En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Comparación de dos movimientos religiosos en el Caribe: La Regla del Palo Mayombe y el Rastafarianismo, por Samuel Arroyo
...leer más...
El movimiento misionero en el siglo XIX y el mundo negro-africano, por Fidel González Fernández
...leer más...
¿Más allá del interés nacional y la seguridad?: Propuestas para otra política exterior española en África, por GEA-UAM
...leer más...
Derechos humanos y democracia en Guinea Ecuatorial
...leer más...
Promoción de las inversiones españolas en África subsahariana: Recomendaciones y conclusiones, por José María Mella [et al.]
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Parlamento europeo: Propuesta de resolución común sobre el caso del Doctor Denis Mukwege en República Democrática del Congo
...leer más...

La Copa Africana de Naciones 2021 se pospone un año debido a la covid-19
...leer más...

Europa pide a Tunisair reparaciones urgentes en sus aeronaves
...leer más...

Activista secuestrado en Libia tras una manifestación anticorrupción
...leer más...

El portugués Jorge Costa nuevo seleccionador de Guinea Ecuatorial
...leer más...

Sudáfrica celebra el funeral del abogado activista contra el apartheid George Bizos
...leer más...

Tanzania recibirá fondos de la Unión Europea para paliar los efectos de la crisis económica de la covid-19
...leer más...

Juventud por el Clima de Túnez reclama la acción del Estado
...leer más...

Protestas en Marruecos por el juicio a un periodista que investigaba casos de corrupción
...leer más...

Emigración irregular: el destino de los tunecinos desaparecidos
...leer más...

Expectativas de conflicto en las elecciones de Costa de Marfil
...leer más...

Facebook refuerza su presencia en África con una nueva oficina en Nigeria
...leer más...

El arzobispo de Conakry denuncia la expropiación de propiedades de la Iglesia en Guinea
...leer más...

Vuelven las carreras de camellos en Egipto después de la pausa por la covid-19
...leer más...

Buhari promulga una nueva Ley de Policía en Nigeria
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Fútbol africano: Un país, una historia: República del Congo, por Pancho Jaúregui
...leer más...
Leo lenguas, una herramienta para aprender idiomas a través de las literaturas africanas, por Sonia Fernández
...leer más...
Paula Muga Ellacuria, cooperante cultural en Guinea Ecuatorial, por Roge Blasco
...leer más...
Haile Selassie: entre veneración y odio, por Omer Freixa
...leer más...
El primer hombre en Marte, por Rafael Muñoz Abad
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Opinión >

Desestabilización del cuerno de África
10/01/2007 -

La estabilidad que surgió en el sur de Somalia tras 16 años de completo caos ha desaparecido, con la derrota de la Unión de Cortes Islámicas que gobernaba, ahora presentados como los que imponían la ley marcial y el saqueo, y como otra posible gran insurgencia anti-occidental. Los clanes de Señores de la Guerra, que aterrorizaron Somalia hasta que fueron expulsados por los islamistas, y que ahora Estados Unidos ha vuelto a poner en el poder, apoyando y entrenando al ejército etíope, han empezado a repartirse el país otra vez.

Con estos acontecimientos, la administración Bush, sin inmutarse por los horrores y contratiempos en Irak, Afganistán y Líbano, ha abierto otro frente de batalla en esta zona del mundo musulmán. Como en Irak, ha comenzado una guerra ilegal como un modo de combatir el terrorismo, pero su verdadero objetivo, parece ser el obtener un directo afianzamiento en una zona del mundo de gran interés estratégico en un régimen de clientela. Los resultados podría desestabilizar toda la región.

En el Cuerno de África, en cuyo corazón se encuentra Somalia, se acaba de descubrir petróleo. También, está a tan sólo unas millas, cruzando el mar rojo, de Arabia Saudí y Yemen, haciendo la vista gorda ante el paso diario de un gran número de tanques de petróleo y buques por el canal. Los Estados Unidos tienen una gigantesca base militar en el vecino Yibuti, que está siendo ampliada significativamente y se convertirá en la base de operaciones del nuevo comando militar norteamericano que se está creando específicamente para África. Como prueba de la importancia de la zona, el general John Abizaid, el comandante militar de la región, visitó recientemente Etiopía para hablar sobre Somalia, mientras que el Presidente chino, Hu Jintao, visitó los países del cuerno de África hace unos meses en busca de acuerdos de comercio sobre petróleo.

La actual sucesión de acontecimientos comenzó con el auge de las Cortes Islámicas, hace más de un año. Los islamistas evitaron la violencia a gran escala para derrotar a los señores de la guerra, que habían mantenido su dominio en Somalia desde que echaron a las tropas de la ONU, matando a 18 de sus cascos azules americanos, en 1993, consiguiendo que la gente se pusiera de su lado por haber establecido la ley y el orden. Washington se mantuvo cauteloso, temiendo que fueran de los que apoyan a los terroristas. Mientras que ellos han negado tales intenciones. Algunos islamistas tienen lazos con los terroristas, pero su número ha sido tremendamente exagerado en Occidente.

Washington, sin embargo, prefiere ver la situación solamente a través del prisma de su “guerra al terror”. La administración Bush apoyó a los señores de la guerra, violando el embargo de armas que había ayudado a imponer hacía años por Naciones Unidas sobre Somalia, introduciendo armas y maletines llenos de dólares.

Muchos de estos señores de la guerra eran parte del Gobierno de transición apoyado por Occidente, organizado en Kenia en 2004. Pero el Gobierno estaba tan desprovisto de apoyo interno que incluso dos años después no le era posible ir más allá del a pequeña ciudad del oeste, Baidoa, donde se había asentado. Al final, se vio forzado a pedir ayuda al archi-enemigo de Somalia, Etiopía, incluso para mantener su posición de Baidoa. Violando de nuevo el embargo de armas de las Naciones Unidas, Etiopía envió 15.000 tropas a Somalia. Su llegada acabó con cualquier credibilidad interna que el Gobierno pudiera haber tenido.

Los Estados Unidos, cuyas tropas han sido avistadas por los periodistas keniatas en la zona de la frontera con Somalia, acuden al Consejo de Seguridad de la ONU. En otro acto cobarde, parecido a la legalización de la ocupación de Irak por parte de los Estados Unidos, después de que ya la hubiese acometido, el Consejo agacha la cabeza ante las presiones de los Estados Unidos y autoriza a una fuerza regional de mantenimiento de la paz a entrar en Somalia para proteger al Gobierno y “restaurar la paz y la estabilidad”. Esto a pesar del hecho de que la ONU no tiene derecho, según su carta, a intervenir del lado de una de las partes en conflicto por la supremacía política, y a pesar de que la paz y la estabilidad ya habían sido restauradas por los islamistas.

La guerra llegó inmediatamente después de la resolución de la ONU, el resultado es una conclusión ya conocida de antemano gracias al altamente entrenado y veterano de guerra ejército etíope. La Unión Africana pidió a los etíopes que abandonasen la invasión, pero el Consejo de Seguridad de la ONU no realizó en ningún momento semejante petición. A Ban Ki-Moon le están instando a que se ocupe de la situación en Darfur, que es enormemente compleja, como su objetivo político, pero la situación de Somalia, aún siendo menos compleja, es más inmediata. Ban tiene la oportunidad de establecer sus credenciales como defensor imparcial de la Carta de las Naciones Unidas, haciendo que Etiopía se retire de Somalia.

La presencia militar de Etiopía en Somalia es ofensiva y desestabilizará esta región y amenaza a Kenia, un aliado de Estados Unidos y la única isla de estabilidad en esta esquina de África. Etiopía corre incluso más peligro, ya que es una dictadura con escaso apoyo popular y está ya acosada por dos grandes revueltas internas protagonizadas por los Ogadeni y de los Oromos. También embarrado en un estancamiento militar con Eritrea, que le ha negado el acceso seguro a los puertos marítimos, y ahora está buscando esos accesos en Somalia.

El mejor antídoto contra el terrorismo en Somalia es la estabilidad. En lugar de asociarse con los islamistas para asegurar la paz, los Estados Unidos han sumergido a un pobre país en más miseria aún, en su equivocada determinación de dominar el mundo.

Salim Lone

Salim Lome es de Kenia. Su última misión, en su carrera en las Naciones Unidas, ha sido como portavoz de las Naciones Unidas en Irak, inmediatamente después de la guerra de 2003. Además es columnista para el diario keniata con sede en Nairobi, ‘Daily Nation’, donde apareció este escrito el 08 de enero de 2007.

Fundación Sur


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios