En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...
La miopía política de España en el Sáhara y el surgimiento del Frente Polisario
...leer más...
Consecuencias de la decisión de Trump de reconocer la soberanía marroquí sobre los territorios ocupados del Sahara Occidental
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Las Noticias de la República Democrática del Congo (2021-03-16 / 2021-03-31), edición quincenal en francés de Luc de l’Arbre
...leer más...

El primer ministro interino de Libia se reúne con el monarca de Kuwait
...leer más...

Al-Sisi insta a Etiopía a cooperar en las negociaciones sobre la Gran Presa del Renacimiento
...leer más...

Japón suspende temporalmente el pago de la deuda de Mozambique
...leer más...

Yibuti celebrará unas elecciones con pocas sorpresas
...leer más...

Tanzania tiene nueva hoja de ruta en la lucha contra la covid-19
...leer más...

Zimbabue planea adquirir 1 millón de dosis por mes
...leer más...

Una Reserva Natural de Guinea amenazada por los furtivos
...leer más...

Las universidades católicas de Kenia reanudan las clases online tras el cierre gubernamental
...leer más...

Pedro Sánchez visita Angola
...leer más...

Me cortó la mano cuando me negué a desnudarme
...leer más...

Un ataque a una base de la MINUSMA deja cuatro fallecidos y decenas de heridos
...leer más...

Sudán declara el estado de emergencia en Darfur Oeste
...leer más...

Un tribunal de la ONU rechaza la liberación anticipada de un criminal de guerra ruandés
...leer más...

Guinea confirma 5 nuevos casos de Ébola
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Calendario electoral africano 2021: lo que pasó y lo que viene, por Omer Freixa
...leer más...
Suez y su click online, por Rafael Muñoz Abad
...leer más...
Las mujeres de Namibia se rebelan, por Bartolomé Burgos
...leer más...
El Esperance de Túnez, mejor equipo africano de fútbol de la última década, por Pancho Jaúregui
...leer más...
África y la crisis del agua, por Carlos Luján Aldana
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Editorial >

El COVID-19 paraliza el mundo, pero aumenta el hambre y la inseguridad en África
04/05/2020 -

Mientras la Naturaleza tiende siempre a producir frutos abundantes para alimentar la vida de todos los seres existentes, y busca recuperarse de los abusos constantes de sus recursos por depredadores codiciosos, muchas personas e instituciones poderosas buscan ante todo acaparar, incluso con violencia, el máximo control de todos los recursos, a costa de privar a muchos pueblos de lo necesario para vivir con dignidad.

Numerosos agentes sociales y líderes culturales y religiosos, sobre todo, esperamos que, esta experiencia dramática del COVID-19 nos lleve a reflexionar sobre la necesidad de generar un nuevo estilo de vida más solidario y una nueva calidad de política ética y de una economía más colaborativa y centrada en la dignidad de cada persona y en el bien común.

En este periodo de transición, veo cambios esperanzadores en el comportamiento de la Naturaleza para su regeneración.

Sin embargo, si miramos a los cambios en el comportamiento humano, particularmente de algunos líderes mundiales, políticos y económicos, veo menos signos de regeneración, que los que presenta la Naturaleza.

Es evidente que el COVID-19 ha paralizado el mundo de muchas maneras y en casi todos los niveles de la vida humana.

Lo que parece seguir aumentando, particularmente en los pueblos del hemisferio sur, siguen siendo: el hambre, el dramático desempleo, la escandalosa desigualdad y la violencia de las guerras por el control de los recursos.

Según ONU Habitat, en los asentamientos informales y barrios marginales de las grandes ciudades, viven alrededor de mil millones de personas que, diariamente, se enfrentan a graves carencias de alimentos, agua, saneamiento, gestión de residuos o asistencia médica, entre otros.

Las medidas de confinamiento decretadas por los Gobiernos de la mayor parte de los países africanos, han atrapado en las barridas de las grandes capitales, a millones de personas, a las que se impide salir a buscar el sustento diario, por lo que el hambre y la violencia empiezan a dejarse sentir entre la población.

Hablo concretamente de los suburbios de Kampala y Nairobi, que conozco de cerca. Las chabolas están construidas básicamente con barro, latón y uralita. Las infraestructuras de agua, luz y tierra no existen, y por tanto cientos de miles de personas viven en condiciones infrahumanas.

Algunas ONG como Manos Unidas, colaboran con Congregaciones religiosas, como las Hermanas de la Misericordia, para construir algunos centros de educación y de salud en dichos barrios.

Mukuru, uno de los grandes suburbios de Nairobi, es un lugar en el que la pobreza se percibe con los cinco sentidos: se ve, se escucha, se huele, se palpa y se masca, dice la hermana Mary Kileen.

En Mukuru, ella y el resto de las hermanas de la Misericordia llevan décadas acompañando a los más pobres, a los olvidados. Su principal objetivo es conseguir que, a través de la educación, las calles dejen de ser el lugar de la droga, la violencia y la prostitución.

En estos momentos, la gente de Mukuru no parece muy preocupada por el coronavirus, a ellos lo que de verdad les importa es saber si podrán comer hoy.

La falta de acceso a la asistencia sanitaria es también motivo de preocupación para Mary Kileen. “Si el virus llega a los suburbios siguiendo los patrones de Estados Unidos y Europa, será devastador. Nos sorprende que, dadas las condiciones de vida, no haya habido ya una explosión de casos”, asegura.

Aunque nos afecta seriamente el confinamiento físico, es necesario que sigamos conectados y comprometidos con nuestros hermanos-as más vulnerables, tanto con los que viven cerca, como con los que habitan en el hemisferio sur del Planeta.


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios