En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...
La miopía política de España en el Sáhara y el surgimiento del Frente Polisario
...leer más...
Consecuencias de la decisión de Trump de reconocer la soberanía marroquí sobre los territorios ocupados del Sahara Occidental
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Togo pospone nuevamente el Campeonato Africano de Cross Campestre
...leer más...

El primer ministro sudanés reafirma la importancia de la cooperación entre civiles y fuerzas de seguridad
...leer más...

Spotify se expande a más mercados africanos, incluidos Kenia y Nigeria
...leer más...

Las Noticias de la República Democrática del Congo (2021-02-16 / 2021-02-28), edición quincenal en francés de Luc de l’Arbre
...leer más...

El tribunal anula la petición del héroe de "Hotel Ruanda" para trasladar el juicio a Bélgica
...leer más...

Amnistía Internacional condena a las tropas de Eritrea por la masacre de Axum
...leer más...

Egipto y Qatar celebran su primer encuentro desde el fin de la guerra del Golfo
...leer más...

El gobierno de Uganda responde a los EE.UU. tras las amenazas de sanciones
...leer más...

Vanessa Nakate, Amoaka Boafo, Davido y Yvonne Aki-Sawyerr entre las personas africanas de Time 100 Next
...leer más...

Siguen los raptos de niños en Nigeria, la solución es cerrar los colegios
...leer más...

La iglesia católica de Burkina Faso lanza una campaña de movilización de recursos para los más desfavorecidos
...leer más...

El gobernador de Cabo Delgado anima a las fuerzas de seguridad de Mozambique a luchar contra el terrorismo
...leer más...

Los líderes de los derechos civiles se unen para exigir al Congreso de Estados Unidos la aprobación de la Ley de Justicia Policial George Floyd
...leer más...

El buque Artic Sunrise de Greenpeace atracará próximamente en Seychelles
...leer más...

Las fuerzas de seguridad de Ghana allanan el nuevo centro de derechos LGTBI+
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Caminos de esperanza en los sudanes, por Iván Navarro
...leer más...
El inmenso bien de Manos Unidas: Hablo de lo que he visto, por José Carlos Rodríguez Soto
...leer más...
Miquel Sánchez: escalada en el desierto del Chad, por Roge Blasco
...leer más...
Anansy Cissé, el futuro de la guitarra del Sahel, por Javier Mantecón
...leer más...
La guerra del agua en el desierto del Sahara, por Bartolomé Burgos
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Editorial >

Gran Hermano África nos reta a abrir los ojos
24/11/2008 -

Entre noticias tan duras como el asesinato del periodista congoleño, Didace Namujimbo – a la temprana edad de 34 años –, el juicio a los seis soldados nigerianos – contestado por MEND –, la incapacidad de la MONUC de escoltar a militantes Mai Mai a Goma o el frustrado intento de golpe de Estado en Guinea Bissau, nos encontramos con una noticia que se sale de lo que esperamos de África: “El concursante de Angola gana la tercera edición de Gran Hermano África III”.

Algunos pensarán que esto no es una noticia digna de la prensa junto con las anteriores, más importantes y donde la vida está en juego. Puede parecer gran frivolidad leer de repente sobre Gran Hermano en medio de tanta calamidad, violencia y muerte.
Dejo a un lado la valoración que merezca o no el programa Gran Hermano. En sí, no parece dejar indiferente a muchas personas, teniendo tantos defensores como detractores a ultranza. El fondo del tema, sin embargo, no es si el programa vale o no vale la pena, si ofende o no la dignidad de la persona o si su función es alimentar o no el morbo de quienes diariamente lo siguen, ávidos de revelaciones íntimas, saboreando el Streep-tease personal y emocional al que los participantes están obligados si quieren permanecer en el programa hasta el final. La verdadera cuestión es ¿porqué choca tanto esa noticia?

Es difícil entrar en la mente de los lectores, y sería temerario pretender afirmar algo que, en sí, es tan personal como la verdadera motivación de nuestros juicios. Pero podemos imaginar razones que nos lleven a entender las reacciones negativas, siempre y cuando permanezcamos conscientes de que son pura elucubración por nuestra parte, sin pretensión alguna de afirmar que lo pensado corresponde a la realidad. Pero, adelantar razones en un foro como éste, abierto al diálogo y al intercambio de ideas, es una forma sensata de verificar las ideas, dejando que las críticas las purifiquen y, al estilo popperiano, esperar aquella evidencia que confirme su falsedad y nos ponga de nuevo en el camino de nuestra eterna búsqueda de sentido.

¿Porqué, pues, choca tanto esa noticia? ¿Porqué se la considera sin interés público o frívola? ¿Es porque el público solo quiere saber de sangre, violencia, sufrimiento y violaciones…? O quizás, ¿tenemos miedo a descubrir que los africanos no están todo el tiempo matándose, muriéndose de hambre o sufriendo todo tipo de calamidad?

El gran reto al que nos enfrenta “Gran Hermano África” es descubrir que el africano es una persona humana,; una persona corriente como nuestro vecino o vecina, como la gente que encontramos en el autobús, como aquellos con quienes trabajamos, con quienes vivimos y nos relacionamos, alguien como nuestra propia familia. Y, nosotros, las personas formamos un universo de grandezas y pequeñeces, de virtudes y de vicios, con sus alegrías y sus penas, sus esperanzas y sus ansiedades, con sus momentos de sabiduría y de frivolidad. Que Gran Hermano haya sido un éxito en África, como lo fue en Europa o en EEUU, nos revela que, en el fondo, no somos tan distintos. La necesidad universal de entretenimiento o de morbo crea ese lazo que nos aterroriza: si somos realmente iguales, entonces, lo que les pasa a los africanos nos podría pasar también a nosotros. Las situaciones de violencia y muerte podrían también darse en mi barrio o en mi país, con actores que conozco bien, incluyéndome a mí mismo. De hecho, ya hemos estado allí, pero nuestra memoria es muy corta,

En esta ocasión, ha sido Gran Hermano lo que nos reta a continuar esa lección universal que nos enseña a cambiar nuestra imagen de África y a desmotar nuestros esquemas mentales predeterminados, nuestros prejuicios, pero… hay otras muchas más instancias que nos retan a lo contrario, ¡si solo tuviéramos ojos para verlas!


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios