En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...
La miopía política de España en el Sáhara y el surgimiento del Frente Polisario
...leer más...
Consecuencias de la decisión de Trump de reconocer la soberanía marroquí sobre los territorios ocupados del Sahara Occidental
...leer más...

Blog Académico

Noticias
El proceso político libio se ve salpicado por un escándalo de corrupción
...leer más...

El presidente de la República del Sáhara Occidental solicita que “la ONU asuma la responsabilidad de la violación del alto el fuego por parte de Marruecos”
...leer más...

La Fundación Jacob Zuma de Sudáfrica arremete contra Raymond Zondo
...leer más...

Biden conversa con el presidente de Kenia sobre asuntos de seguridad
...leer más...

El opositor chadiano Yaya Dillo Djerou acusa a la policia de asesinar a varios de sus familares
...leer más...

Muere de covid-19 el obispo de la diócesis de Kankan en Guinea
...leer más...

El Sáhara Occidental vuelve al Tribunal de Justicia europeo
...leer más...

Togo pospone nuevamente el Campeonato Africano de Cross Campestre
...leer más...

El primer ministro sudanés reafirma la importancia de la cooperación entre civiles y fuerzas de seguridad
...leer más...

Spotify se expande a más mercados africanos, incluidos Kenia y Nigeria
...leer más...

Las Noticias de la República Democrática del Congo (2021-02-16 / 2021-02-28), edición quincenal en francés de Luc de l’Arbre
...leer más...

El tribunal anula la petición del héroe de "Hotel Ruanda" para trasladar el juicio a Bélgica
...leer más...

Amnistía Internacional condena a las tropas de Eritrea por la masacre de Axum
...leer más...

Egipto y Qatar celebran su primer encuentro desde el fin de la guerra del Golfo
...leer más...

El gobierno de Uganda responde a los EE.UU. tras las amenazas de sanciones
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
La pandemia de la covid-19 acelera la digitalización de África, por Marco Cochi
...leer más...
Caminos de esperanza en los sudanes, por Iván Navarro
...leer más...
El inmenso bien de Manos Unidas: Hablo de lo que he visto, por José Carlos Rodríguez Soto
...leer más...
Miquel Sánchez: escalada en el desierto del Chad, por Roge Blasco
...leer más...
Anansy Cissé, el futuro de la guitarra del Sahel, por Javier Mantecón
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > AfroIslam >
-

Mikel Larburu

Mikel Larburu es un Misionero de África (Padres Blancos) nacido en Zumaya (Guipuzcoa). Ha estado trabajando por la sociedad argelina durante más de cuarenta años, especialmente con la formación profesional de la juventud del Sahara. Actualmente trabaja en un proyecto de Europa - Islam en Bruselas y es el coordinador de la sección "AfrIslam" del Portal del Conocimiento sobre África de la Fundación Sur.

Ver más artículos del autor

Derecho a no ayunar
7 de agosto de 2012

Derecho a no ayunar en Ramadan
02.09.2010?por?Akram Belkaid

Jóvenes blogueros marroquíes reclaman la posibilidad de no ayunar durante el ramadán. En nombre del respeto a la libertad de conciencia. Toman posición que ha defendido Akram Belkaid, en su crónica del Quotidien d’Oran

Es un fenómeno interesante que merece que nos paremos un momento incluso si molesta o que juzguemos su impacto mediático exagerado con relación a otros problemas que el mundo musulmán conoce en estos momentos. En Marruecos, un grupo de jóvenes blogueros que pertenecen al Movimiento alternativo para las libertades individuales, más conocidos por su nombre Mali, reclaman abiertamente el derecho a no ayunar durante el ramadán.

Hace un año, estos mismos activistas se dieron a conocer durante el mismo período anunciando la organización de una merienda en pleno día. En aquella época, el asunto tuvo un gran eco en el Reino cherifiano y los testimonios señalan que la policía en uniforme civil, que habían rodeado y ocupado el lugar de reunión, eran bastante más numerosos que los participantes a la merienda o los transeúntes que se paraban por simple curiosidad.

Esta vez, es via internet y la red social Facebook que los miembros del Mali han lanzado el movimiento. Para Nayib Chauki, uno de los blogueros más activos del movimiento, no se trata de llamar a no ayunar sino que “de defender los derechos de los que no quieren observar el ayuno en público durante el ramadán”. Y añadía esta precisión, que estos derechos hacen parte de la libertad de conciencia y de religión. Dicho en claro, cada marroquí debería tener la posibilidad de no ayunar sin estar obligado de esconderse para comer.

Evidentemente, las autoridades marroquíes no piensan lo mismo. Como en Argelia o en la mayor parte de los países musulmanes, no respetar el ayuno en público, puede costar una multa y estancia en prisión de varios meses. A veces, el castigo se limita, sobre todo si son menores, adar una buena corrección en una comisaría, incluso en plena calle.

Esta iniciativa marroquí es un eco a la del colectivo argelino SOS LIBERTÉS que recientemente ha hecho un llamamiento al respeto de las libertades de conciencia y deploran el hecho de que los que no prectican “se arriesgan, una vez más, a ser el blanco de las fuerzas de seguridad, que se han transformado para la circunstancia en el brazo armado de la inquisición”. Como en Marruecos, pero también en Túnez, Argelia ha conocido estos últimos años numerosas arrestaciones de los no-ayunadores, que a veces han sido condenados a penas muy pesadas por haber comido en público o sencillamente haber sido sorprendidos de hacerlo en lugares que pensaban suficientemente discretos. Recordamos aquellos jóvenes de Bizkra acusados de “alterar el orden público » por haber sido sorprendidos por policías en posesión de botellas de agua mineral. También recordamos de dos primos, detenidos y encarcelados durante varias horas por haber “roto” el ayuno en Ben Aknun.

Para justificarse –cuando se les ocurre hacerlo- las autoridades recuerdan que la ley tiene que guardar su fuerza y que existen textos para castigar a los que denigran el dogma o los preceptos del islam. A veces, la explicación toma caminos menos marciales ya que hablan de respeto para los que ayunan y de la necesidad de no indisponerles comiendo en público. En fin, las diversas iniciativas que se apoyan en la libertad de conciencia y de religión para defender a los que no ayunan son calificadas de gestiones aisladas y totalmente fuera de lugar con relación al resto de la sociedad cuando no son asimiladas simplemente a la famosa « mano del extranjero ».

El hecho es que, ninguno de estos tres argumentos se mantiene. La religión es un asunto individual y cada uno es libre de respetar o no los mandamientos divinos. No se puede obligar a la gente a ser “buenos musulmanes” y, además, ¿qué premio se puede conceder a ayunos impuestos por la coercisión? No ayunar, no es insultar al islam o los musulmanes. Es hacer una opción que no importa a nadie más que al individuo mismo. Además, la lógica policial que cree que debería perseguir a los que no ayunan es algo sospechoso. ¿Porqué no encarcelar por ejemplo a los que no rezan cuando es también uno de los cinco pilares del islam ?

Las sociedades magrebíes han aceptado perfectamente e integrado el hecho que un cierto número de hombres y mujeres no recen ni en casa ni en la mezquita. Al contraio, la práctica ostensible del ayuno parece poseer un peso mucho más determinante que le hace más sospechoso. Demasiado a menudo, no se trata más que de una religiosidad formal que esconden el déficit de valores más profundos, que sean espirituales u otros. Por consiguiente, todo esto incita a la exageración y ofrece a las autoridades la posibilidad de erigirse como protectoras del dogma y del orden justo. Es más fácil perseguir y hacer saltar la liebre de los que no ayunan que perseguir y detener a los especuladores que organizan la penuria y el alza de precios en vísperas de ramadan…

En una sociedad musulmana apaciguada y evolucionada, el ramadan, aún siendo un período particular, aunque no sea más que por las manifestaciones religiosas y culturales, no debería significar la puesta entre paréntesis de la vida ordinaria. Las cafeterías, los salones de té y retaurantes deberían seguir abiertos y, sobre todo, los que no ayunan deberían sentirse libres de comer y beber delante de todos, sin tener que esconderse (evidentemente, sin que se pongan a exhibir sus sándwiches tentadores delante de las narices de los que “observan la religión”…). Los que ayunan en tierra no-musulmana pueden testimoniar: estar rodeado de gente que no ayuna no plantea ningún problema.

Para terminar, la cuestión del derecho a no ayunar y las polémicas que le rodean, demuestra una urgencia. Ya es hora que la sociedad argelina se deshaga de una religiosidad obsesiva y que se dé cuenta que la libertad de conciencia no es para nada una amenaza para el islam. Al contrario, esto mostraría que es una religión segura de sí misma, que no está a la defensiva y, sobre todo, que puede acomodarse perfectamente a la existencia de los no-practicantes o no-creyentes, a la luz del día.


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios