En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...
La miopía política de España en el Sáhara y el surgimiento del Frente Polisario
...leer más...

Blog Académico

Noticias
El gobierno nigeriano aprueba la creación de un centro para el control de las armas ligeras
...leer más...

La situación de República Centroafricana no es buena (1/3)
...leer más...

Los descubrimientos arqueológicos de África en 2021 (1/3)
...leer más...

Dominic Ongwen, ex niño soldado, condenado a 25 años de cárcel por crímenes de guerra y de lesa humanidad
...leer más...

Marruecos introducirá un nuevo Código para el Medio Ambiente
...leer más...

Zimbabue considera la primera matanza masiva de elefantes en décadas
...leer más...

Las remesas familiares baten un récord en Zimbabue
...leer más...

Marruecos refuerza la cooperación Sur-sur con Nigeria y Yibuti
...leer más...

Sheikh Aliamin, el imán anti-ADF asesinado en Beni
...leer más...

Hombres armados secuestran a cuatro personas en Nigeria
...leer más...

Nuevas protestas de los padres afectados por el secuestro de sus hijos en Nigeria
...leer más...

El presidente de Eritrea visita Sudán para aliviar posibles fricciones
...leer más...

La UE y EE.UU. sugieren métodos alternativos en la lucha de Nigeria contra Boko Haram
...leer más...

Sudán ratifica la Convención sobre los derechos de la mujer, con excepciones
...leer más...

Alerta inestabilidad: Una moción de censura contra Zoe Kabila en RD Congo
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Un sacerdote anglicano presidente de las Seychelles, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Jacinto Román Sancho: Gorilas de llanura en el Congo, por Roge Blasco
...leer más...
Punto muerto en la campaña de vacunación en África, por Marco Cochi
...leer más...
El obispo electo de Rumbek herido en un atentado, por José Carlos Rodríguez Soto
...leer más...
Paulo Duarte nuevo seleccionador de la selección de fútbol de Togo
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Opinión >

¿Cuándo el desvelamiento de la verdad sobre el genocidio ruandés?
12/04/2021 -

Demasiado a menudo estamos confrontados a presentaciones tan parciales como poco sutiles de la tragedia ruandesa. Es como si estuviéramos empujados a situar a todas las víctimas en un campo étnico y a todos los culpables en el otro.

Cuando seguimos lamentando hoy el pesado tributo humano del genocidio ruandés, no podemos evitar hacernos preguntas sobre las circunstancias en las que se produjo la calamidad. Las decisiones de unos y otros se asemejaban a menudo entonces a un teatro de sombras y luces. “¿En qué obra estábamos actuando?”. Es la pregunta, sin respuesta definitiva, que me hago al final de mi libro de recuerdos como embajador de Bélgica en Kigali, de 1990 a 1994. Veintisiete años después del genocidio, la tragedia no ha desvelado todavía todos sus secretos. ¿Algunos acontecimientos y situaciones que desfiguran hoy el ámbito político ruandés podrían ser susceptibles de aclarar algunas de las partes más sombrías del pasado?

A pesar de todo, la búsqueda de la verdad progresa

Con demasiada frecuencia, estamos confrontados a presentaciones tan parciales como poco finas de la tragedia ruandesa. Es como si estuviéramos llevados a colocar a todas las víctimas en un campo ético y a todos los culpables en el otro. Las mentiras y la agitación propagandística, que en nada son diferentes a las prácticas estalinianas, son elevadas al rango de expresiones creíbles del traumatismo y de las indignaciones por parte de observadores ingenuos, pedantes o suficientes.

Las preguntas desprovistas de prejuicios sobre la causa profunda y sobre las verdaderas circunstancias de la desgracia ruandesa son, desdichadamente descartadas por medio de una barrera de artillería retórica. Las salvas de acusación demasiado fáciles llevan los nombres de negacionismo o de divisionismo. Los interrogantes legítimos, las observaciones imparciales y las preocupaciones críticas deben ceder el paso a “la historia oficial” y fabricada, que recibe el imprimatur del Paul Kagame, presidente de Ruanda; como si Kigali quisiese preservar permanentemente el poder de explotar hábilmente el complejo de culpabilidad de una parte de su propia población y de la comunidad internacional.

Preguntas esenciales

Esos obstáculos no deben desanimarnos para seguir buscando la verdad y para poner en cuestión sin orejeras la historia oficial. ¿Cómo es posible que tantos ruandeses hayan caído en la trampa de la radicalización asesina? ¿Quién tenía interés en ello? ¿Hubo planes maquiavélicos llevados a la práctica? ¿Habyarimana era el responsable o el rehén de un entorno hutu extremista? ¿Quién instigó los asesinatos políticos en los meses que precedieron al genocidio? ¿Los planes de desestabilización ideados antes del atentado contra el avión presidencial del 6 de abril apuntaban ya al exterminio de los tutsi? ¿Quién derribó el avión presidencial el 6 de abril? ¿Kagame no habría podido terminar el genocidio antes? ¿Los belgas y los franceses no habrían podido, juntos, influir más en el proceso de paz? ¿Los americanos, británicos, el ugandés Museveni, pueden ser colocados al margen? ¿Y qué decir sobre la actitud del Consejo de seguridad y del secretariado de la ONU? ¿Se sabe en su totalidad cuál fue el rol de los belgas? ¿Es verdad que nuestra política de tutela ya había sembrado las semillas de la tensión étnica?

Ciertamente, existen aquí y allá algunos intentos loables que tratan de interrogar con franqueza a este pasado reciente y uno no puede sino esperar que se multipliquen.

Un informe culpable de ligereza

Sin embargo, dudo mucho de que el informe de la comisión de historiadores franceses (el informe Duclert) nos acerque a la verdad. No puedo más que suscribir muchas de las conclusiones del estudio encomendado por el presidente Macron sobre el rol de Francia antes y durante el genocidio. Mi libro sobre Ruanda (“”Rwanda, mijn verhaal”, Polis-Pelckmans, 2016) está lleno en efecto de ejemplos de decisiones y de iniciativas francesas que colocaron a menudo a belgas y a otros actores diplomáticos ante hechos sin vuelta de hoja. La arrogancia con la que las tropas francesas se comportaron frecuentemente o la indulgencia que Francia reservaba a graves violaciones de derechos humanos siguen siendo chocantes. Pero, sobre puntos esenciales, el informe es culpable de ligereza y de omisiones inexcusables. Contrariamente a lo que la comisión afirma, Francia apoyó sin duda alguna los acuerdos de Arusha; acuerdos que habían previsto un amplio reparto del poder (hasta el punto de hacer temer a numerosos hutu que regresaba el ancestral dominio de los tutsi). Las responsabilidades del Frente Patriótico Ruandés (FPR) son o silenciadas o subestimadas. Las desgracias causadas por los ataques recurrentes del FPR de 1990 a 1994 contra cientos de miles de agricultores que huían son ampliamente dulcificadas.

Pero, por si ello no bastara, las declaraciones mediáticas del presidente de la comisión, el profesor Duclert, ponen en solfa la seriedad científica que se le supone encarnar. Pretendidos axiomas que consagran la ausencia de antagonismo étnico en la sociedad ruandesa tradicional, definiciones no sustentadas tales como “la dictadura racista de Habyarimana”, y, en fin, la descarga de responsabilidades acordada al FPR, todo ello es considerado como algo indiscutible en el informe. El Presidente de la república (francesa) se equivocaría si se vanagloriara de este informe y se inspirara en él para llevar adelante su diplomacia ruandesa. Temo, también, que el número extrañamente elevado de periodistas, de universitarios o políticos franceses que ciegamente se unen al coro de propaganda de Kigali, no se den cuenta que ponen en juego su propia credibilidad.

La indignación selectiva debe acabar

Esta constatación puede parecer dura. ¿Pero no es ya, desde hace tiempo, hora de liberarnos de una complacencia paralizante? Del mismo modo que nos mostrábamos severos en su día con relación a Habyarimana, ¿no es ya hora, en el presente, de pedir que Kagame rinda cuentas? Las innegables y loables realizaciones del “Singapur de África central” no pueden seguir siendo invocadas indiscriminadamente. Sobre todo si se trata de justificar el silencio, el atolondramiento o la indiferencia ante estadísticas asépticas, ante violaciones de derechos humanos y antes actuaciones de desestabilización en la región de los Grandes Lagos, que se realizan bajo la responsabilidad del hombre fuerte de Kigali.

El año pasado, escribí un artículo de opinión, indignado por el silencio de nuestros medios y de nuestros políticos con relación a la sospechosa muerte del cantante góspel Kizito, un tutsi que se había atrevido a solicitar compasión por el dolor que igualmente se extiende a los hutu. Más recientemente, una madre tutsi de cuatro hijos ha expresado públicamente con valentía su hartazgo a propósito de cierto número de abusos cometidos en el Ruanda de hoy. Inmediatamente ha sido esposada y encarcelada. Desde hace años, los ciudadanos son intimidados y privados de su libertad. Algunos han desaparecido, otros han sido asesinados, tanto en Ruanda como en el extranjero.

Paul Rusesabagina está actualmente procesado en Kigali. Me atrevo a creer que nuestro gobierno gestiona con sabiduría la defensa de los derechos e intereses de este compatriota y que nuestro Parlamento se comprometa igualmente. No ganaremos ni comprensión ni respeto actuando de manera demasiado prudente. La indignación selectiva debe terminar.

Me pregunto, por otra parte, por qué el presidente del Consejo europeo, Charles Michel, no se expresó en público sobre esta cuestión tras su encuentro en Kigali con el jefe de Estado ruandés, unos días después de que una resolución ampliamente apoyada del Parlamento europeo hubiera pedido un proceso justo y equitativo para Paul Rusesabagina. Esperemos que lo haya hecho durante la audiencia.

Persisto en creer que la discreción que caracteriza a la diplomacia posee sus métodos y sus razones. Ahora bien, cerrar los ojos ya no es posible. Las agendas y sus actores deben ser desenmascarados. Todo el mundo no está convencido de ello, pero muchos lo están. No hace mucho tiempo, yo escribía: “Después de todo, ¿no nos hemos equivocado respecto de Paul Kagame y de su Frente Patriótico ruandés (FPR)? El envoltorio hábil y atractivo de nobles reivindicaciones (retorno de los refugiados, democracia, reparto del poder, derechos humanos), tan bien acogido en 1990 por la comunidad internacional, y Bélgica, y por la oposición interna, ha servido para ocultar sus verdaderas intenciones: hacerse con todo el poder para él y garantizarlo con mano de hierro, dar libre curso a las ambiciones intervencionistas en el Congo…

Diecisiete años más tarde (de ese escrito) debemos continuar insistiendo en la gravedad del genocidio y en los indecibles sufrimientos de cientos de miles de desdichadas víctimas. Debemos seguir luchando contra la banalización y la simplificación extremas para que cada ruandés, sin distinción alguna, tenga el derecho de hacer el duelo de sus familiares y cercanos.

Una actitud de auténtica compasión guiará también la búsqueda de la verdad, no solamente para determinar en qué obra fuimos llevados a actuar en la época, sino también para liberarnos hoy de las ambigüedades, de las representaciones unilaterales y de los simplismos polarizantes.

Johan Swinnen

*Antiguo embajador de Bélgica en Ruanda (1990-1994)

Fuente: La Tribune franco-africaine

[Traducción, Juan Luis Iribarren]

[Fundación Sur]


Artículos relacionados:

- La UA busca extender el acuerdo con Ruanda para la acogida de solicitantes de asilo procedentes de Libia

- Paul Kagame promoverá la creación de la Agencia Africana de Medicamentos

- Patrick de Saint-Exupéry, "una travesía" que no convence, por Filip Reyntjens

- ¿Se prepara Ruanda para bloquear las redes sociales?

- Los ruandeses expresan su hartazgo en Bruselas, París, Ginebra, La Haya, Lyon

- Riesgo de ejecución para la activista ruandesa Idamange Yvonne Iryamugwiza: Firma la petición

- Arresto de la activista ruandesa Yvonne Idamange Iyamugwiza

- El "héroe" de Hotel Ruanda acusado de villano

- Judi Rever y la investigación que implica al presidente ruandés en crímenes de guerra

- Cooperación entre Ruanda y China

- Las inundaciones en Ruanda crean fuertes perdidas para los campesinos

- Ministros de Relaciones Exteriores de Ruanda y Burundi se reúnen para normalizar relaciones

- Los ingresos de Ruanda por minerales raros se reducen a la mitad

- Ruanda espera la extradición desde Bélgica de presuntos genocidas

- Ruanda aprueba el cultivo de cannabis para la exportación

- Se habla a menudo del milagro ruandés, pero, ¿de qué se trata?

- El héroe de ’Hotel Rwanda’ pide ayuda la comunidad internacional para su liberación

- Detenido el héroe de la película Hotel Ruanda en extrañas circunstancias

- Preocupación en Ruanda por pérdidas en los sistemas de suministro de agua

- Kizito Mihigo recibe a título póstumo el premio Vaclav Havel

- La Policía Nacional de Ruanda garantiza justicia a las victimas de violencia policial

- Comunicado sobre graves violaciones de Derechos humanos con relación a los supervivientes del genocidio contra los tutsi

- El Fondo de Población de las Naciones Unidas en Ruanda asegura dinero para promover la salud y derechos reproductivos de los jóvenes

- Los medios de comunicación ruandeses firman un acuerdo para obtener servicios legales gratuitos

- Los militares ruandeses declaran haber evitado un ataque armado desde el territorio de Burundi

- Ruanda presenta su nuevo plan nacional sobre el clima

- Ruanda clasificado como el segundo país más pacifico de su región

- Investigadores ruandeses descubren una nueva cepa de tuberculosis

- El presidente de Ruanda pide eliminar las sanciones contra Sudán y Zimbabue

- Las mujeres ruandesas en el mantenimiento de la paz (parte 2/2)

- Las mujeres ruandesas en el mantenimiento de la paz (parte 1/2)

- El sector turístico de Ruanda estimulará el turismo interno

- El ajedrez ruandés en tiempos de coronavirus

- Un periodista y un trabajador de los medios de comunicación ruandeses detenidos desde el mes de abril

- La ONU confirma la muerte de Augustin Bizimana, uno de los responsables del genocidio de 1994

- La empresa ruandesa de drones Leapr Labs gana el premio Lago Kivu Flying

- El impacto de los desastres naturales sobre la economía de Ruanda

- Los intore de Ruanda, un adoctrinamiento inquietante

- El baile ikinimba de Ruanda

- Las fuertes lluvias dejan 12 víctimas mortales en Ruanda

- Las fuertes lluvias desplazan a varias familias en el noroeste de Ruanda

- El cierre por el COVID-19 se extiende en Ruanda 15 días más

- El distrito de Kayonza, Ruanda, inicia la exhumación de los restos de las víctimas del genocidio Tutsi

- Kwibuka26 continuará el programa de conmemoración en Ruanda

- Kizito Mihigo: “El mensaje es más importante que el mensajero” (parte 2/2)

- Kizito Mihigo: De niño prodigio a enemigo público (parte 1/2)

- Asesinato político en Ruanda del artista Kizito Mihigo


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios