En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...
La miopía política de España en el Sáhara y el surgimiento del Frente Polisario
...leer más...
Consecuencias de la decisión de Trump de reconocer la soberanía marroquí sobre los territorios ocupados del Sahara Occidental
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Togo pospone nuevamente el Campeonato Africano de Cross Campestre
...leer más...

El primer ministro sudanés reafirma la importancia de la cooperación entre civiles y fuerzas de seguridad
...leer más...

Spotify se expande a más mercados africanos, incluidos Kenia y Nigeria
...leer más...

Las Noticias de la República Democrática del Congo (2021-02-16 / 2021-02-28), edición quincenal en francés de Luc de l’Arbre
...leer más...

El tribunal anula la petición del héroe de "Hotel Ruanda" para trasladar el juicio a Bélgica
...leer más...

Amnistía Internacional condena a las tropas de Eritrea por la masacre de Axum
...leer más...

Egipto y Qatar celebran su primer encuentro desde el fin de la guerra del Golfo
...leer más...

El gobierno de Uganda responde a los EE.UU. tras las amenazas de sanciones
...leer más...

Vanessa Nakate, Amoaka Boafo, Davido y Yvonne Aki-Sawyerr entre las personas africanas de Time 100 Next
...leer más...

Siguen los raptos de niños en Nigeria, la solución es cerrar los colegios
...leer más...

La iglesia católica de Burkina Faso lanza una campaña de movilización de recursos para los más desfavorecidos
...leer más...

El gobernador de Cabo Delgado anima a las fuerzas de seguridad de Mozambique a luchar contra el terrorismo
...leer más...

Los líderes de los derechos civiles se unen para exigir al Congreso de Estados Unidos la aprobación de la Ley de Justicia Policial George Floyd
...leer más...

El buque Artic Sunrise de Greenpeace atracará próximamente en Seychelles
...leer más...

Las fuerzas de seguridad de Ghana allanan el nuevo centro de derechos LGTBI+
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Caminos de esperanza en los sudanes, por Iván Navarro
...leer más...
El inmenso bien de Manos Unidas: Hablo de lo que he visto, por José Carlos Rodríguez Soto
...leer más...
Miquel Sánchez: escalada en el desierto del Chad, por Roge Blasco
...leer más...
Anansy Cissé, el futuro de la guitarra del Sahel, por Javier Mantecón
...leer más...
La guerra del agua en el desierto del Sahara, por Bartolomé Burgos
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Opinión >

Elogio de las diásporas africanas
21/10/2008 -

Encontramos, por un lado, pequeños grupos de africanos que se agitan en París, Bruselas y otros lugares para intentar existir en un plano político. Y por otro lado encontramos las decenas de miles de hombres y mujeres que vinieron al viejo continente para tentar su suerte, que han tenido éxito a fuerza de trabajar y que se esfuerzan de todas las maneras posibles para ayudar a sus países de origen. Los primeros traicionan la causa que pretenden defender, los segundos sirven a esta causa de manera ejemplar. Los primeros son escuchados cada vez menos, los segundos son cada vez más respetados.¡Algo completamente justo!

Lo más relevante en este asunto es que la crisis del sistema económico y financiero cuyos indicios vivimos hará de la diáspora africana, sin duda alguna, uno de los instrumentos más potentes del desarrollo futuro del continente. Por tres razones: primero, porque la competencia, el saber hacer, la experiencia de los africanos expatriados es grande en campos muy diversos; luego, porque los países de los que son originarios descubren, uno tras otro la extraordinaria contribución que podrían ofrecer al proceso de desarrollo; y por último, porque las comunidades de expatriados, que buscan un sentido y que nunca han roto los lazos con su patria, comienzan a convencerse de que desempeñan un papel importante para llevar a cabo este proceso.

Ciertamente, sólo nos encontramos al principio de un gran movimiento que traerá de vuelta al suelo africano a los profesores, médicos, abogados, trabajadores de empresas, ingenieros, escritores, artistas, músicos, comerciantes. Pero es evidente que las dificultades extremas engendradas por la crisis actual y la depresión general que acecha a las sociedades prósperas del hemisferio norte lo acelerarán intensamente en los próximos años. Provocarán un retorno en masa de estos hombres y mujeres a los que las autoridades de los países afectados no han preparado, pero que sería mejor que prepararan porque les permitirá resolver la mayoría de los problemas, aparentemente insolubles, a los que se enfrentan hoy en día.

Sin duda, y es algo positivo para las sociedades occidentales, todos los trabajadores de empresas africanos que se han instalado en Europa y los Estados Unidos no volverán a su país, pero los que se quedarán en el sitio en el que un día se asentaron no dejarán de estrechar vínculos con su patria. Ellos también se convertirán en vectores ineludibles del desarrollo como lo prueban las acciones, cada vez más usuales y eficaces, que llevan a cabo asociaciones en el marco de la cooperación descentralizada en Francia.

En el seno del nuevo mundo que se prepara, las diásporas serán, sin lugar a dudas, uno de los principales vectores del desarrollo, pero también del estrechamiento de vínculos entre el norte y el sur. Dejemos, pues, que los amargados, los violentos, los rencorosos se desgañiten. Los acontecimientos futuros se encargarán de demostrar que no han hecho más que traicionar a los países cuya causa pretendían defender.

Jean-Paul Pigasse

Artículo obtenido de Les Dépêches de Brazzaville, el 20 de octubre de 2008.

Traducido por Laura Betancort, alumna de la Universidad Pontificia Comillas de Madrid Traducción /interpretación, colaboradora en la traducción de algunos artículos.


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios