En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2019 : Burundi
...leer más...
Una interpretación de la esclavitud africana en Honduras: siglos XVI-XVIII, por Melida Velásquez
...leer más...
Turismo y pobreza en África: ¿Conflicto o Cooperación?, un informe de Ramón Arozarena
...leer más...
La Encíclica “FRATELLI TUTTI” leída por un Misionero de África
...leer más...
Misión y promoción social
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Un banco chino brinda alivio a la deuda externa de Zambia
...leer más...

El primer ministro de Etiopía pide a la Comunidad Internacional que cese de llamar al diálogo
...leer más...

Grupos de derechos humanos piden a la Corte Africana la revocación de la ley que prohíbe a las madres adolescentes ir a la escuela en Tanzania
...leer más...

Las mujeres masai y el ecoturismo
...leer más...

Reapertura del aeropuerto internacional de Burundi
...leer más...

Un “cartel online” de Kenia engaña a niñas atrayéndolas a orgías
...leer más...

El liceo francés de Nuakchot suspende las clases de laicismo, tras la protesta de los padres
...leer más...

Los obispos católicos en Sudán planean revivir Caritas después de nueve años de inactividad
...leer más...

El Frente de Liberación Popular de Tigray rechaza el nuevo ultimátum para rendirse
...leer más...

El presidente de la CAF suspendido durante cinco años
...leer más...

Marruecos desmantela una célula de Estado Islámico
...leer más...

Exjugador de la selección sudafricana fallece en un accidente de coche
...leer más...

La policía de Zimbabue se compromete a reforzar las medidas de contención de la covid-19 dado el creciente numero de casos
...leer más...

Senegal y España debaten sobre migración
...leer más...

hombres armados asesinan a cinco personas en una mezquita en Nigeria
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Rodríguez Soto, José Carlos

(Madrid, 1960). Ex-Sacerdote Misionero Comboniano. Es licenciado en Teología (Kampala, Uganda) y en Periodismo (Universidad Complutense).

Ha trabajado en Uganda de 1984 a 1987 y desde 1991, todos estos 17 años, los ha pasado en Acholiland (norte de Uganda), siempre en tiempo de guerra. Ha participado activamente en conversaciones de mediación con las guerrillas del norte de Uganda y en comisiones de Justicia y Paz. Actualmente trabaja para caritas

Entre sus cargos periodísticos columnista de la publicación semanal Ugandan Observer , director de la revista Leadership, trabajó en la ONGD Red Deporte y Cooperación

Actualmente escribe en el blog "En clave de África" y trabaja para Nciones Unidas en la República Centroafricana

Ver más artículos del autor


La falta de eco ante las palabras de Francisco en algunos ambientes eclesiales africanos, por José Carlos Rodrígez Soto

28 de octubre de 2020.

¡Antes de criticar una norma, hay que saber la razón por la que existe esa ley”! Así me contesto, con un tono bastante áspero, un sacerdote ugandés al que, hace pocos años, pregunte su opinión sobre la conocida primera frase que pronunció el Papa Francisco sobre los homosexuales “Si una persona es gay y busca a Dios con buena voluntad, ¿quién soy yo para juzgarlo?”. Ya he comentado en otras ocasiones que, conociendo la pasión con la que se rechaza todo lo que tenga que ver la homosexualidad en la mayor parte de ambientes católicos en África, mi propia experiencia me ha demostrado que sirve de muy poco intentar dialogar sobre un tema que se suele ver como tabú y sobre el que, a menudo, se debate más con la visceralidad que con argumentos racionales.

Conociendo la postura de la mayor parte de los obispos católicos en Uganda ante este tema, me imagino la cara de este cura, y muchos otros en el mismo país, al haberse enterado de las últimas declaraciones públicas de Francisco: “Los homosexuales tienen derecho a estar en una familia. Lo que debe haber es una ley de unión civil, de esa manera están cubiertos legalmente”. Me da igual el contexto en el que fueron pronunciadas. El Papa es el autor de estas palabras y no me parece necesario empezar a hacer exegesis o a buscar interpretaciones varias. Si hubiera querido decir otra cosa distinta, lo habría dicho.

Trabajé 20 años en la Iglesia en Uganda, y así como en otros aspectos pastorales y de acción por la paz tuve la suerte de trabajar con obispos, sacerdotes y líderes laicos excepcionales, me di cuenta de que sobre el tema de la homosexualidad simplemente era mejor no sacar el tema. En una ocasión publique una columna en un periódico con el que tenía una colaboración semanal, titulada “Por qué la Iglesia está obsesionada con los gais” y durante varias semanas me llovieron críticas que en muchas ocasiones estaban expresadas en un lenguaje hiriente.

En Uganda, ser gay es delito

Un par de años antes de abandonar el país, en 2006-2007, los parlamentarios intentaron sacar adelante una ley en cuyo proyecto inicial se contemplaba incluso la pena de muerte para los “homosexuales reincidentes” y se establecían penas de cárcel para una persona que conociera el estatus homosexual de un vecino suyo y no lo denunciara. En una ocasión pregunte a dos obispos su opinión sobre este proyecto y me contestaron que la Conferencia Episcopal aún no se había pronunciado porque no habían visto el texto (cosa que me extrañó, porque cualquiera podía ver en anteproyecto de ley consultando en Google). Pocos días después, durante un acto público en presencia del presidente, el arzobispo de Kampala, junto con otros líderes religiosos, expreso en público su agradecimiento al mandatario por apoyar esa ley que, según él, defendía los valores tradicionales y cristianos del país. La ley, finalmente, no llego a aprobarse ante la enorme presión de la comunidad internacional, que se plantó ante lo que consideró – y con razón- una línea roja inaceptable en el campo de los derechos humanos más elementales.

He vuelto a recordar aquellos días al leer el tweet del sacerdote jesuita James Martin, conocido por su defensa de las personas del colectivo LGTB, en el que comentaba las recientes declaraciones de Papa en favor de las uniones civiles entre personas del mismo sexo: “Quizás estas palabras no signifiquen mucho en algunas partes del mundo, pero en lugares como… Uganda, donde muchos obispos se ponen de parte de leyes represivas que criminalizan la homosexualidad, significan mucho”. En Kampala, he conocido a personas homosexuales que han tenido que vivir siempre soportando la tensión de ocultar su orientación, incluidas algunas que terminaron por perder su empleo o incluso ser expulsadas de su vecindario, sin poder reclamar nada a favor de sus derechos, ante el temor de que si intervenía la Policía les podía ocurrir algo peor. Algunas de ellas que trate personalmente, me expresaron su desilusión de ser católicos practicantes en una Iglesia que no solo les daba la espalda, sino que se unía a los que los estigmatizaba y les hacia la vida imposible.

Para añadir más sal a la herida, no son pocos los líderes católicos africanos que han señalado directamente a los homosexuales “infiltrados” en el clero como los responsables del escándalo de la pederastia, mezclando la velocidad con el tocino, además de hacer gala de una enorme hipocresía, puesto que una buena parte de los casos de pedofilia en Iglesia de África -convenientemente tapados casi siempre ofreciendo dinero- se refieren a abusos sexuales a niñas por parte de sacerdotes.

Desde que se hicieron públicas estas palabras del Papa, he mirado, por curiosidad, las páginas web de los principales medios de comunicación ugandeses, incluido alguno de la Iglesia, y me he encontrado con el silencio más absoluto. Es posible que, ante la incomodidad que les ha debido de producir estas declaraciones, hayan optado por permanecer callados.

Original en: En Clave de África



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios