En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...
La miopía política de España en el Sáhara y el surgimiento del Frente Polisario
...leer más...
Consecuencias de la decisión de Trump de reconocer la soberanía marroquí sobre los territorios ocupados del Sahara Occidental
...leer más...

Blog Académico

Noticias
El Sáhara Occidental vuelve al Tribunal de Justicia europeo
...leer más...

Togo pospone nuevamente el Campeonato Africano de Cross Campestre
...leer más...

El primer ministro sudanés reafirma la importancia de la cooperación entre civiles y fuerzas de seguridad
...leer más...

Spotify se expande a más mercados africanos, incluidos Kenia y Nigeria
...leer más...

Las Noticias de la República Democrática del Congo (2021-02-16 / 2021-02-28), edición quincenal en francés de Luc de l’Arbre
...leer más...

El tribunal anula la petición del héroe de "Hotel Ruanda" para trasladar el juicio a Bélgica
...leer más...

Amnistía Internacional condena a las tropas de Eritrea por la masacre de Axum
...leer más...

Egipto y Qatar celebran su primer encuentro desde el fin de la guerra del Golfo
...leer más...

El gobierno de Uganda responde a los EE.UU. tras las amenazas de sanciones
...leer más...

Vanessa Nakate, Amoaka Boafo, Davido y Yvonne Aki-Sawyerr entre las personas africanas de Time 100 Next
...leer más...

Siguen los raptos de niños en Nigeria, la solución es cerrar los colegios
...leer más...

La iglesia católica de Burkina Faso lanza una campaña de movilización de recursos para los más desfavorecidos
...leer más...

El gobernador de Cabo Delgado anima a las fuerzas de seguridad de Mozambique a luchar contra el terrorismo
...leer más...

Los líderes de los derechos civiles se unen para exigir al Congreso de Estados Unidos la aprobación de la Ley de Justicia Policial George Floyd
...leer más...

El buque Artic Sunrise de Greenpeace atracará próximamente en Seychelles
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Caminos de esperanza en los sudanes, por Iván Navarro
...leer más...
El inmenso bien de Manos Unidas: Hablo de lo que he visto, por José Carlos Rodríguez Soto
...leer más...
Miquel Sánchez: escalada en el desierto del Chad, por Roge Blasco
...leer más...
Anansy Cissé, el futuro de la guitarra del Sahel, por Javier Mantecón
...leer más...
La guerra del agua en el desierto del Sahara, por Bartolomé Burgos
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Opinión >

¿Debe África del norte prepararse para más ataques terroristas?
25/02/2007 -

Del Salafist Group of Preaching and Combat en Argelia, el Salafiya Jihadia en Marruecos, el Islamic Combatant Group en Libya, al Islamic Jihadist Group en Túnez, se puede ver el principio de la formación de una organización de militancia pan-magrebí, con posible impacto devastador sobre las poblaciones locales y los gobiernos. A la cabeza de esta red de personajes de mala reputación y alborotadores está la dirección espiritual de Al-Qaeda que conduce a estas organizaciones en la lucha, para desestabilizar la región y expandirse.

Diversa prensa internacional y doméstica divulgó que una unidad Al-Qaeda Maghreb era responsable de las siete bombas que estallaron en Argel y alrededores la semana pasada. Mientras que el enlace con Al-Qaeda puede no ser importante para la población argelina, que ha aguantado una lucha tan larga con grupos militantes brutales como el GIA y el GSPC, es un acontecimiento significativo, porque probablemente influirá en cómo las ‘subsidiarias’ locales de Al-Qaeda adoptarán nuevas tácticas y estrategias, aprendidas de la experiencia de Al-Qaeda. Es también significativo porque el enlace Al-Qaeda sería lo que necesitan para acoplarse estas organizaciones descentralizadas, que funcionan en la región y que han estado, hasta ahora, descoordinadas y sin acoplamientos formales.

Dejando a un lado su rasgo ideológico común, el acoplamiento físico, que se dice existe entre el GSPC y Al-Qaeda, no está completamente documentado, aparte de las revelaciones de Ayman Al-Zawahiri, en un discurso lanzado en un vídeo. Observadores en Argel creen que el GSPC se ha convertido en un agente plenamente controlado por Al-Qaeda. Aunque nadie esperaba que el GSPC desapareciera totalmente con sus acostumbradas barricadas y ataques directos en áreas alejadas, el uso de coches y camiones-bombas es la sorpresa más reciente, resaltando su capacidad para hacer daño y también reconociendo el uso de nuevas tácticas heredadas del manual de Al-Qaeda.

Con estos últimos progresos, en Argel se teme que los problemas vayan a más. La facilidad con que los terroristas planearon y ejecutaron sus trabajos, incluso en algunas de las zonas más protegidas por la policía, ha cogido a muchos por sorpresa. Estos acontecimientos también demuestran que la seguridad en Argelia se ha debilitado algo y ahora necesita ímpetu fresco.

Para la organización terrorista, estas últimas bombas son un mensaje enviado a las autoridades de que la Carta para la Paz y la Reconciliación, propuesta por el Presidente Buteflika y ratificada en referéndum popular, puede no haber sido tan eficiente después de todo, aunque pensásemos que lo era. La Carta pretendía la paz con un proceso de perdón. Tal proceso sería un incentivo para que muchos insurrectos renunciaran a sus actividades ilegales, debilitando con ello a las organizaciones terroristas y haciéndolas cada vez menos relevantes. En noviembre de 2006, según el ministro del Interior, Yazid Zerhouni, habían caído de 750 a 800 insurrectos, desde septiembre de 2005, y que las entregas, las matanzas y las detenciones producían la degradación de la organización terrorista. Intentando tranquilizar, después de una serie de bombas de GSPC en los suburbios de Argel ese año, Zerhouni indicó que tales cifras representaban una masiva pérdida para las organizaciones insurgentes. Para él, los ataques de 2006 no deben sorprender. Eran el resultado del agresivo núcleo duro de terroristas, que nunca renunciarán a sus actividades, cualquiera que fueran sus consecuencias y que tendrán que ser tratados de manera cuyo resultado sea su destrucción. Pero Zerhouni también especuló con que los ataques y los métodos usados eran muestra de su real debilidad.

Mientras que se ha producido una considerable erosión en las filas de los grupos terroristas, sus líderes son plenamente conscientes de que actos tales como coches-bombas y métodos que llevan el nombre de Al-Qaeda podrían ser dos factores importantes para garantizar la atracción de la atención de los medios del mundo. Y así lo hicieron. Todo esto podía ayudar a recuperar un cierto ímpetu y a ganar nuevos simpatizantes. Pero también intentando sobrevivir, el GSPC ha estado más que dispuesto a alinearse con Al-Qaeda, prometiendo lealtad a uno de sus líderes, Ayman al-Zawahiri.

Establecido en 1998, el GSPC era una astilla extremista derivada del igualmente espantoso GIA. La fractura del GIA fue liderada por Hassan Hattab, con su fundamental meta de aterrorizar a la población argelina y derrocar al gobierno. Pero como Argelia lanzó una multi-facética campaña anti-terror, combinando medidas políticas con la reconciliación y una ofensiva armada sostenida, el GIA y el GSPC sufrieron pérdidas masivas. Asumiendo en 2004 la dirección del GSPC, Abdelmalek Droukdal, conocido como Moussaab Abdel Ouadoud (con dos organizaciones más pequeñas leales a él) fue prácticamente el único que desechó la oferta de reconciliación y rehusó renunciar a sus actividades. Con pérdidas de miembros, Droukdal alineó su organización con Al-Qaeda, intentando ampliar operaciones fuera de Argelia, en donde los servicios de seguridad y los militares habían estado atacando implacablemente sus posiciones. La meta de Droukdal era encontrar cualquier otra parte donde operar. Se dice que el GSPC opera con entre 700 y 800 hombres, ocultos principalmente en las montañas rugosas de Kabylie, en la región norte-central del país, y en la región del sur de Sáhara, a lo largo de las fronteras de Argelia con Malí y Níger, donde realizan operaciones del contrabando, como medio para pasar armas. Mientras que son activos en áreas alejadas, los últimos ataques en Argel demuestran que la guerra urbana no es una cosa del pasado y que es algo que no han olvidado.

Así, el GSPC, a pesar de estar herido y perder hombres, no está todavía muerto y parece solidificarse, contradiciendo las observaciones hechas en Túnez por el ministro argelino de colectividades locales, que “el final del GSPC está cerca y que no representa ninguna amenaza para Argelia, el Magreb o Francia” ¿Pero el ministro subestimó las capacidades del GSPC? En el pasado reciente, los observadores creían que una alineación con Al-Qaeda sería más perjudicial para su futuro. ¿Podría lo contrario ser verdad? Lo que es cierto es que en su territorio local de Argelia, el GSPC continúa con su ofensiva para demostrar que es una fuerza con la que hay que contar, todavía capaz de golpear donde desea, cuando desea, y de maneras espantosas.

Las observaciones del ministro argelino en Túnez cayeron irónicamente en un momento en que Túnez había estado haciendo frente a su propia porción de apuros. Al principio de este año, se ha desmontado un grupo de 27 hombres, todos nacionales tunecinos, que se dice que estaba ligado a, y entrenado, por el GSPC. Grupo que ha estado activo en Italia en los años 90, con Lassaad Sassi incluido, quien se cree que ha creado una unidad especial en Túnez.

Acontecimientos recientes en Túnez podrían indicar que las organizaciones terroristas están ampliando sus operaciones. Túnez ha estado mucho tiempo exento de actos terroristas, dada la fuerte presencia policial por todas partes. No es una sorpresa que la confrontación mortal, ocurrida en diciembre y enero, entre la policía y el grupo terrorista produjera un shock entre los tunecinos. La completo falta de comunicación por parte del gobierno causó inquietud y vergüenza entre las autoridades, en acontecimientos que llevaron a la muerte de más de 30 personas, incluyendo 12 oficiales de policía. El gobierno tardó ocho días en reconocer que en el incidente estaba implicado un grupo Salafista.

Los últimos acontecimientos comenzaron a finales de diciembre de 2006, cuando un supuesto grupo Salafista fue identificado en Hammam-Lif, Túnez. Su presencia llegó a ser sospechosa cuando un panadero notificó a la policía que diariamente se le compraban grandes cantidades de pan, forzando a las fuerzas de la seguridad a instalar operaciones de la vigilancia, barricadas y búsquedas antes de cercar una montaña próxima a Grombalia, a 20 millas de Túnez.

Con el potente enfrentamiento armado que sobrevino, rápidamente se hizo evidente que la policía no trataba con contrabandistas de la droga o con otros criminales comunes, sino más bien con un grupo de terroristas fuertemente armado, con motivos políticos. El grupo terrorista tenía solamente cinco individuos, incluyendo un nacional de Mauritania, al parecer bien entrenado en operaciones de combate y armado con RPGs y Kalashnikovs. El grupo estaba dirigido por el notorio Lassaad Sassi, un anterior oficial de policía para-militar de Birr EL-Bey, que al parecer, tiene experiencia en lugares como Afganistán y Argelia. Su ayudante, Rabia Pacha, también resultó muerto durante la confrontación.

La calma ha vuelto a la región, pero hay un sentimiento de frustración y miedo. Fuentes tunecinas creen que la muerte de los cinco hombres puede no ser el final de la historia. Algunos dicen en Túnez que el grupo está formado por hasta 300 militantes, que ha habido escaramuzas en Ghadames y que se ha encontrado una gran cantidad de armas en Amilcar, cerca de Túnez.

Es importante destacar que esta nueva casta de terroristas, cuyo objetivo es Túnez, no tiene nada que ver con los antiguos militantes que fueron reprimidos en el pasado, incluyendo su líder Rachid Ghanouchi, que vive actualmente en Londres.

Durante mucho tiempo también Marruecos ha sido escenario regional de operaciones con conexiones entre sus miembros y organizaciones hermanas de otras partes de África del Norte. Media docena de células fue desmantelada en 2006. Tan recientemente como a mediados de febrero de este año, la policía marroquí arrestó a siete individuos en la región de Meknes, acusándolos de pertenecer a una organización militante ilegal llamada Salafiya Jihadia. Cuatro de ellos han sido puestos en libertad, mientras que los otros tres han sido transferidos a una unidad especial de policía, para continuar con las investigaciones. Las fuerzas del orden publico afirman que hombres de entre 24 y 26 años estaban preparando ataques terroristas en varios emplazamientos, desde instalaciones militares hasta universidades y hoteles. Esta clase de noticias es algo a lo que los marroquíes están cada vez más acostumbrados y muchos tienen dudas sobre la validez de estas detenciones.

Por el momento, Marruecos está también en el radar de Al-Qaedá y allí sus afiliados han estado particularmente activos, tras los desgraciados ataques mortales de mayo de 2003. Algunos acontecimientos que ponen a los marroquíes cara a cara frente a los fundamentalistas son por ejemplo el del 20 de abril de 2004, en Berrechid y el del 1 de mayo de 2004, en Sid El Khadir, Casablanca, seguidos por una serie de incidentes en Mohammedia, Sale, Meknes, Fez, Essaouira, Youssoufia, y otras áreas, que dieron lugar a medidas de seguridad severas y a menudo cuestionables. En noviembre del año pasado, la agencia estatal de noticias MAP lanzó un escueto informe anunciando “el desmantelamiento de una célula de 17 miembros afiliada a una organización radical, con conexiones con otras organizaciones similares, activas en Iraq. Se dice que estas unidades con base en Irak tienen enlace con Al-Qaeda. Más tarde, fueron reveladas las identidades de cuatro de los 17 miembros, y el principal líder resultó ser Mohamed R’ha, un belga descendiente de marroquíes, sin experiencia en el campo afgano. R’ha había pasado una cierto tiempo en Siria, país que se utiliza como punto clandestino y de tránsito para la introducción de activistas en Iraq. Las conexiones de R’ha en Europa incluían militantes islamistas, originarios de África del Norte. R’ha es acusado por los servicios de inteligencia marroquíes de conspirar con Khaled Azig, para crear una nueva organización terrorista, para atacar blancos marroquíes. Azig era un estudiante de teología en Siria, que llegó a Marruecos en junio, después de pasar por Turquía. Las autoridades marroquíes también acusan a dos antiguos presos de la bahía de Guantánamo de haberse preparado para unirse a los dos anteriores. Los ex internos de Guantánamo, Brahim Benchekroun y Mohamed Mazouz, han desaparecido misteriosamente, desde el 11 de noviembre. Algunos medios de comunicación han informado de que algunos miembros del ejército marroquí también contribuían a la formación de la célula del terror. El desmantelamiento de esta célula condujo a desmantelar células similares en España, Bélgica, Holanda, Dinamarca y el Reino Unido.

Pero este tipo de información, incluyendo la de cómo funcionan las autoridades marroquíes, es tan limitada que plantea aún más preguntas sobre la efectividad real sobre el terreno. Algunos en Marruecos dicen que al gobierno le gusta dramatizar los acontecimientos con propósitos políticos. Afirman que se anuncia una gran cantidad de “operaciones de seguridad”, pero la carencia de corroboración y detalles las hacen sospechosas. ¿Es posible que el post-11 de Septiembre haya creado oportunidades para que regímenes de la región, y de todo el mundo, exageren el riesgo de seguridad, para afianzar sus propias agendas políticas? Recientemente, centenares de miles de militantes Islamistas han sido liberados por Gracia Real en Marruecos. Pero si eran tan peligrosos, ¿por qué tal perdón? Entre ellos está Abdellatif Amrine, que fue condenado a 30 años de cárcel y perdonado más adelante por la monarquía. ¿Por qué un “criminal tan peligroso”, que dice no tener nada que ver con los ataques del 16 mayo de 2003, es excarcelado y se le permite moverse libremente? Algunos mantienen que su excarcelación, y la de otros individuos, forma parte de un acuerdo entre la monarquía y el movimiento Salafista. Pero según observadores políticos, en Marruecos muchas figuras pro-erradicación en el gobierno se oponen vehementemente a este trato con los Salafistas, que usan la identidad terrorista como pretexto para emprender una guerra declarada.

Arezki Daoud

Daoud_daoud@north-africa.com

Publicado en ‘North Africa Journal’, el 25 de febrero de 2007.

ANÁLISIS DE RIESGO DEL EDITOR por Arezki Daoud

Traducido por Victoria Millán para el Departamento África de la Fundación Sur.


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios