En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Informe de economía solidaria 2019: Economía y personas
...leer más...
La Encíclica “FRATELLI TUTTI” leída por un Misionero de África
...leer más...
Misión y promoción social
...leer más...
Informe "África 2020: Transformaciones, movilización y continuidad", por Fundación Alternativas
...leer más...
La pandemia covid-19 y las comunidades negras-afrocolombianas, por Licenia Salazar y Venanzio Mwangi
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Líderes cristianos en Nigeria condenan el uso de la violencia contra "manifestantes pacíficos desarmados"
...leer más...

Madrid y El Cairo llegarán pronto a un acuerdo sobre cooperación en materia de extradición
...leer más...

Primeros resultados de las Presidenciales en Guinea: Alpha Condé en cabeza
...leer más...

Tanzania termina con la escasez de agua en Mbalizi
...leer más...

Varios atacantes armados liberan a más de 1.300 presos en RD Congo
...leer más...

Trump prepara la eliminación de Sudán como estado patrocinador del terrorismo
...leer más...

La posible retirada de los soldados estadounidenses genera ansiedad en Somalia
...leer más...

Un militar cercano al presidente de Sierra Leona amenaza a la oposición
...leer más...

El sector de turismo y hostelería de Namibia pide al gobierno que relaje las regulaciones a los viajeros
...leer más...

Adiós al tabú de la menstruación en Senegal
...leer más...

Ruanda aprueba el cultivo de cannabis para la exportación
...leer más...

El gobierno de Ghana quiere apoyar económicamente a las empresas propiedad de mujeres frente a la pandemia global
...leer más...

Reino Unido nombra miembro vitalicio de la Cámara de los Lores al arzobispo Sentamu
...leer más...

Las Noticias de la República Democrática del Congo (2020-10-1 / 2020-10-15), edición quincenal en francés de Luc de l’Arbre
...leer más...

El líder opositor de Guinea anuncia la muerte de 3 de sus militantes tras las elecciones presidenciales
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Los gorilas y el coronavirus, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Piedad Córdoba Ruiz, la afrocolombiana más grande del siglo XX, por Licenia Salazar
...leer más...
Binti: los okapis congoleses y el racismo europeo, por Sebastián Ruiz Cabrera
...leer más...
Perspectivas demográficas mundiales para el siglo XXI, por José Antonio Barra Martínez
...leer más...
El desmoronamiento de las dictaduras, por Gaetan Kabasha
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Opinión >

La economía solidaria, colaborativa y del bien común, crece imparable.
07/03/2017 -

Siguen surgiendo diversas y complementarias iniciativas que promueven una economía más justa, humana, solidaria, que buscan el bien común, y que por tanto son radicalmente opuestas a la economía capitalista, que solo persigue el lucro.

Estas nuevas propuestas por un nuevo tipo de política y economía más humana y ética, aunque nacen con diversos nombres (colaborativa, social, solidaria, compartida…) y utilizan sus propias conexiones digitales, en realidad, su objetivo final es el mismo y los valores de referencia son los mismos valores humanos universales.

De hecho estas iniciativas, potenciadas por la rapidez de las redes sociales, son globales y muy semejantes a los Movimientos sociales que son ya fuertes en África subsahariana y a los Movimientos populares de América latina. Todos buscan una democracia real y un mundo nuevo con un desarrollo más justo y soldiario.

Durante la última década, estas nuevas economías: solidaria, colaborativa y del bien común, se han consolidado con una alternativa sólida y estable. Han crecido en número de empresas de comercio justo, en volumen de facturación y van creando más puestos de trabajo. Además de trabajar en ámbitos de agricultura, alimentación, textil, bancos, salud, gestión, etc. han irrumpido en nuevos sectores como la energía o las telecomunicaciones.

Miles de plataformas electrónicas de intercambio de productos y servicios se expanden a toda velocidad en abierto desafío a las empresas tradicionales. Así se visibilizan las redes y movimientos sociales por una economía justa, ecología, social y solidaria.

Entre las más fuertes y conocidas actualmente, podríamos mencionar las tres siguientes:

1. El portal web: www.economiasolidaria.org, es el portal más importante de economía solidaria en el mundo hispanohablante. Se ofrecerá el servicio de mercados sociales territoriales para satisfacer las necesidades cotidianas desde un consumo responsable. Promueve la cooperación y la autogestión de la producción, intercambio y consumo.

2. Otra plataforma potente que ha venido para quedarse es la llamada “economía colaborativa”, con miles de blocks por todo el globo, para facilitar el intercambio de bienes y servicios, con un potencial del consumo colaborativo increíble. En España solamente este consumo colaborativo obtuvo unos ingresos brutos estimados de 28.000 millones de euros en 2015.

3. Otra iniciativa, denominada: “La economía del Bien Común”, es presentada por Christian Felber como una alternativa tanto al capitalismo de mercado como a la economía planificada. El proyecto parte de unos criterios generales pero debe ser un modelo abierto que debe construirse entre todos sus miembros.

Toda actividad económica debe servir al bien común. La economía del bien común se debe regir por una serie de principios básicos que representan valores humanos: confianza, honestidad, responsabilidad, cooperación, solidaridad, generosidad y compasión, entre otros, frente a los valores del lucro y competencia que rigen la economía capitalista. El bien común mide como una empresa vive: la dignidad humana, la solidaridad, la justicia social, la sostenibilidad ecológica, la democracia con todos sus proveedores y clientes. Esta iniciativa exige un límite a la propiedad privada y a la herencia.

Debido a su enorme relevancia e impacto social, conviene recordar también, a los Movimientos sociales que están muy comprometidos y activos en 23 países de África subsahariana, y a los Movimientos populares de gran actividad y potencial de América latina que recientemente se encontraron en Roma con el papa Francisco.

Somos conscientes de que existen otros fuertes movimientos ecológicos y de derechos humanos, además de muchas asociaciones de mujeres, jóvenes, artistas, etc. que también luchan desde sus plataformas por un mundo más justo y solidario.

Todas estas nuevas plataformas éticas, globales y electrónicas de: producción, intercambio y consumo responsable de productos y servicios, se expanden a toda velocidad en un abierto desafío a las empresas tradicionales.

Trabajan por un mundo más justo y solidario, considerando siempre las personas como el centro de atención, promoviendo unas relaciones sociales de equidad, democracia real y fraternidad, para potenciar un desarrollo sostenible, con todos los medios tecnológicos y digitales a su disposición.

El consumo solidario o colaborativo es una respuesta a la inequidad y la ineficiencia del mundo. Sabemos que un 40% de los alimentos del planeta se desperdicia, los coches particulares pasan el 95% de su tiempo parados, un motorista malgasta 2.549 horas de su vida circulando por las calles en busca de aparcamiento…

¿Podemos consentir ese desperdicio? ¿Hacen falta tantos coches? La Tierra alcanzará los 9.000 millones de habitantes en 2050.

El capitalismo ha dejado millones de personas al margen de la sociedad y muchas más desilusionadas. La industria digital se multiplica a tal velocidad que ya hay 5.000 empresas compitiendo con las tradicionales y en todas las actividades: ropa (ThredUP), coches compartidos (Zipcar, SideCar, Lyft, Bluemove, Getaround), prestamos económicos (LeendingClub, alojamiento de viajeros (Hipmunk), trueque de comida (Compartoplato), crowdfunding (KickStarter, Verkami).

El consumo colaborativo representa la complementación ventajosa desde el punto de vista innovador, económico y ecológico de la economía de la producción por la economía del consumo. Encuestas confirman que el 53% de los españoles estarían dispuestos a compartir o alquilar bienes en un contexto de consumo colaborativo.

Se trata de una nueva forma de producir, de consumir y de distribuir, se propone como una alternativa viable y sostenible para la satisfacción de las necesidades individuales y globales.

En el fondo estos modelos de éxito digitales, en la producción, distribución y consumo más solidarios y responsables, tienen el problema de chocar contra el statu quo económico. Pero poco pueden hacer, pues la tecnología es imparable. De cualquier forma, compartir, colaborar, prestar, alquilar son verbos que se expanden con una fuerza nunca vista por la economía mundial.

El sector financiero será asediado como lo han sido los medios de comunicación o la música. Surgen miles de plataformas electrónicas que los emplean. La sociedad quiere cambiar la manera de consumir, la manera en que vive y favorecer los servicios compartidos.

La economía solidaria y colaborativa busca integrar en la gestión de la actividad económica, los valores universales que deben regir la sociedad y las relaciones sociales: equidad, justica, fraternidad económica, solidaridad social y democracia directa.

Los principios de base en estas economías solidarias, colaborativas, y del bien común:

Dignidad Humana, Equidad y Bien Común: Es un valor que reconoce a todas las personas de igual dignidad y derechos. Esta es la base para una igualdad de oportunidades, participación, recursos y servicios. La dignidad humana y el bien común deben ser el fundamento y referencia en toda actividad política y economía.

Trabajo digno: Es fundamental para la dignidad y calidad de vida de las personas. Recuperar las dimensiones humanas, sociales, culturales, económicas del trabajo. Trabajo digno para las mujeres. Las personas son protagonistas. Relaciones de cooperación y no de competitividad. Funcionamiento transparente y participativo en los ámbitos del trabajo. Capacitación profesional en los diversos oficios y relaciones.

Sostenibilidad ambiental: Toda actividad humana está relacionada con la naturaleza. La salud de la naturaleza es salud para todos. Consumo responsable como actitud coherente. Cuidar la soberanía alimentaria y la conservación de las especies. Uso racional de los recursos: agua, energía, materiales…y reciclaje de residuos, energía limpia y turismo responsable. La economía debe estar basada en la ecología para ser sostenible. Compromiso con el entorno: desarrollo sostenible y comunitario del territorio.

Cooperación: Se favorece la cooperación en lugar de la competencia, dentro y fuera y las organizaciones. Las relaciones comerciales deben ser justas, en igualdad, confianza, colaboración, corresponsabilidad, transparencia y respeto.

Nuestra ética es colaborativa, participativa y democrática, compartiendo las responsabilidades y deberes. Favorecer siempre el trabajo cooperativo entre personas y organizaciones, en todos los ámbitos. Se fomenta la cultura de la cooperación, las relaciones en red y los valores de cooperación y de compartir recursos y esfuerzos. La confianza se gana con los hechos. Las redes son espacios de desarrollo crecimiento mutuo y de colaboración.

Solidaridad por encima del lucro: el objetivo es el desarrollo integral, colectivo e indiviudal de las personas y como medio, la gestión eficiente de proyectos económicamente viables y sostenibles. Se desea y busca con los beneficios la mejora o ampliación del objetivo social de los proyectos para construir un modelo social más humano, equitativo, integrador y solidario. Se favorece la reinversión de los beneficios, la redistribución, la transparencia y la economía ética.

Potenciar con la participación de la población satisfacer las necesidades de la comunidad. La tolerancia y aprecio de la diversidad es fundamental para integrar todas las energías disponibles y la colaboración.

Junto a estas iniciativas y valores, en favor de una forma de política y economía más humana, democrática, justa y solidaria, existen además otros muchos compromisos por una economía del bien común, mercado justo, protección del medio ambiente, bancos éticos y numeroso movimientos sociales, que están muy activos, en todos los continentes, para promover un nuevo orden social más democrático, ético y solidario.

La gran ventaja de todos estos nuevos compromisos por una gestión más ética y solidaria de los recursos y servicios sociales, es que disponen de todos los medios digitales para colaborar solidariamente, sin ninguna necesidad de las empresas tradicionales.

Además esta colaboración es global y consigue una difusión y potencial sin precedentes, al margen de las grandes multinacionales tradicionales.

Esta puede ser la gran oportunidad para crear un estilo de producción, distribución y consumo de recursos y servicios, más equitativo y solidario, así como un nuevo ritmo de vida donde las personas sean en centro de atención en la sociedad, buscando siempre una vida digna para todos, integrando la diversidad y el bien común.

Lázaro Bustince. AFS. 7 marzo 2017


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios



- - - - - - - - -
comentó de La economía solidaria, colaborativa y del bien común, crece imparable....

Aquí les dejo una propuesta relacionada con el tema de la economía solidaria en la que estoy trabajando, la cual espero les sea de alguna utilidad:

OTRA MANERA DE SALVAR AL MUNDO
Si eres administrador o visitante de este sitio, posiblemente te encuentras entre quienes, por vocación, se ocupan de buscar soluciones a los problemas ambientales y sociales de nuestras comunidades. Tal vez escribes o haces películas sobre el tema, o participas en algún proyecto o grupo de presión u opinión. Tu labor es fundamental para la difusión de ideas y la toma de decisiones. No obstante todas esas buenas acciones, el deterioro del ecosistema y la conflictividad humana siguen aumentando peligrosamente. Nosotros queremos dar nuestro aporte con una idea novedosa que pensamos pudiera contribuir a acelerar la implementación de cambios esenciales para prevenir el colapso de la humanidad, científicamente pronosticado.
Se trata de diseñar una ciudad ideal, la cual posea todas las características de infraestructura y organización correspondientes a la sociedad sostenible que deseamos para nosotros y nuestros descendientes. Esta urbe, presentada en forma de maquetas, series animadas, largometrajes, video juegos y parques temáticos a escala real, serviría de modelo a seguir para generar cambios positivos en nuestros asentamientos humanos a escala global.
Creemos que es indispensable dar más importancia a la presentación de modelos perceptibles por los sentidos, lo cual puede generar un impacto mucho mayor que la teoría por sí sola.
Te advertimos que el modelo de sociedad que tenemos en mente difiere radicalmente, en algunos aspectos cruciales, del tipo de organización humana al que nos hemos acostumbrado durante siglos, pero estamos seguros de que solo cortando de raíz unas cuantas malas costumbres instauradas a fuerza de la manipulación de sectores económicos, religiosos y políticos, podríamos tener alguna esperanza de futuro.
Si te interesa este proyecto, te esperamos en nuestro sitio web https://elmundofelizdelfuturo.blogspot.com/
donde estamos trabajando en ese sentido.
Atentamente, César Emilio Valdivieso París




Agregar un comentario