En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El movimiento misionero en el siglo XIX y el mundo negro-africano, por Fidel González Fernández
...leer más...
¿Más allá del interés nacional y la seguridad?: Propuestas para otra política exterior española en África, por GEA-UAM
...leer más...
Derechos humanos y democracia en Guinea Ecuatorial
...leer más...
Promoción de las inversiones españolas en África subsahariana: Recomendaciones y conclusiones, por José María Mella [et al.]
...leer más...
Inversión empresarial española en África subsahariana, por José María Mella [et al.]
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Kizito Mihigo recibe a título póstumo el premio Vaclav Havel
...leer más...

El asistente de un candidato a las presidenciales de Tanzania arrestado por blanqueo de dinero
...leer más...

6.800 casos de abuso sexual infantil registrados en seis meses en Uganda
...leer más...

Naufragios de barcos de migrantes frente a las costas de Libia
...leer más...

Estados Unidos quitaría a Sudán de la lista de países patrocinadores del terrorismo
...leer más...

El Gobierno de Camerún propone un plan de reconstrucción para la región separatista anglófona
...leer más...

La OIM advierte sobre la inseguridad medioambiental y de seguridad en la región de Lake, Chad
...leer más...

Los Obispos de California en marcha contra el pecado estructural del racismo
...leer más...

Arrestos en una iglesia de Uganda por violar las normas de prevención contra la covid-19
...leer más...

La firma del acuerdo de paz en Sudán se fija para octubre
...leer más...

El expresidente de la IAAF condenado a dos años de cárcel por corrupción
...leer más...

Francia se compromete con el proceso de paz en Sudán
...leer más...

Zimbabue en el punto de mira de Sudáfrica por las violaciones a los derechos humanos
...leer más...

La sociedad civil de Togo llama al boicot a las empresas del régimen
...leer más...

La presidenta de la Asamblea de RD Congo denuncia insultos sexistas
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Aguadero Miguel, Ramón

Ramón Aguadero imparte docencia en enseñanza secundaria y universitaria. Siempre se ha considerado educador antes que profesor, de modo que las necesidades del alumnado, la promoción de la educación en valores y el fomento de la participación han sido una prioridad en su práctica educativa. Ha participado desde 2005 en procesos educativos con menores en riesgo de exclusión y en actividades formativas con monitores de educación infantil en Beira (Mozambique). Su línea de investigación se centra principalmente en estudiar las causas y factores de la desigualdad educativa en África negra, así como en promover en la comunidad educativa un (re)conocimiento de la riqueza social y cultural de las plurales sociedades subsaharianas. En este sentido, merece la pena destacar la dirección del monográfico África ante la Educación, en el número de 2012 de la revista Foro de Educación, y su colaboración con diversas organizaciones, como la Fundación Sur de Madrid y la asociación ASPA Andalucía, en la elaboración de materiales educativos sobre temática africana. Doctor en Ciencias de la Educación, su tesis doctoral aborda los desafíos de la educación básica en Mozambique en claves de equidad social. Miembro del Departamento de Teoría e Historia de la Educación y M.I.D.E. de la Universidad de Málaga, imparte asignaturas del área social en la Facultad de Educación.

Ver más artículos del autor


¿Hay crisis? ¿Qué crisis? Pregunten en Mozambique (2 ) “Hoje em dia, a beleza do homem está no bolso”, por Ramón Aguadero

7 de septiembre de 2009.

Pero volvamos a fijarnos en la ciudad, demos una vuelta por esta Beira ruidosa y dinámica. De la mano de las inversiones extranjeras y, en especial de la pujante presencia china, en Beira se ve movimiento. Para empezar, el aeropuerto presenta un aspecto remozado, gracias a vodacom, una de las dos operadoras de telefonía móvil. Como dice su publicidad, “tudo bom com vodacom”. Hasta parece que ha producido el milagro de que el nuevo escáner (made in China, por supuesto) funcione, de modo que ya no es preciso pelearte con el empleado de aduanas para que te permita pasar el material didáctico que llevas en la maleta. Después, en los días sucesivos, te das cuenta que “algo” ha cambiado. El tráfico está insoportable: por primera vez, hay atascos en Beira. En hora punta (cuatro de la tarde), es imposible circular por la Baixa. Maquinino, la zona comercial, es un caos permanente: a los vehículos de cooperantes, instituciones gubernamentales y de los comerciantes indios y árabes se unen decenas de coches de segunda, tercera o cuarta mano que, por unos seiscientos euros, está comprando la nueva “clase media” africana. Hasta hay cola para estacionar en el Shoprite, hasta hace poco tiempo el único centro comercial de la ciudad...

El coche (de tercera mano) y el teléfono móvil (de penúltima generación) se han convertido en el símbolo de la posición social que ocupas y el espejo en el que mirarse ante los demás para demostrar que eres alguien.

Pero la ciudad aún nos depara más sorpresas. De la mano de los comerciantes chinos se han multiplicado las tiendas y, junto con ellas, han llegado nuevos lugares de entretenimiento y diversión: por primera vez, los niños y niñas de Beira tienen oportunidad de jugar en castillos de aire y de bolas, al estilo occidental, mientras sus familias degustan un buen churrasco en el nuevo restaurante chino, que no tiene problemas en servir comidas mozambiqueñas, el negocio es el negocio. Y es que, por fin, de la mano del gigante asiático, ha llegado el verdadero progreso a la ciudad. Nuestro presidente podía ir a Beira y comprobar como allí se siguen a rajatabla sus sabios consejos de consumir para salir de la crisis. Al hilo de la presencia china, que construye a marchas forzadas la “China Town” entre la autovía del aeropuerto y la antigua carretera a la Manga, se multiplica el comercio informal por las calles y barrios de la ciudad: nunca se había visto tanta gente vendiendo todo lo imaginable que puedas vender, en cualquier lugar y a cualquier hora. Porque a los tradicionales productos agrícolas locales y a los puestos de ropa de calamidades se ha sumado una amplia gama de productos, no sólo de primera necesidad, sino todo un enorme surtido de golosinas, baratijas, bisutería y productos electrónicos de ínfima calidad, que hacen las delicias de la gente... Hasta el Millenium Bank ha abierto una oficina, con cajero automático incluido, en pleno centro de Munhava.

Sin embargo, la vida de los habitantes del barrio no ha cambiado mucho: es verdad que se ha construido un nuevo centro de salud, y que ha mejorado el servicio de ambulancias, pero por lo demás, poca cosa ha mudado. No hace falta más que adentrarse en sus calles, más allá de la rúa Krusse Gomes, para comprobarlo: los mismos niños con las mismas sonrisas y las mismas carencias; las mismas escuelas masificadas; las mismas aguas fecales inundándolo todo; los mismos cines de barrio, construidos con barro y cañas, que hacen más soportables los días, entre telenovelas, vídeos musicales y partidos de fútbol; las mismas conversas entre vecinos que tienen miedo de dar lugar al optimismo (“como vai? Ah, está a andar, pouco a pouco”); las mismas mujeres con la azada en la cabeza y el niño en la espalda camino de la machamba, ahora que el cambio climático modifica la época de lluvias y la especulación alimentaria duplica el precio del saco de arroz...

La vida, como vemos, sigue otros derroteros en Munhava. Coincide más con lo que canta el angoleño Afroman, rapero de éxito en los países africanos de lengua portuguesa. Con unas letras mordaces y un humor irónico y corrosivo, dibuja fielmente los valores de la nueva sociedad que se está gestando, entre coches, móviles, amores traicionados, buscarse la vida y anhelos de mejorar. Como me comentan varios jóvenes a los que les engancha esta música, aunque estas canciones hablen de Luanda, son un retrato fiel del mismo Mozambique:

“Quantos fazem cursos que não são de seu desejo

quantos pais querem trabalhar, mas não lhes dão oportunidades

os filhos a reclamar: nós não almoçamos?

quantos este ano não conseguiram estudar por falta de possibilidades...
É chato ser pobre...”

Y termina, lacónico, con una prueba irrefutable de la nueva mentalidad global que nos envuelve: “Hoje em dia, a beleza do homem está no bolso”.

El progreso arrambla en Beira, pero no es más que el espejismo de una fatalidad. Los informes de la ONU dicen que Mozambique continúa creciendo económicamente. No lo pongo en duda. Pero a las pruebas me remito para afirmar que viene acompañado de un aumento imparable de la desigualdad. A los pobres siempre les llegan los últimos (si es que les llegan) los beneficios de este diabólico sistema económico



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios