En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...
La miopía política de España en el Sáhara y el surgimiento del Frente Polisario
...leer más...
Consecuencias de la decisión de Trump de reconocer la soberanía marroquí sobre los territorios ocupados del Sahara Occidental
...leer más...

Blog Académico

Noticias
El proceso político libio se ve salpicado por un escándalo de corrupción
...leer más...

El presidente de la República del Sáhara Occidental solicita que “la ONU asuma la responsabilidad de la violación del alto el fuego por parte de Marruecos”
...leer más...

La Fundación Jacob Zuma de Sudáfrica arremete contra Raymond Zondo
...leer más...

Biden conversa con el presidente de Kenia sobre asuntos de seguridad
...leer más...

El opositor chadiano Yaya Dillo Djerou acusa a la policia de asesinar a varios de sus familares
...leer más...

Muere de covid-19 el obispo de la diócesis de Kankan en Guinea
...leer más...

El Sáhara Occidental vuelve al Tribunal de Justicia europeo
...leer más...

Togo pospone nuevamente el Campeonato Africano de Cross Campestre
...leer más...

El primer ministro sudanés reafirma la importancia de la cooperación entre civiles y fuerzas de seguridad
...leer más...

Spotify se expande a más mercados africanos, incluidos Kenia y Nigeria
...leer más...

Las Noticias de la República Democrática del Congo (2021-02-16 / 2021-02-28), edición quincenal en francés de Luc de l’Arbre
...leer más...

El tribunal anula la petición del héroe de "Hotel Ruanda" para trasladar el juicio a Bélgica
...leer más...

Amnistía Internacional condena a las tropas de Eritrea por la masacre de Axum
...leer más...

Egipto y Qatar celebran su primer encuentro desde el fin de la guerra del Golfo
...leer más...

El gobierno de Uganda responde a los EE.UU. tras las amenazas de sanciones
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Muñoz Abad, Rafael

Cuando por primera vez llegué a Ciudad del Cabo supe que era el sitio y se cerró así el círculo abierto una tarde de los setenta frente a un desgastado atlas de Reader´s Digest. El por qué está de más y todo pasó a un segundo plano. Africa suele elegir de la misma manera que un gato o los libros nos escogen; no entra en tus cálculos. Con un doctorado en evolución e historia de la navegación me gano la vida como profesor asociado de la Universidad de la Laguna y desde el año 2003 trabajando como controlador. Piloto de la marina mercante, con frecuencia echo de falta la mar y su soledad en sus guardias de inalcanzable horizonte azul. De trabajar para Salvamento Marítimo aprendí a respetar el coraje de los que en un cayuco, dejando atrás semanas de zarandeo en ese otro océano de arena que es el Sahel, ven por primera vez la mar en Dakar o Nouadhibou rumbo a El Dorado de los papeles europeos y su incierto destino. Angola, Costa de Marfil, Ghana, Mauritania, Senegal…pero sobre todo Sudáfrica y Namibia, son las que llenan mis acuarelas africanas. En su momento en forma de estudios y trabajo y después por mero vagabundeo, la conexión emocional con Africa austral es demasiado no mundana para intentar osar explicarla. El africanista nace y no se hace aunque pueda intentarlo y, si bien no sé nada de Africa, sí que aprendí más sentado en un café de Luanda viendo la gente pasar que bajo las decenas de libros que cogen polvo en mi biblioteca…sé dónde me voy a morir pero también lo saben la brisa de El Cabo de Buena Esperanza o el silencio del Namib.

@Springbok1973

cuadernosdeafrica@gmail.com

Ver más artículos del autor


Desert Apfelstrudel , por Rafael Muñoz Abad

3 de noviembre de 2017.

Sí, la intersección entre la revelación y lo que el rebaño social califica como disparate se llama oportunidad y su primera derivada puede ser la fortuna. Solitaire o la panadería del desierto con su célebre apfelstrudel o strudel de manzana es la ocurrencia de un tal Cristoffel Van Coller. Un blanco barbudo descendiente de aquellos afrikaners que llegaron a Namibia cuando ni país era más allá de un descampado bajo un infinito cielo añil acuarela. Un espacio en blanco en el mapa bautizado bajo las siglas S.W.A (South west Africa) que acabó siendo la finca del káiser. Un país genérico donde todo es distinto. La idea fue simple: vivir de las ganas de café caliente y tarta de manzana de los que vagan entre las tres localidades costeras de Namibia; Lüderitz al sur y Walvis Baai – Swakopmund al norte en la denominada Costa Esqueletos y sus fríos telones de nieblas costeras.
¿Pero había alguien allí antes de que en 1885 un alemán comprara unos acres de tierra a un jefecillo local y con ello se iniciara la efímera pero intensa aventura colonial alemana? Sí, claro que la había. Hienas, algunos nativos y un par de boers en busca de lo que más les pone: soledad y que el humo de la chimenea del vecino se divise más allá de su colina…y nada ha cambiado desde entonces. Pero esa es otra historia.

Solitaire fue bautizado como tal por la esposa de Cristoffel, Sophia van Coller, y lo cierto es que no lo pensó mucho pues la encrucijada dista no menos de 300 kilómetros a la redonda de cualquier betún. Una parada obligada para los que vagabundean por la densa soledad del interior de un país que apenas tiene carreteras de asfalto siendo las pistas de grava y sal las varices de la dermis más reseca y vieja del planeta.

Al borde de ese gran cuarto vacío de la arena teja que es el desierto del Namib, Solitaire y sus hornos no paran de cocinar repostería alemana a más de siete mil millas de Múnich…surrealista; Namibia en su máxima esencia. Un lugar mítico en mitad de la nada y es que son precisamente esas las especialidades de un país increíble…cosas inesperadas trufando el vacío. Regalos a ojos del despreocupado y rompecabezas para el racional. Solitaire, como no podía ser de otra manera, tiene su gata tabby y la feroz competencia del repostero del cruce de caminos de Helmeringhausen; unos trescientos kilómetros de pista hacia el sur donde vive el descendiente de algún soldado de la Schutztruppe o cuerpo colonial del káiser que allí se quedó con su esposa y también pensó en hacer tarta de manzana y erguir un hotelito con fachada de Baviera para descanso de los yonkies de la ruta…[Yo], que me he dado buenos atracones de ambos strudel de reineta, necesito otro [más] para deducir con cual me quedo; aunque para disgusto de mi cinto, eso vengo haciendo los últimos cinco años; que pruebas tan arduas me manda el Señor…bajen a Namibia antes de morir.

@Springbok1973

CENTRO DE ESTUDIOS AFRICANOS DE LA ULL

cuadernosdeafrica@gmail.com



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios