En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...
La miopía política de España en el Sáhara y el surgimiento del Frente Polisario
...leer más...
Consecuencias de la decisión de Trump de reconocer la soberanía marroquí sobre los territorios ocupados del Sahara Occidental
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Tanzania y Uganda firman el acuerdo para la construcción del Oleoducto de Crudo de África Oriental
...leer más...

La Liga Africana de Baloncesto se estrenará en Ruanda
...leer más...

Las autoridades chadianas anuncian sanciones contra sus soldados implicados en abusos sexuales en Níger
...leer más...

La SADC planea desplegar efectivos en Mozambique
...leer más...

Las Noticias de la República Democrática del Congo (2021-03-16 / 2021-03-31), edición quincenal en francés de Luc de l’Arbre
...leer más...

El primer ministro interino de Libia se reúne con el monarca de Kuwait
...leer más...

Al-Sisi insta a Etiopía a cooperar en las negociaciones sobre la Gran Presa del Renacimiento
...leer más...

Japón suspende temporalmente el pago de la deuda de Mozambique
...leer más...

Yibuti celebrará unas elecciones con pocas sorpresas
...leer más...

Tanzania tiene nueva hoja de ruta en la lucha contra la covid-19
...leer más...

Zimbabue planea adquirir 1 millón de dosis por mes
...leer más...

Una Reserva Natural de Guinea amenazada por los furtivos
...leer más...

Las universidades católicas de Kenia reanudan las clases online tras el cierre gubernamental
...leer más...

Pedro Sánchez visita Angola
...leer más...

Me cortó la mano cuando me negué a desnudarme
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Una fecha fatídica, por Gaetan Kabasha
...leer más...
Calendario electoral africano 2021: lo que pasó y lo que viene, por Omer Freixa
...leer más...
Suez y su click online, por Rafael Muñoz Abad
...leer más...
Las mujeres de Namibia se rebelan, por Bartolomé Burgos
...leer más...
El Esperance de Túnez, mejor equipo africano de fútbol de la última década, por Pancho Jaúregui
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Entrevistas >

Entrevista al Padre Macalli: “No tengo otra ofrenda que mi vida”
16/10/2020 -

El desierto del secuestro “Ha sido un tiempo de gran silencio, purificación, regreso a los orígenes y a lo esencial. Una oportunidad para volver a ver la película de mi vida. Todos los días, especialmente los domingos, decía las palabras de la Consagración ’este es mi cuerpo ofrecido’ pan partido para el mundo y África”: así lo dice a la Agencia Fides el misionero italiano padre Pierluigi Maccalli en la primera entrevista difundida tras la experiencia del secuestro. Maccalli, de 59 años, misionero de la Sociedad de Misiones Africanas, originario de Madignano, en la provincia de Crema (Italia), fue secuestrado en Níger en la frontera con Burkina Faso, en la noche del 17 al 18 de septiembre de 2018, por milicianos yihadistas y puesto en libertad el pasado 8 de octubre, desde donde llegó a Italia. Actualmente se encuentra en su país natal. “Su liberación - señalan sus hermanos de comunidad – ha sido uno de los signos más vivos que el Señor ha enviado en este tiempo de sufrimiento y en este Mes Misionero”. Contactado por Fides, Maccalli ha respondido a algunas preguntas.

Agencia Fides: ¿Con qué espíritu ha vivido este tiempo de encarcelamiento y qué significará para su vida como misionero?

Macalli: Resistir para existir. Es la palabra que me acompañó y me animó a seguir día tras día. Me secuestraron en pijama y pantuflas; no tenía nada y era visto como un don nadie por estos fanáticos musulmanes yihadistas que me consideraban un "kafir" impuro y condenado al infierno. Mi único apoyo era la oración sencilla matutina y vespertina que aprendí en familia de mi madre y el rosario de mi abuela como oración contemplativa. El desierto fue una época de gran silencio, de purificación, de retorno a los orígenes y a lo esencial. Una oportunidad para revisar la película de mi vida que ahora entra en su tercera edad. Son muchas las preguntas que me hice y clamé como un desahogo y lamento a Dios: ¿Dónde estás? ¿Por qué me has abandonado? ¿Hasta cuándo Señor? ¡Sabía y sé que Él está ahí! Pero sé que a Dios se le ve de espaldas, ahora que soy libre, en casa empiezo a entender. Veo los testimonios de cuánta gente ha rezado, marchado y realizado vigilias para pedir mi liberación... Estoy sorprendido y asombrado. Lo que esta historia significará para mi vida como misionero, no lo sé ahora. Necesito tiempo.

AF: ¿Ha crecido su relación con Jesús a pesar de no tener la Eucaristía, el consuelo de la Palabra y de los hermanos?

Macalli: Todos los días y especialmente todos los domingos decía las palabras de consagración "este es mi cuerpo ofrecido" pan partido por el mundo y África. En la oración de la mañana rezaba un himno francés "un jour nouveau commence, un jour reçu de toi... nous le remettons davance entre tes mains tel qu’il sera..." y - terminaba agregando - "no tengo otra ofrenda que la de mi vida".Pedí una Biblia, pero no me la dieron. Todos los domingos me regalaba un pasaje evangélico para meditar, sobre todo con motivo de los tiempos fuertes de Adviento-Navidad y Cuaresma-Pascua. Pero desde el 20 de mayo, el día en que nos trajeron una radio de onda corta, que había pedido repetidamente, al menos para escuchar las noticias del mundo (Radio France International y BBC), pude escuchar el comentario sobre el Evangelio dominical de Radio Vaticano todos los sábados. Una vez incluso la misa en directo... fue precisamente la misa de Pentecostés 2020. Esa mañana, después de escuchar las noticias de RFI, cambiando de frecuencia, para mi gran sorpresa escuche al Papa Francisco en italiano, me acerque al oído y sintonice mejor la radio, encontrándome al comienzo de la misa de Pentecostés en comunión con el Papa, la iglesia y el mundo. Me dije a mí mismo “hoy estoy en la Basílica de San Pedro en Roma y al mismo tiempo en misión en África. Escuche con cierta emoción las lecturas y el Evangelio que me recuerdan el lema de mi ordenación sacerdotal, el pasaje del Evangelio de Juan (Jn 20): ‘Como el padre se envió, yo también os envío. Recibid el Espíritu Santo’. ¿Coincidencias? La homilía del Papa Francisco fue un soplo de aire fresco. Después de 2 años de sequía espiritual y de ausencia de la Palabra de Dios, me sentí renacido y acogí este don como un soplo del Espíritu Santo que quiso empujar las ondas de radio hasta el Sahara. Disfruté como nunca del Evangelio y de las palabras del Papa, tenían un sabor y un gusto especial en ese contexto.

AF: ¿Cuánto ha cambiado su relación con la muerte y qué relación siente tener ahora con la misión ad gentes?

Macalli: En el primer video que me hicieron hacer el 28 de octubre de 2018 decían que el gobierno italiano quería pruebas de que estaba vivo, me dijeron que me dirigiera libremente al gobierno, al Papa y a la familia. Empecé con mi familia a decirles ‘sean fuertes, recen por mí, estoy listo para cualquier cosa’ y al Papa Francisco ‘recuerden rezar por mí’. Solo una vez recibí expresamente una amenaza o incluso una promesa de un muyahidín de dispararme una bala en la primera oportunidad. Estaba molesto e irritado por otro episodio que no voy a contar. A sus ojos yo era un sucio ’kafir’ y además un predicador de una fe herética y condenado por el Corán que, según él, se permitía desacreditar el Libro Sagrado. Ese día vi la espada de Damocles colgando amenazadoramente sobre mi cabeza. Pero cuantos más días y meses pasaban, menos temía una conclusión trágica, éramos un bien precioso para ellos y por eso siempre nos trataban bien en general.

Siempre me he sentido misionero incluso con los pies encadenados, diría ’misionero desde el fondo de mi corazón’ como solía decir nuestro Fundador (Melchior de Marion Bresillac fundador de S.M.A.). A menudo caminaba por las laderas de Bomoanga-Níger (la misión de la que me arrancaron). Mi cuerpo era prisionero de las dunas de arena, pero mi espíritu viajaba a los pueblos que mencionaba en mi oración y también repetía los nombres de mis colaboradores y de muchas personas y jóvenes que llevo en mi corazón especialmente los niños desnutridos y enfermos de los cuales me ocupaba y muchos, muchos rostros que son una presencia viva en mi corazón herido. Me di cuenta de que la misión no es solo ’hacer’, sino silencio y fundamentalmente es Missio Dei, es obra del Señor. El gran activismo que caracterizaba mis días ahora no era más que recuerdo y oración. Pero la misión continúa y siempre está en buenas manos, las manos de Dios, de hecho, es la Missio Dei. Los testimonios de personas, amigos y extraños que participaron en vigilias de oración, marchas, etc. para implorar mi liberación, que recibo en estos días como un eco, me confirman lo poderosa que es la Missio Dei. Todos me dicen que oraron mucho, incluso alguien dijo ‘tú llenaste las iglesias’... no yo, ¡esta es la obra de Dios!

AF: ¿Cuál era la relación y cuáles son sus sentimientos hoy hacia los secuestradores y carceleros?

Macalli: Siempre me respetaron en general. Mi larga barba blanca debió crear su efecto entre los jóvenes sin barba que me custodiaban, me llamaban en árabe o tamaceq "shebani" (anciano). Todavía siento mucha tristeza hacia estos jóvenes adoctrinados por videos de propaganda que escuchaban todo el día. ¡No saben lo que están haciendo! No tengo rencor contra mis captores y carceleros, he orado por ellos y sigo haciéndolo. También deseé al hombre que dirigía todo durante mi último año de prisión, mientras el coche nos llevaba a la cita para la liberación, el pasado jueves 8 de octubre: “que Dieu nous donne de comprendre un jour que nous sommes tous frères” (Que Dios nos conceda un día entender que somos todos hermanos).

AF: ¿Cuáles son sus deseos e intenciones para el futuro?

Macalli: Estos dos años han sido escuela del presente. Quería que terminara pronto, cada atardecer decía “ojalá mañana”. Luego, cuando salía el sol, tomaba mi rosario y seguía el ritmo de mi día con los habituales gestos cotidianos día tras día. El futuro es de Dios, ahora disfruto de volver a casa, este es mi presente. El futuro cercano es encontrarme con los hermanos de Génova y Padua que aún no he abrazado físicamente y luego los monasterios de clausura que han orado incansablemente por mí y visitar a los muchos amigos en Italia y más allá. El futuro será como Dios quiera.

Fuente: Agenzia Fides

[Fundación Sur]


Artículos relacionados:

- La misionera suiza Béatrice Stockly podría haber sido asesinada por los yihadistas

- Liberado en Malí el sacerdote italiano Pier Luigi Maccalli, secuestrado por yihadistas

- “El nombre de la hermana Gloria Cecilia Narváez no está en la lista de los rehenes liberados”

- Africanía, 23-09-19: ¡Un año sin noticias de Luigi Maccalli! Entrevista con su compañero de la Sociedad de Misiones de Africanas (SMA) Marcos Delgado

- Liberado en Malí el líder opositor Soumaïla Cisse

- Tres años del secuestro en Malí de la monja colombiana Gloria Narvaez

- Sor Gloria Cecilia Narváez, la misionera colombiana secuestrada en Mali, sigue viva

- Aparece la misionera sor Gloria Cecilia, junto a otros rehenes secuestrados en Malí, en un vídeo difundido por Al Qaeda

- Bogotá envía a Malí un grupo especial antisecuestro para investigar sobre la religiosa colombiana secuestrada

- Secuestrada en Malí, la misionera colombiana Gloria Cecilia Narváez

- Liberad al padre Maccalli, un hombre de paz al servicio de Níger durante más de 10 años

- Luigi Maccalli y Nicola Chiacchio siguen vivos

- Secuestrado en Níger el misionero italiano Pier Luigi Macalli


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios