En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...
La miopía política de España en el Sáhara y el surgimiento del Frente Polisario
...leer más...
Consecuencias de la decisión de Trump de reconocer la soberanía marroquí sobre los territorios ocupados del Sahara Occidental
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Las Noticias de la República Democrática del Congo (2021-03-16 / 2021-03-31), edición quincenal en francés de Luc de l’Arbre
...leer más...

El primer ministro interino de Libia se reúne con el monarca de Kuwait
...leer más...

Al-Sisi insta a Etiopía a cooperar en las negociaciones sobre la Gran Presa del Renacimiento
...leer más...

Japón suspende temporalmente el pago de la deuda de Mozambique
...leer más...

Yibuti celebrará unas elecciones con pocas sorpresas
...leer más...

Tanzania tiene nueva hoja de ruta en la lucha contra la covid-19
...leer más...

Zimbabue planea adquirir 1 millón de dosis por mes
...leer más...

Una Reserva Natural de Guinea amenazada por los furtivos
...leer más...

Las universidades católicas de Kenia reanudan las clases online tras el cierre gubernamental
...leer más...

Pedro Sánchez visita Angola
...leer más...

Me cortó la mano cuando me negué a desnudarme
...leer más...

Un ataque a una base de la MINUSMA deja cuatro fallecidos y decenas de heridos
...leer más...

Sudán declara el estado de emergencia en Darfur Oeste
...leer más...

Un tribunal de la ONU rechaza la liberación anticipada de un criminal de guerra ruandés
...leer más...

Guinea confirma 5 nuevos casos de Ébola
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Naranjo, José

José Naranjo Noble nació en Telde (Gran Canaria) el 23 de noviembre de 1971. Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid en 1994, ha seguido profesionalmente el fenómeno de la inmigración africana hacia Canarias, tanto desde la óptica de las Islas como desde los países de origen y tránsito de los irregulares. Así, para elaborar sus reportajes, publicados en diversos medios de comunicación, ha viajado por el sur de Marruecos, el Sahara, Argelia, Malí, Senegal, Gambia, Cabo Verde y Mauritania, donde ha recogido los testimonios de centenares de personas. Por este trabajo le fueron concedidos los premios Antonio Mompeón Motos de Periodismo 2006 y el Premio Derechos Humanos del Consejo General de la Abogacía Española 2007, en este caso junto al también periodista Nicolás Castellano.

Buena parte de su trabajo está recogido en los libros Cayucos (Editorial Debate, 2006), con el que fue finalista del Premio Debate, y en Los invisibles de Kolda (Editorial Península, 2009). Además, es coautor de los libros Inmigración en Canarias. Procesos y estrategias (Fundación Pedro García Cabrera, 2008) y Las migraciones en el mundo. Desafíos y esperanzas (Icaria, 2009).

Es redacror de la revista digital de información sobre África Guinguinbali donde tiene su blog Los Invisibles , que reproduciremos en Bitácora Africana

Ver más artículos del autor


La histórica huella de tres españoles en Tombuctú , por José Naranjo

6 de marzo de 2018.

El granadino Es Saheli, el navarro Sidi Yahya y el almeriense Yuder Pachá forman parte del brillante pasado de la mítica ciudad maliense

Hay tres personas clave en la historia de la mítica ciudad de Tombuctú que nacieron en lo que hoy se conoce como España, tres figuras reconocidas por su saber, su arte y su capacidad militar que conforman un pasado compartido desconocido para el gran público. Fernando García-Valiño Carbó, lector de español en la Universidad de Letras y Ciencias Humanas de Bamako, ha investigado sobre la huella dejada por estos tres personajes históricos; el poeta y arquitecto Abu Isaq Es Saheli, el santón Sidi Yahya y el jefe militar Yuder Pachá, nacidos en Granada, Tudela y Cuevas de Almanzora, respectivamente.

Es Saheli, sobre quien el escritor y exministro Manuel Pimentel ha escrito una maravillosa novela titulada El arquitecto de Tombuctú, nació en Granada en 1290. “Desde muy joven sintió el gusto por la poesía, la escritura y la belleza en general. Era hijo del alamín de los perfumeros y aunque llegó a ser notario y secretario de la Cancillería de la Alhambra, se dio a una vida bohemia”, declara García-Valiño. Quizás por ello se vio obligado a huir y comenzó un largo viaje que le llevó hasta El Cairo y La Meca, donde conoció al entonces emperador de Malí, el gran Kanku Moussa, considerado el hombre más rico de toda la historia.

Al parecer, ambos se habían quedado fascinados por las pirámides de Egipto y el soberano mandinga encarga a Es Saheli, quien se había unido a su séquito, la construcción de una mezquita en Tombuctú. “Poeta soy y la arquitectura es la poesía del barro y la piedra, por eso al igual que canto y recito algún día levantaré palacios y mezquitas”. Esta frase atribuida al granadino revela su afán por perseguir la belleza en todas sus formas. Con toscos materiales consiguió así erigir en 1327 la gran mezquita de Djingareyber, su obra cumbre y una de las referencias del estilo arquitectónico sudanés que se extendió por toda esta región. Es Saheli murió en 1346 pero su influencia llegó muy lejos hasta artistas como Gaudí o Miquel Barceló.

Un siglo después pone el pie en Tombuctú un tal Sidi Yahya al Tutila al Andalousi. Aunque su historia se mueve en parte entre la realidad y la leyenda, se sabe que nació en Tudela, en la actual Navarra, allá por el año 1400. En la actualidad una mezquita de la ciudad maliense lleva su nombre porque fue el primer imam y profesor de Corán de la misma. Pero hay quien asegura que su aparición fue más misteriosa. El templo y madrasa al mismo tiempo fue mandado a construir por un rico comerciante llamado El Moctar Hamalla, pero se negó a abrir sus puertas hasta que apareciera “un santo venido del norte” que se convertiría en su primer predicador. Nada menos que 40 años después, en 1441, aparece el tudelano en escena y se presenta como el elegido.

“Entonces los habitantes de Tombuctú van a ver a El Moctar y le hablan de Sidi Yahya, a lo que aquel responde que había enterrado las llaves en un lugar secreto y que si las encontraba sería la prueba de que efectivamente era un santo”, explica García-Valiño. Dicho y hecho. Yahya las localiza, abre las puertas y dirige su primera oración. Más allá de la leyenda, lo cierto es que se trata deuno de los poetas místicos andalusíesmás importantes y que su sabiduría y religiosidad dejaron una huella indeleble en el espíritu de Tombuctú. La Puerta del Fin del Mundo de la mezquita Sidi Yahya así como su mausoleo fueron destruidos por los yihadistas que ocuparon la ciudad en 2012 y posteriormente restaurados.

Sobre el tercer personaje histórico abundan las crónicas y citas. Se trata de Diego de Guevara, luego conocido como Yuder Pachá, quien nació en Cuevas de Almanzora, entonces Cuevas de Vera, Almería, a mediados del siglo XVI. Tras ser capturado por unos piratas berberiscos en su juventud y convertido en eunuco es llevado a Marrakech, donde logró ir ascendiendo hasta convertirse en un destacado militar a las órdenes de Al Mansur, sultán de Marruecos. Sin embargo, el destino le tenía preparada una sorpresa. La ambición del soberano sitúa a Yuder al frente de un ejército que parte a la conquista del Imperio songhay, al sur del desierto del Sahara.

Sus tropas, formadas por unos 5.000 arcabuceros y lanceros de los que al menos 3.000 procedían de España, a los que hay que sumar unos 10.000 dromedarios y una decena de cañones, debieron dar mucho miedo en aquella época. Aunque diezmados por el largo viaje, la batalla de Tondibi, que ocurrió alrededor del 13 de marzo de 1591, fue muy sonada. De hecho, era la primera vez que se escuchaba el ruido de la pólvora y los cañonazos en esta región del mundo. “El askia (emperador) Ishaq II lanzó una manada de bueyes contra las tropas marroquíes, pero tras matar a los que iban delante las bestias dieron la vuelta y arrasaron a los songhays”, explica el lector de español.

Tras su victoria, que marcó el fin del Imperio Songhay, Yuder Pachá se convirtió en el gobernante de Tombuctú (de ahí procede el apelativo de pachá) a las órdenes del sultán marroquí, cargo en el que permaneció ocho años. Sin embargo, la impronta que dejaron él y sus hombres, muchos de ellos moriscos o renegados españoles, llega hasta hoy. Sus descendientes, fruto de la mezcla con mujeres songhays, son conocidos aún hoy como los arma, nombre que se deriva según García-Valiño de las armas de fuego que portaban, y muchas palabras españolas se incorporaron al idioma local.

“Era la lengua que se hablaba en 1590 en el sur de España. Hay que pensar que Cervantes escribió el Quijote apenas 15 años después, por lo que debía ser un español prácticamente moderno, muy parecido al actual”, explica. En la ciudad de Gao, antigua capital songhay, la familia Touré aún conserva los tambores y estandartes que trajeron sus antepasados españoles desde Marruecos. En Tombuctú, muchos de ellos fueron gobernadores y durante décadas mantuvieron el vínculo con el norte. Esta historia, que Fernando García-Valiño trata de rescatar a partir del trabajo hecho en los últimos años por otros investigadores como el escritor Antonio Lozano o el profesor Manuel Villar Raso, sigue estando muy presente entre sus descendientes.

Original en : Blogs de El País. África no es un país



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios