUPEGESTO .

Algunos de sus libros más conocidos:

"Operación pata de oso", premio lazarillo 1971

"Abuelita Opalina" . SM,1981

Un duende a rayas", SM, 1982

"Barquichuelo de papel, Bruño, 1996

Ver más artículos del autor

La liebre y el león
28/04/2010 -

El rey de la selva había establecido su morada cerca del río.

Todos los animales que iban a beber tenían que pasar ante su guarida y el león no dejaba nunca de elegir sus víctimas entre los miembros de la gran familia de la selva.

No había ninguna otra corriente de agua en toda la zona, lo que aumentaba la inquietud de los animales. Así que se reunieron en una gran asamblea, presidida por la liebre.
-Queridos amigos -les dijo-, el comportamieto de nuestro rey nos afecta mucho a todos. Voy a proponeros que le hagamos una juga-rreta. Tened confianza y dejadme actuar a mí.

Un día, la liebre se acercó a la guarida del león y se puso a gritar:

-¡Qué viento, sí, que ventarrón! Un violento huracán se acerca y llegará en unos momentos. Se aconseja que todo el mundo se ate sólidamente a un árbol.

-¿Qué es lo que pasa?- preguntó el león asustado.

-Se aproxima un vendaval que se lo llevará todo por delante.

Mientras hablaba, la liebre no paraba de recoger fibras.

-¿Qué quieres hacer con esas fibras? -preguntó el león.

-Me voy a atar a este árbol para que no se me lleve el viento.

-Ven -dijo el león-, ven primero a atarme a mí. Yo soy mucho más pesado que tú.

La liebre tuvo buen cuidado de amarrar fuerte y seguramente a su enemigo al árbol. Cuando hubo terminado dijo:

-A ver, amigo, comprueba que estás bien sujeto y que el viento no podrá arrastrarte.

Después de haber comprobado que todo marchaba como había proyectado, la liebre llamó a todos sus compañeros de la selva:

-¡Bajad a beber al río, nuestro enemigo está preso!

Y todos los animales desfilaron por delante del león para ir a beber. A la cabeza de todos ellos marchaba la liebre cantando:

-¡Yo he atado al león!

Y los animales a coro le respondían:

-¡Más vale maña que fuerza!

El león estuvo allí tres días, sin comer ni beber. Por delante de él pasó una caravana de termitas.

-¡Salvadme! -les pidió.

La súplica del león impresionó a las termitas, que se pusieron a trabajar. Poco tiempo después habían roído las fibras y liberado al rey de la espesura, que se apresuró a llegarse hasta el río para saciar su sed. Volvió enseguida y se colocó bajo "su árbol"

para esperar el paso de los animles.
Cuando llegó la hora en que todos ellos bajaban a beber, el léon se lanzó sobre ellos. Pisó a la liebre, que se puso a lamen tarse a gritos:

-¡Todo ha terminado para mí! ¡Me has roto una pata! ¡Persigue a los otros y ya volverás luego a recoger mi cadaver!

El león cayó en la trampa y continuó la caza. La liebre se aprovechó de su ausencia para alejarse del lugar corriendo... como una liebre.

Traducción del francés: María Puncel


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios