En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...
La miopía política de España en el Sáhara y el surgimiento del Frente Polisario
...leer más...
Consecuencias de la decisión de Trump de reconocer la soberanía marroquí sobre los territorios ocupados del Sahara Occidental
...leer más...

Blog Académico

Noticias
La Unión Africana retrasa la salida de la AMISOM de Somalia
...leer más...

Coca-Cola Kwanza ayuda a la comunidad en Tanzania y evita el riesgo reputacional
...leer más...

El turismo de Botsuana al borde del precipicio
...leer más...

El think-tank Veritas reclama la retirada del ejército en Zimbabue
...leer más...

¿Por qué Egipto es importante para los Estados Unidos?
...leer más...

El Informe Mundial sobre el Hambre revela que 1,5 millones de kenianos se enfrentan al hambre tras la covid-19
...leer más...

Marruecos suspende la cooperación con las representaciones de Alemania en el país
...leer más...

Los líderes religiosos en Benín llaman al diálogo y ofrecen oraciones por la paz
...leer más...

El presidente de Egipto pone en funcionamiento el organismo para las dotaciones de la Iglesia católica
...leer más...

El proceso político libio se ve salpicado por un escándalo de corrupción
...leer más...

El presidente de la República del Sáhara Occidental solicita que “la ONU asuma la responsabilidad de la violación del alto el fuego por parte de Marruecos”
...leer más...

La Fundación Jacob Zuma de Sudáfrica arremete contra Raymond Zondo
...leer más...

Biden conversa con el presidente de Kenia sobre asuntos de seguridad
...leer más...

El opositor chadiano Yaya Dillo Djerou acusa a la policia de asesinar a varios de sus familares
...leer más...

Muere de covid-19 el obispo de la diócesis de Kankan en Guinea
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Muñoz Abad, Rafael

Cuando por primera vez llegué a Ciudad del Cabo supe que era el sitio y se cerró así el círculo abierto una tarde de los setenta frente a un desgastado atlas de Reader´s Digest. El por qué está de más y todo pasó a un segundo plano. Africa suele elegir de la misma manera que un gato o los libros nos escogen; no entra en tus cálculos. Con un doctorado en evolución e historia de la navegación me gano la vida como profesor asociado de la Universidad de la Laguna y desde el año 2003 trabajando como controlador. Piloto de la marina mercante, con frecuencia echo de falta la mar y su soledad en sus guardias de inalcanzable horizonte azul. De trabajar para Salvamento Marítimo aprendí a respetar el coraje de los que en un cayuco, dejando atrás semanas de zarandeo en ese otro océano de arena que es el Sahel, ven por primera vez la mar en Dakar o Nouadhibou rumbo a El Dorado de los papeles europeos y su incierto destino. Angola, Costa de Marfil, Ghana, Mauritania, Senegal…pero sobre todo Sudáfrica y Namibia, son las que llenan mis acuarelas africanas. En su momento en forma de estudios y trabajo y después por mero vagabundeo, la conexión emocional con Africa austral es demasiado no mundana para intentar osar explicarla. El africanista nace y no se hace aunque pueda intentarlo y, si bien no sé nada de Africa, sí que aprendí más sentado en un café de Luanda viendo la gente pasar que bajo las decenas de libros que cogen polvo en mi biblioteca…sé dónde me voy a morir pero también lo saben la brisa de El Cabo de Buena Esperanza o el silencio del Namib.

@Springbok1973

cuadernosdeafrica@gmail.com

Ver más artículos del autor


Hamburguesas y SIDA, por Rafael Muñoz Abad

21 de junio de 2012.

Azafatas rubias que gentilmente atienden a un elegante señor negro sentado en una butaca de primera clase en un vuelo de Jo´burg a Frankfurt. El día después del derrumbe del Apartheid trajo imágenes que anteriormente difícilmente pudieran ser tomadas como icono de la sociedad sudafricana. Una ofensiva estatal vertebrada entorno a agresivas campañas de publicidad en las que blancos y negros aparecían por igual; donde quizás el mejor ejemplo fue la proliferación de series del estilo de La hora de Bill Cosby; telefilmes que mostraban el bienestar y éxito social de la neoburguesía afroamericana de los EE.UU. Abogados y doctores negros que compartiendo elegantes vecindarios con blancos acomodados, empezaron a ser habituales en la pequeña pantalla. Sudáfrica está muy por delante del resto del continente africano en lo que a niveles de bienestar social e industrialización se refiere; tratándose, a pesar de sus muchas otras carencias, de una de las economías emergentes que forma parte de los denominados BRICS. Sus aglomeraciones urbanas la hacen foco de inmigración para el resto del continente que suspira con engrosar las filas de esa nueva clase media negra que ha surgido. El grado de occidentalización de la sociedad negra es muy alto; y aún así, asistimos a un neoapartheid donde en pleno Soweto un concesionario BMW convive con un arrabal de chabolas. Y es que ahora, los estratos sociales más deprimidos y engrosados por la inmigración, señalan con alevosía a la nueva clase social: negros con modales de blancos les dicen con acritud. Uno de los males de la industrialización sudafricana es la generación de bolsas de trabajadores sin recursos. Maná para las cadenas de comida rápida que ofrecen alimentos baratos pero de muy mala calidad. Es una paradoja como Sudáfrica, presentando una activa industria alimenticia y una excelente huerta mediterránea, ostenta el mayor grado de obesidad del continente africano donde los fast foods proliferan en cada esquina. Incongruencia que igualmente recoge España. Resulta que ahora, el sobrepeso empieza a relacionarse con aquellos que no pueden acceder a una alimentación de calidad y deben suplir el aporte calórico con alternativas más económicas y por ende más perjudiciales. Vaya paradoja, pero la situación no dista mucho de lo que por igual acaece en las sociedades desarrolladas; igualmente abonadas a la comida basura y sus enfermedades coronarias. Con unas cifras de obesidad cebadas a base de hamburguesas gigantes que ya afectan a muy por encima de la mitad de la población negra y a casi un tercio de los blancos, pasa que la sobrealimentación se está relevando como un serio problema en muchos países africanos. ¿Surrealista verdad? La otra gran lacra que afecta a la población negra es la epidemia del SIDA. Una sangría incontrolable que popularmente y de forma macabra se le conoce como “el virus del adelgazamiento”. Dolencia física y social que los estigmatizados procuran esconder detrás de las calorías de dietas a base de hamburguesas y fritangas; pensamiento de engorde, que al fin y al cabo es consonante con las culturas africanas donde lo grande siempre es mejor que lo pequeño; aparentemente sano alivio del pobre cuyo retroviral viene en un pan entre queso y refrescos.

Centro de estudios africanos de la ULL
cuadernosdeafrica@gmail.com



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios