En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2019 : Burundi
...leer más...
Una interpretación de la esclavitud africana en Honduras: siglos XVI-XVIII, por Melida Velásquez
...leer más...
Turismo y pobreza en África: ¿Conflicto o Cooperación?, un informe de Ramón Arozarena
...leer más...
La Encíclica “FRATELLI TUTTI” leída por un Misionero de África
...leer más...
Misión y promoción social
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Uganda, el país con una de las mejores estrategias de comunicación sobre los riesgos de la covid-19
...leer más...

La aerolínea nacional de Ruanda reanuda la mayoría de sus rutas
...leer más...

Museveni y la juventud ugandesa
...leer más...

El Banco Mundial dona dinero a Túnez para lidiar con las consecuencias de la covid-19
...leer más...

Visión 2030, el plan para salvar elefantes
...leer más...

Seedstars espera conseguir que 500 nuevas empresas lideradas por mujeres de África subsahariana se unan a su competición anual
...leer más...

Cooperación entre Ruanda y China
...leer más...

Níger apuesta por la innovación en salud
...leer más...

Los obispos de África Occidental piden mejorar las condiciones de los jóvenes y así evitar las tragedias de la migración irregular
...leer más...

Un banco chino brinda alivio a la deuda externa de Zambia
...leer más...

El primer ministro de Etiopía pide a la Comunidad Internacional que cese de llamar al diálogo
...leer más...

Grupos de derechos humanos piden a la Corte Africana la revocación de la ley que prohíbe a las madres adolescentes ir a la escuela en Tanzania
...leer más...

Las mujeres masai y el ecoturismo
...leer más...

Reapertura del aeropuerto internacional de Burundi
...leer más...

Un “cartel online” de Kenia engaña a niñas atrayéndolas a orgías
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Muñoz Abad, Rafael

Cuando por primera vez llegué a Ciudad del Cabo supe que era el sitio y se cerró así el círculo abierto una tarde de los setenta frente a un desgastado atlas de Reader´s Digest. El por qué está de más y todo pasó a un segundo plano. Africa suele elegir de la misma manera que un gato o los libros nos escogen; no entra en tus cálculos. Con un doctorado en evolución e historia de la navegación me gano la vida como profesor asociado de la Universidad de la Laguna y desde el año 2003 trabajando como controlador. Piloto de la marina mercante, con frecuencia echo de falta la mar y su soledad en sus guardias de inalcanzable horizonte azul. De trabajar para Salvamento Marítimo aprendí a respetar el coraje de los que en un cayuco, dejando atrás semanas de zarandeo en ese otro océano de arena que es el Sahel, ven por primera vez la mar en Dakar o Nouadhibou rumbo a El Dorado de los papeles europeos y su incierto destino. Angola, Costa de Marfil, Ghana, Mauritania, Senegal…pero sobre todo Sudáfrica y Namibia, son las que llenan mis acuarelas africanas. En su momento en forma de estudios y trabajo y después por mero vagabundeo, la conexión emocional con Africa austral es demasiado no mundana para intentar osar explicarla. El africanista nace y no se hace aunque pueda intentarlo y, si bien no sé nada de Africa, sí que aprendí más sentado en un café de Luanda viendo la gente pasar que bajo las decenas de libros que cogen polvo en mi biblioteca…sé dónde me voy a morir pero también lo saben la brisa de El Cabo de Buena Esperanza o el silencio del Namib.

@Springbok1973

cuadernosdeafrica@gmail.com

Ver más artículos del autor


El primer hombre en Marte, por Rafael Muñoz Abad

16 de septiembre de 2020.

Los ladrillos de Pretoria son ocres y su cielo arañado una acuarela azul intenso. El aire frío de sus mañanas invernales te despierta y oxigena sus generosas calles cóncavas teñidas de añil bajo un manto de jacarandas que ya son iconografía. El encuentro siempre es azaroso y a los que nos rige el posesivo planeta rojo, nos lo vamos tropezando en muchas esquinas de la caprichosa geografía terrestre. Y lo cierto es que no hay que ir muy lejos pues un atardecer en el collado del Teide es un paseo por Valles Marineris. El que escribe, que conoce más África austral que la geografía hispana, ya ha estado en Marte pues una caminata por cualquier cañón rojo de la región de Karas, Namibia, te convierte en The martian sin escafandra. La geología se desnuda ante ti en una paleta de ocres, la tierra escupe sal y agarras la arena naranja a ver si realmente es así o dios la pintó. Tengo más rocas marcianas en casa y botellas de arena teja que la mismísima NASA.

Pero centrémonos en el primer hombre sobre Marte o mejor dicho, en sus descendientes. Aquella tarde ya con el sol bajo la sotana de la noche y a la espera de que los buses llenos de japos se fueran del Union Building y la enorme efigie de Nelson Mandela, me dispuse a tomar buenas fotos con la función automática. Y es que no ser consciente de tus limitaciones agotará la suerte.

Cualquier comparación con Madiba te torna en un enano, así que a los pies de un Mandela metálico de casi 20 metros, directamente pasas a no existir. A su vera, se extendía un campamento con carteles contra el actual gobierno negro de Sudáfrica en el que unos tipos color centeno, fuertes y vestidos con taparrabos, acusaban al ejecutivo de no reconocerles como The first nation of Southern Africa.

Los bushmen son de la gente más antigua del globo. Su cuerpo ágil y menudo se ha adaptado a las limitaciones energéticas en forma de agua y comida que la cuenca desértica del Kalahari les ha ofrecido desde la noche de los tiempos. Cuando nazca el primer niño en Marte, su organismo estará condicionado por un tercio de la gravedad terrestre y no podrá volver a la tierra- si aún existe – porque sus órganos sufrirían aplastamiento. La gente bushmen camina distinto y al igual que un cheetah, pasan más tiempo en suspensión que en el suelo. Y hacen bien en estar en el aire… Se mueven lo justo y su eficiencia energética debería ser estudiada. El gobierno no los reconoce como uno de los once grupos humanos que vertebran la complicada Sudáfrica. Paradójicamente, sus pinturas rupestres de caza sí que aparecen en el billete rojo [marciano] de R50 pero el ejecutivo no los escucha. Mirándome fijamente con sus pequeños ojos rasgados en cuchilla y pelo ensortijado me explica: “I´m not a coloured man, producto del fornicio entre un colono holandés y una negra”, me explica amargamente resaltando que el término coloured - que no requiere de traducción – es despectivo para ellos y debe ser retirado pues ofende su linaje.

Sí, los bosquimanos del gran cuarto vacío del desierto del Kalahari aún viven como lo hacían sus ancestros bajo las estrellas hace mil años; quizás los últimos hombres libres y también el primer hombre que ya ha vivido en el planeta rojo pues llevan generaciones descalzos sobre un pedregal naranja.

“Mi pueblo ya estaba aquí antes de la llegada de los negros y evidentemente del hombre blanco, su libro de dios y su carromato tirado por bueyes del siglo XVII. Con lo que este país ha sufrido con el apartheid, ¿cómo es posible que un gobierno precisamente negro niegue la existencia al primer pueblo de esta tierra ocre manchada en sangre?” Jocosamente, apoyándome la mano en el hombro y levantando una cerveza me comenta: “Incluso el viejo jefe blanco – me señala incisivamente - nos dio mejor trato que este gobierno corrupto y enfermo en avaricia, para los que somos fauna y flora que enseñar al turista.”

A casi una milla sobre el nivel del mar, Pretoria en invierno es un congelador y aun así la charla duró hasta las tres de la madrugada con una fogata a pies de la enorme imagen de cobre y níquel de Mandela. De traca. Tengo una hora de grabación con el amigo y un anciano bosquimano de más de 90 años que es el heredero al trono de la nación Bushmen…Y allí siguen cual atracción turística hasta que se les reconozca, no me pidieron nada, ni dinero ni comida y a todo me invitaron. ¿Qué cómo hablé con los tatarabuelos del primer hombre en Marte? Pues como South african de orfanato, en el inglés masticado local con alguna palabra en Afrikaans trufada y ellos metían los clicks chasqueantes de su curiosa lengua materna con la que agujerean el habla impuesta del estúpido y pretencioso hombre blanco.

Centro de Estudios Africanos de la Ull

@Springbok1973

cuadernosdeafrica@gmail.com



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios