En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...
La miopía política de España en el Sáhara y el surgimiento del Frente Polisario
...leer más...
Consecuencias de la decisión de Trump de reconocer la soberanía marroquí sobre los territorios ocupados del Sahara Occidental
...leer más...
Neocolonialismo: Desarraigo cultural y dependencia en la República del Congo (parte 2/2)
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Los líderes de los derechos civiles se unen para exigir al Congreso de Estados Unidos la aprobación de la Ley de Justicia Policial George Floyd
...leer más...

El buque Artic Sunrise de Greenpeace atracará próximamente en Seychelles
...leer más...

Las fuerzas de seguridad de Ghana allanan el nuevo centro de derechos LGTBI+
...leer más...

La UE apoyará las estrategias de vacunación contra la covid-19 en África
...leer más...

Marruecos como ejemplo de desarrollo de las energías renovables
...leer más...

África oriental y meridional buscan fortalecer los lazos comerciales
...leer más...

Thuli Madonsela recibe el título de caballero francés por su lucha contra la corrupción
...leer más...

Varias iglesias atacadas en el norte de Nigeria
...leer más...

Los trabajadores de la sanidad sudafricana en huelga
...leer más...

En debate la adhesion de Marruecos, Túnez y Mauritania a la CEDEAO
...leer más...

La policía del Capitolio recuerda los horrores del 6 de enero
...leer más...

Somalia necesita urgentemente celebrar elecciones
...leer más...

La Constitución como piedra angular para hacer frente a los nuevos desafíos en Egipto
...leer más...

El gobierno de Uganda desmiente haberse vacunado antes que el resto
...leer más...

El candidato del partido gobernante vence en las presidenciales de Níger
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Miquel Sánchez: escalada en el desierto del Chad, por Roge Blasco
...leer más...
Anansy Cissé, el futuro de la guitarra del Sahel, por Javier Mantecón
...leer más...
La guerra del agua en el desierto del Sahara, por Bartolomé Burgos
...leer más...
La masacre del 12 de Yekatit, por Mario Lozano Alonso
...leer más...
Un país muerto, por Ika Oliva Corado
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > AfroIslam >
Harga: la religión ayuda a la política
7 de febrero de 2018

La iniciativa de proclamar la “harga”* ilícita ha sufrido una inusual ola de críticas. El enfoque ha sido cuestionado en su legitimidad y efectividad.

Mohamed Aïssa, cuya intención parece ser defender la credibilidad de sus predicadores atrapados en una embarazosa controversia, había reconocido previamente que la anatemización de la harga no detendría a los candidatos a la emigración ilegal. Por lo tanto, defiende a los imanes sin reivindicar la sentencia inicialmente emitida por el Alto Consejo Islámico.

No es necesario ser un iniciado para observar que, por esta fatwa, la institución religiosa intenta acudir en ayuda de un poder abrumado por el trágico efecto de su fracaso: la salida masiva de argelinos de todas las edades y sexos que huyen de su condición, y por lo tanto de su país, enfrentándose a un nivel de riesgo que dice mucho de su desesperación. La asimilación de este impulso a un movimiento de suicidio para poder luego condenarlo como un acto religioso prohibido es un subterfugio. A pesar de la alta dosis de riesgo, el migrante se acerca a la harga como un acto saludable. Su intención no es solo vivir, sino vivir mejor. Y como tiene derecho a equivocarse, lo único que nos queda es mantener su intención, como lo estipula la religión.

Si todas las acciones arriesgadas fueran asimiladas al suicidio, la historiografía islámica no abundaría en tantas épicas heroicas. Incluso excluyendo la guerra, que en el Islam es a menudo un deber religioso, no habríamos tenido esos grandes viajeros, navegantes, comerciantes, geógrafos y eruditos para saber que permitieron que la civilización musulmana experimentara su "edad de oro".

El problema es que se ha vuelto recurrente para el gobierno instruir a la mezquita para emitir veredictos sobre cuestiones terrestres. El viernes 12 de enero, fue Yennayer quien fue honrado; anteriormente, en noviembre, se dedicó un sermón a... la importancia de las elecciones locales. La red de Zaouïas es invitada regularmente a invertir en operaciones de marketing político, su concurso es particularmente apreciado en las sucesivas épocas de las elecciones presidenciales.

Cuando la religión intentó arrogarse el poder de organizar la vida pública, nos costó una hecatombe antes de deshacernos de ella. Teóricamente. Pero el poder no ha asimilado la lección: solo quiere ser el patrocinador de esta regencia religiosa de la Ciudad. Y él hace creer que si él fomenta la práctica islamista, sigue siendo para propósitos nobles. Un poco como si hubiera un uso político bueno y malo de la religión.

Sobre el tema de los harragas, el ministro presenta a los imanes como "defensores de la República contra las ideas que siembran la desesperación y la desmoralización...". Un poco como si esta desesperación no fuera el efecto de una administración.

Convocar a los hombres de religión para que presenten el drama de la harga como el mero resultado de alguna manipulación mental es pedirles que dispensen, en este asunto como en otros, con su deber de inventario. No, el poder no tiene que eludir su responsabilidad frente a la manifestación más dolorosa de su bancarrota.

Mustapha Hammouche @musthammouche

*A los emigrantes los llaman «harraga», «los que queman [las fronteras]»

Fuente: Liberte algerie

[Fundación Sur]


Artículos relacionados:

- Harraga en Argelia

- Malestar después de los comentarios antimigrantes de un ministro argelino

- El fenómeno de la harraga crece en la emigración ilegal de los argelinos a España

- Mirada sobre la migración (africana) en Argelia

- España repatrió a 1.400 argelinos clandestinos en 2010


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios