En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...
La miopía política de España en el Sáhara y el surgimiento del Frente Polisario
...leer más...
Consecuencias de la decisión de Trump de reconocer la soberanía marroquí sobre los territorios ocupados del Sahara Occidental
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Tanzania y Uganda firman el acuerdo para la construcción del Oleoducto de Crudo de África Oriental
...leer más...

La Liga Africana de Baloncesto se estrenará en Ruanda
...leer más...

Las autoridades chadianas anuncian sanciones contra sus soldados implicados en abusos sexuales en Níger
...leer más...

La SADC planea desplegar efectivos en Mozambique
...leer más...

Las Noticias de la República Democrática del Congo (2021-03-16 / 2021-03-31), edición quincenal en francés de Luc de l’Arbre
...leer más...

El primer ministro interino de Libia se reúne con el monarca de Kuwait
...leer más...

Al-Sisi insta a Etiopía a cooperar en las negociaciones sobre la Gran Presa del Renacimiento
...leer más...

Japón suspende temporalmente el pago de la deuda de Mozambique
...leer más...

Yibuti celebrará unas elecciones con pocas sorpresas
...leer más...

Tanzania tiene nueva hoja de ruta en la lucha contra la covid-19
...leer más...

Zimbabue planea adquirir 1 millón de dosis por mes
...leer más...

Una Reserva Natural de Guinea amenazada por los furtivos
...leer más...

Las universidades católicas de Kenia reanudan las clases online tras el cierre gubernamental
...leer más...

Pedro Sánchez visita Angola
...leer más...

Me cortó la mano cuando me negué a desnudarme
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Muñoz Abad, Rafael

Cuando por primera vez llegué a Ciudad del Cabo supe que era el sitio y se cerró así el círculo abierto una tarde de los setenta frente a un desgastado atlas de Reader´s Digest. El por qué está de más y todo pasó a un segundo plano. Africa suele elegir de la misma manera que un gato o los libros nos escogen; no entra en tus cálculos. Con un doctorado en evolución e historia de la navegación me gano la vida como profesor asociado de la Universidad de la Laguna y desde el año 2003 trabajando como controlador. Piloto de la marina mercante, con frecuencia echo de falta la mar y su soledad en sus guardias de inalcanzable horizonte azul. De trabajar para Salvamento Marítimo aprendí a respetar el coraje de los que en un cayuco, dejando atrás semanas de zarandeo en ese otro océano de arena que es el Sahel, ven por primera vez la mar en Dakar o Nouadhibou rumbo a El Dorado de los papeles europeos y su incierto destino. Angola, Costa de Marfil, Ghana, Mauritania, Senegal…pero sobre todo Sudáfrica y Namibia, son las que llenan mis acuarelas africanas. En su momento en forma de estudios y trabajo y después por mero vagabundeo, la conexión emocional con Africa austral es demasiado no mundana para intentar osar explicarla. El africanista nace y no se hace aunque pueda intentarlo y, si bien no sé nada de Africa, sí que aprendí más sentado en un café de Luanda viendo la gente pasar que bajo las decenas de libros que cogen polvo en mi biblioteca…sé dónde me voy a morir pero también lo saben la brisa de El Cabo de Buena Esperanza o el silencio del Namib.

@Springbok1973

cuadernosdeafrica@gmail.com

Ver más artículos del autor


El encargo. (La franja de Guerguerat), por Rafael Muñoz Abad

3 de diciembre de 2020.

Ibrahim y su menudo mecánico rifeño llevan ya nueve horas retenidos en el lado sur de Kandahar. No, no están en Afganistán. Kanda es el sobrenombre de la franja de tierra y piedras que ha quedado encajada entre Mauritania y el Sahara occidental ocupado por Marruecos. Una especie de paraíso fiscal de transito que solo existe en el libro de viajes de los camioneros, tratantes de lo que sea y los que en mochila nos damos paseos al sur en busca de la densa soledad de los espacios mauritanos donde solo el viento te hace preguntas.

A la par, Yossuf y su Mercedes ML 500 devoran kilómetros en la solitaria N1 rumbo al sur para llegar a la frontera con el amanecer. El coche fue robado hace 48 horas en algún barrio residencial del sur de Francia y en esa misma madrugada embarcó rumbo a Tánger en un ferry que no citaré ni tampoco el puerto. El robo de vehículos de alta gama por encargo es habitual en España y Francia. Y uno de sus destinos habituales suele ser el Magreb. Cuando su dueño apenas interponía la denuncia, el coche ya estaba en la bodega y en aguas internacionales rumbo a África. El carro, que ronda los cien mil euros, es el encargo de alguien de posibles de Nouakchott. El pago en metálico se hará en Kandahar. Tierra de nadie pues ni Mauritania ni Rabat la reclaman y es útil para hacer negocios... En el poste fronterizo de Guerguerat se genera una cola de camiones que bajan con la excelente huerta marroquí y los que suben con pescado congelado – y robado - para España. El pobre le roba al rico el coche y el rico al pobre la comida. Estamos en paz.

El Scania verde de Ibrahim está cargado con diez mil kilos de pesca congelada. La carga se hizo en Nouadhibou, procedente de pesqueros de dudoso honor con patrón de Redondela y marinería local, a la que mal se paga en especies y euros desgastados. El trato es inhumano. La pesca en West Africa son las nuevas galeras. Se esquilma el ecosistema marino y con ello se despoja a las comunidades costeras de su sustento tradicional a la par que se quiebra el frágil equilibrio de economía de subsistencia familiar. ¿Los peores de todos?, los gallegos y lusos siempre destacan, pero los pulcros neerlandeses y sus buques factorías que aspiran el lecho oceánico y ni las rocas dejan, se llevan la palma. Sus buques atracan en La Luz con pabellón de la Unión Europea. Grandísimos hijos de la gran puta. Ahora sí que no estamos en paz.

BMWs, algún Porsche Cayenne y Mercedes. Siempre es un Mercedes el rey del Magreb. Todos comparten una cola interminable en el puesto fronterizo marroquí. Los conductores de los coches de alta gama tienen su sobre listo con euros saltarines para agilizar el trámite de salir del moro y subir cuanto antes la cara mercancía robada a camiones que los crucen hasta Mauritania. Aunque Yossuf no cruzará la frontera. La grúa hará un alto en la citada franja sin dueño de Kanda, donde un tipo vestido en túnica añil con un grueso anillo dorado, entregará muchos miles de euros sudados a cambio del juego de llaves del SL mientras otro le cambia la matrícula in situ. Mis ojitos lo han visto varias veces.

Los bordes de la pista están llenos de viejos Mercedes 190 carbonizados, canibalizados y achicharrados. Carbonizados porque los laterales están llenos de minas españolas de la guerra. Canibalizados para quitarles los repuestos y achicharrados porque el sol los devora sin piedad. Esta franja, llamada no man´s land, tiene aproximadamente un kilómetro y se puede cruzar a pie o con guía, pero nunca salirse de las marcas de los neumáticos. Aquí impera el derecho internacional; es como estar en alta mar o en La Luna. Razón por la que es donde se pagan los autos de lujo robados. Si te encuentras algo es tuyo, si te lo roban del otro. Cruzarla a pie es mala idea. Los coches abandonados dan cobijo a perros famélicos y recuerdan que el colonizador se fue pero dejó los márgenes de la angosta carretera llena de minas. Y así te lo vienen recordando las viejas señales españolas desde que saliste de Dakhla. Antigua Villa Cisneros española a más de 300 kilómetros al norte en una interminable recta trazada sobre la arena del Sahara en tiralíneas.

El camión de Ibrahim ya cruzó el poste fronterizo y atraviesa el profundo sur marroquí rumbo al norte. Con bastante más de mil kilómetros aún por recorrer, entregará su valiosa carga refrigerada al tratante celta que enviará el pulpo mauritano a alguna conservera de Galicia donde se re-embalara como producto local bajo la etiqueta Galicia calidade. Mentira y gorda. Yossuf también está de vuelta a Tánger para bajar el siguiente capricho de algún hombre adinerado de La Maura.

El viejo Sahara español acaba en Guerguerat aunque se estira hasta el poste postal de La Güera en Cabo Blanco, hacia el lado de la mar verde donde las focas monjes han sido francesas, españolas y ahora mauritanas. Aunque la realidad es que gracias a Dios o Allah, son lo que quieren.

Estos días es noticias el linde fronterizo de Guerguerat. Los herederos del Polisario lo han bloqueado para dar visibilidad a un conflicto que lleva ya medio siglo atascado y la ONU, y el irresponsable descolonizador español, de la mano de sus políticos de memoria volátil, son cualquier cosa menos un laxante.

África y sus pequeñas historias están muy cerca en lo físico pero lejos en lo emocional pues aún domina al europeo un paternalismo tan ofensivo como ridículo. Si amas la carretera y aceptas sus imprevistos y peajes en forma de viajar con su ritmo y normas, el obsequio son anécdotas, regalos a la vista, historias alucinantes y recuerdos ya imborrables. Por presupuesto y tiempo, les recomiendo – o recomendaba - el Sahara marroquí en carretera. Un lugar seguro y cercano. Incluso familiar, pues fue España hasta 1975. A cambio te entrega… Mejor vayan.

Centro de Estudios Africanos Ull

@Springbok1973

cuadernosdeafrica@gmail.com



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios