En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...
La miopía política de España en el Sáhara y el surgimiento del Frente Polisario
...leer más...
Consecuencias de la decisión de Trump de reconocer la soberanía marroquí sobre los territorios ocupados del Sahara Occidental
...leer más...

Blog Académico

Noticias
El Sáhara Occidental vuelve al Tribunal de Justicia europeo
...leer más...

Togo pospone nuevamente el Campeonato Africano de Cross Campestre
...leer más...

El primer ministro sudanés reafirma la importancia de la cooperación entre civiles y fuerzas de seguridad
...leer más...

Spotify se expande a más mercados africanos, incluidos Kenia y Nigeria
...leer más...

Las Noticias de la República Democrática del Congo (2021-02-16 / 2021-02-28), edición quincenal en francés de Luc de l’Arbre
...leer más...

El tribunal anula la petición del héroe de "Hotel Ruanda" para trasladar el juicio a Bélgica
...leer más...

Amnistía Internacional condena a las tropas de Eritrea por la masacre de Axum
...leer más...

Egipto y Qatar celebran su primer encuentro desde el fin de la guerra del Golfo
...leer más...

El gobierno de Uganda responde a los EE.UU. tras las amenazas de sanciones
...leer más...

Vanessa Nakate, Amoaka Boafo, Davido y Yvonne Aki-Sawyerr entre las personas africanas de Time 100 Next
...leer más...

Siguen los raptos de niños en Nigeria, la solución es cerrar los colegios
...leer más...

La iglesia católica de Burkina Faso lanza una campaña de movilización de recursos para los más desfavorecidos
...leer más...

El gobernador de Cabo Delgado anima a las fuerzas de seguridad de Mozambique a luchar contra el terrorismo
...leer más...

Los líderes de los derechos civiles se unen para exigir al Congreso de Estados Unidos la aprobación de la Ley de Justicia Policial George Floyd
...leer más...

El buque Artic Sunrise de Greenpeace atracará próximamente en Seychelles
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Caminos de esperanza en los sudanes, por Iván Navarro
...leer más...
El inmenso bien de Manos Unidas: Hablo de lo que he visto, por José Carlos Rodríguez Soto
...leer más...
Miquel Sánchez: escalada en el desierto del Chad, por Roge Blasco
...leer más...
Anansy Cissé, el futuro de la guitarra del Sahel, por Javier Mantecón
...leer más...
La guerra del agua en el desierto del Sahara, por Bartolomé Burgos
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Cultura > Cuentos y relatos africanos >

-

Puncel Reparaz, María

Nace en Madrid y se educa en un colegio de religiosas de la Compañía de maría. Es la mayor de siete hermanos y empieza muy pronto a inventar cuentos para sus hermanos y hermanas pequeños. Al dejar el colegio estudia francés e inglés en la Escuela Central de Idiomas en madrid. Ha trabajado en Editorial Santillana como editora en el departamento de libros infantiles y juveniles. Ha escrito más de 80 libros y traducido alrrededor de los 200.

Ha escrito guiones de TV para programas infantiles y colabora en las revistas misionales GESTO y SUPEGESTO .

Algunos de sus libros más conocidos:

"Operación pata de oso", premio lazarillo 1971

"Abuelita Opalina" . SM,1981

Un duende a rayas", SM, 1982

"Barquichuelo de papel, Bruño, 1996

Ver más artículos del autor

Elegir bien a los amigos, traducido por María Puncel
04/11/2010 -

Seriamente preocupado al pensar que su muerte podría estar cercana, un hombre llamó a su hijo pequeño.

-¿A quién crées que debería yo encomendarte para el día en yo ya no esté aquí?

-¡A mi primo! -respondió el joven-; es rico y siempre está de buen humor. Es un verdadero amigo.

Lleno de dudas y recelos acerca de esta elección, el padre sugirió a su hijo que pusiera a prueba a su primo, antes de contarle nada sobre el proyecto.

- Me he dado cuenta de que tú lo pasas muy bien en su compañía; pero eso no basta para estar seguro de que existe una verdadera amistad. Y la amistad es algo muy importante para ti, sobre todo
porque te vas a quedar solo.

-¿A quien querrías que yo eligiera?

-A tu tío, por ejemplo.

-¿A mi tío? ¡No! Es muy gruñón, poco generoso y además es dema-
siado mayor para comprender a la juventud.

-Desde luego es mayor que tu primo; y tienes la impresión de que es gruñón porque te da consejos; en cuanto a si es poco generoso lo sabremos cuando le sometamos a la misma prueba que a tu primo.

-Hagamos la prueba, pero estoy seguro del resultado. ¿Y qué crées que el tío puede darme? No tiene casi nada. Mientras que mi primo está forrado de oro.

-El corazón de los que no tienen nada es menos duro que el de los ricos. Si tu primo te acoge generalmente mejor que tu tío es
porque le llevas a menudo un pernil de antílope, un cuenco de vino de palma o un racimo de bananas. Él acoge tus regalos con una sonrisa, ¡no faltaría más! Es posible que sea su estómago tu verdadero amigo y no tú.

Unos días más tarde de esto, el joven fue a visitar sus trampas
de caza y encontró allí un magnífico búfalo.

En vez de matarlo y descuartizarlo, como tenía por costumbre, hizo lo que su padre le había sugerido.

Con una hermosa calabaza de un brillante rojo oscuro, llena de vino de palma, fue a visitar a su primo.

Al principio fue recibido con los brazos abiertos. El vino de la calabaza, sólo con su aroma ya producía su efecto.

Le fue ofrecido un asiento a la sombra en el patio y su prima
trajo unas copas.

Despues de una charla sobre cosas sin importancia, el joven pi-dió a su primo si podría enviar a su mujer a sacar agua del pozo.

- ¡Eyó! -respondió riéndose el primo-;¿para qué que queremos agua si tenemos para beber ese excelente vino de palma?

-Es que -le murmuró misteriosamente nuestro amigo-, es que tengo que contarte una cosa grave y no quiero que ella nos oiga.

-¡Una cosa grave! -dijo el otro poniéndose en guardia-.¿Qué te ha pasado?

-Pues me ha pasado...que he encontrado un cadáver en una de mis trampas. Y tengo que ocultarlo en algún lugar. Y he pensado que tú, que me recibes siempre con tanto agrado podrías guardármelo, por lo menos hasta el anochecer.

-¡Dejar un cadáver en mi casa! ¿Es que no te das cuenta de que si yo aceptase eso que te propones me haría cómplice de tu crimen e incurriría en la misma pena que tú?

-Sí, querido primo, lo he pensado y creo que tú eres el único que puede librame de la pena que me amenaza.

-Yo no quiero tener nada que ver con criminales -dijo secamente
el primo-; y me asombra que hayas creído que yo me mezclaría en semejante asunto.

-Yo no soy un criminal, primo; ha sido un accidente. El hombre ha caído en la trampa, ¡yo no quería que se matase!

-¡Da igual! Si la cosa se descubre tendrás que pagar la multa y la indemnización.
-¿Y que es eso para ti que eres rico y generoso?

-No quiero oir más sobre este sunto. Levántate, llévate tu vino y no le digas a nadie que me has hablado de esta historia.

Ya podéis imginar lo que el joven sintió al recibir un trato tan diferente al de otros días. Vio claramente que no era cosa de insistir. Un poco más y su primo le hubiera hecho arrestar por los guardias del jefe. Se levantó, pues, un poco triste y se fue a contarle su decepción a su padre.

-Ve ahora a proponerle lo mismo a tu tío -le dijo el anciano.
-¿Para qué, padre? No puedo esperar una acogida más cordial que la de mi primo que me quería tanto...

-Sin embargo, tienes que ir.

Temiendo una decepción por adelantado, el joven fue, con la ca-labaza en las manos, a ver a su tío.

-Querría contarte una cosa en el mayor secreto -le dijo.

-¿Es algo malo, no? Y por eso necesitas el secreto.

-No es nada bueno, desde luego.

-Espera a que mande fuera a mi mujer y a mis hijos. Las cosas malas no son para sus oídos.

Después de tomar esta precaución, el tío volvió junto a su visitante y le dijo:

-Ya puedes hablarme ahora, estamos solos tú y yo.

-He matado a uno.

-¿Se sabe?

-Nadie lo sabe, sólo lo sabemos tú y yo.

-En ese caso habrá que ocultar el cadáver.

-No sé dónde esconderlo.

-¿Está lejos de aquí?

-No mucho; está en el bosque, en una de mis trampas de caza.

-¡Atención! Disimula tu preocupación; mis hijos vuelven de la fuente. Tomemos una copa de tu vino de palma. Eso les hará pen-sar que has venido a traerme un regalo y a nosotros nos dará tiempo para pensar.

-¿Qué piensas hacer, tío?

-Primero bebamos. Después iremos a recoger el cadáver antes de aque nadie sepa nada. Nadie sospechará que está en mi casa...que tú visitas tan raramente.

Al oir estas palabras el rostro de nuestro cazador se llenó de alegría al descubrir la verdadera amistad.

-¡Tío -exclamó levantandose contentísimo-, acabo de descubrir que se puede ser generoso aunque no se sea rico!. La verdad es que yo no he matado a nadie y no tengo nada que esconder salvo a un hermoso búfalo.

-¿Un búfalo?

-Si, y ya que habías aceptado esconderlo en tu casa, cuando creías que era un cadáver comprometedor, voy a pedir a mi padre que me permita poder traértelo.

Y, sin más explicaciones, se lanzó a la carrera hacia su casa para anunciar a su padre que había encontrado un amigo, un ver-dadero amigo, a quien podría confiarlo cuando él muriera.

Y evidentemente, fue al tío, el hombre al que el padre confió a su hijo, y fue al tío al que desde ese momento el joven ofreció su vino, su caza y sus bananas.

La prudencia de su padre le había enseñado que hay dos formas de amar. La que muestra el leopardo frente a un antílope, porque le gusta su carne, no es igual que la que le había mostrado su tío dispuesto a ayudarle.

La verdadera amistad es la desinteresada.

(Tomado del libro "Sur del lèvres congolaises", pág.173)
texto original: Olivier de Bouveighi
traducción del francés: María Puncel


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios