En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...
La miopía política de España en el Sáhara y el surgimiento del Frente Polisario
...leer más...
Consecuencias de la decisión de Trump de reconocer la soberanía marroquí sobre los territorios ocupados del Sahara Occidental
...leer más...

Blog Académico

Noticias
El Sáhara Occidental vuelve al Tribunal de Justicia europeo
...leer más...

Togo pospone nuevamente el Campeonato Africano de Cross Campestre
...leer más...

El primer ministro sudanés reafirma la importancia de la cooperación entre civiles y fuerzas de seguridad
...leer más...

Spotify se expande a más mercados africanos, incluidos Kenia y Nigeria
...leer más...

Las Noticias de la República Democrática del Congo (2021-02-16 / 2021-02-28), edición quincenal en francés de Luc de l’Arbre
...leer más...

El tribunal anula la petición del héroe de "Hotel Ruanda" para trasladar el juicio a Bélgica
...leer más...

Amnistía Internacional condena a las tropas de Eritrea por la masacre de Axum
...leer más...

Egipto y Qatar celebran su primer encuentro desde el fin de la guerra del Golfo
...leer más...

El gobierno de Uganda responde a los EE.UU. tras las amenazas de sanciones
...leer más...

Vanessa Nakate, Amoaka Boafo, Davido y Yvonne Aki-Sawyerr entre las personas africanas de Time 100 Next
...leer más...

Siguen los raptos de niños en Nigeria, la solución es cerrar los colegios
...leer más...

La iglesia católica de Burkina Faso lanza una campaña de movilización de recursos para los más desfavorecidos
...leer más...

El gobernador de Cabo Delgado anima a las fuerzas de seguridad de Mozambique a luchar contra el terrorismo
...leer más...

Los líderes de los derechos civiles se unen para exigir al Congreso de Estados Unidos la aprobación de la Ley de Justicia Policial George Floyd
...leer más...

El buque Artic Sunrise de Greenpeace atracará próximamente en Seychelles
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Caminos de esperanza en los sudanes, por Iván Navarro
...leer más...
El inmenso bien de Manos Unidas: Hablo de lo que he visto, por José Carlos Rodríguez Soto
...leer más...
Miquel Sánchez: escalada en el desierto del Chad, por Roge Blasco
...leer más...
Anansy Cissé, el futuro de la guitarra del Sahel, por Javier Mantecón
...leer más...
La guerra del agua en el desierto del Sahara, por Bartolomé Burgos
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Editorial >

La amistad: China - Tanzania
17/02/2009 -

La amistad entre China y Tanzania se remonta al periodo inmediatamente posterior a la independencia de ésta última, en la década de los 60. El modo de vestir de Julius Nyerere era todo un símbolo de la amistad entre los dos países. Pero esta amistad no era solo simbólica, sino una realidad. China, en efecto, ejerció un papel fundamental, en la década de los 70, en la construcción del ferrocarril Tanzania-Zambia (Tazara), en las grandes compañías “Urafiki Textil Mills” y “Ubungo Farm Implements”, además de ofrecer una significativa colaboración militar. China fue un aliado de los países africanos emergentes en su lucha por la liberación del yugo colonial.

Los Chinos impresionaron fuertemente a la población tanzana, sobre todo durante la construcción de “Tazara”, a través de terrenos accidentados, por su entrega al deber, su disciplina, su espíritu de sacrificio, su sencillez y su austero modo de vivir. En los años 60 y 70, la política de China en África – en Tanzania en particular – era: dar ejemplo, con su estilo de vida, para atraer a las nacientes naciones africanas a su manera de vivir y a su ideología. China parecía no tener otro interés que el de apoyar proyectos de desarrollo africanos para promover el comunismo de corte chino. Una misión altruista, con el fin de implantar unos valores tan apreciados por ellos.

Pero, la época de las ideologías ha terminado y se ha producido un cambio estratégico evidente en la forma que China tiene de acercarse a los gobiernos africanos. Lo que realmente interesa ahora es la extracción de materias primas y los beneficios que puede sacar de los países africanos. Las implicaciones políticas, tan importantes al principio, han sido abandonadas, como material irrelevante. China busca, ahora, impulsar su economía mediante el comercio internacional, y en África lo está consiguiendo, especialmente gracias a la amplia inyección de productos chinos, a las numerosas empresas de construcción, y a la presencia de profesionales en varios ámbitos, en especial, la medicina.

El impacto de China en África es evidente, y a menudo más eficaz que lo ha sido la cooperación occidental. China ofrece más ventajas y mejores condiciones que Occidente. En esta época de crisis, calma los miedos africanos que ven como la ayuda de Occidente disminuye. China, no solo mantiene sus promesas de cooperación a África, sino que las incrementa según las necesidades. No es, pues, de extrañar que África esté mirando ahora más hacia China.

A China se le critica por su pésimo compromiso con los derechos humanos en su propio territorio y porque no considera el impacto que tienen sus inversiones, tanto en la política como sobre los derechos humanos. Se le critica porque negocia con gobiernos corruptos y poco respetuosos de los derechos humanos, como Sudán – donde China tiene intereses petroleros – y Zimbabue, donde se interesa al de oro y a los minerales.

Cierto, no se pueden excusar los delitos contra los derechos humanos; hay que denunciarlos. A pesar de todo, África ve en China un camino para salir de la pobreza en estos tiempos de crisis, cuando Occidente está más preocupado en protegerse a sí mismo que en ayudar a los demás. Pero, Occidente no puede abandonar a África, expoliar sus recursos energéticos, e impedir que comercie con otros países.

Esperemos que Occidente aprenda algo de la situación aquí descrita, y que sea menos ideológico y más práctico. Occidente defiende el libre mercado, pues bien, ¡ahora tiene la oportunidad de competir con China por los productos africanos! A ver quien ofrece más. Y… ciertamente, Occidente no tiene el peso ético suficiente para criticar a China por su comercio con gobiernos corruptos... Alguien dijo: “El que esté libre de pecado, tire la primera piedra”.


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios