En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...
La miopía política de España en el Sáhara y el surgimiento del Frente Polisario
...leer más...
Consecuencias de la decisión de Trump de reconocer la soberanía marroquí sobre los territorios ocupados del Sahara Occidental
...leer más...
Neocolonialismo: Desarraigo cultural y dependencia en la República del Congo (parte 2/2)
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Los líderes de los derechos civiles se unen para exigir al Congreso de Estados Unidos la aprobación de la Ley de Justicia Policial George Floyd
...leer más...

El buque Artic Sunrise de Greenpeace atracará próximamente en Seychelles
...leer más...

Las fuerzas de seguridad de Ghana allanan el nuevo centro de derechos LGTBI+
...leer más...

La UE apoyará las estrategias de vacunación contra la covid-19 en África
...leer más...

Marruecos como ejemplo de desarrollo de las energías renovables
...leer más...

África oriental y meridional buscan fortalecer los lazos comerciales
...leer más...

Thuli Madonsela recibe el título de caballero francés por su lucha contra la corrupción
...leer más...

Varias iglesias atacadas en el norte de Nigeria
...leer más...

Los trabajadores de la sanidad sudafricana en huelga
...leer más...

En debate la adhesion de Marruecos, Túnez y Mauritania a la CEDEAO
...leer más...

La policía del Capitolio recuerda los horrores del 6 de enero
...leer más...

Somalia necesita urgentemente celebrar elecciones
...leer más...

La Constitución como piedra angular para hacer frente a los nuevos desafíos en Egipto
...leer más...

El gobierno de Uganda desmiente haberse vacunado antes que el resto
...leer más...

El candidato del partido gobernante vence en las presidenciales de Níger
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Eisman, Alberto

Alberto Eisman Torres. Jaén, 1966. Licenciado en Teología (Innsbruck, Austria) y máster universitario en Políticas de Desarrollo (Universidad del País Vasco). Lleva en África desde 1996. Primero estudió árabe clásico en El Cairo y luego árabe dialectal sudanés en Jartúm, capital de Sudán. Trabajó en diferentes regiones del Sudán como Misionero Comboniano hasta el 2002.

Del 2003 al 2008 ha sido Director de País de Intermón Oxfam para Sudán, donde se ha encargado de la coordinación de proyectos y de la gestión de las oficinas de Intermón Oxfam en Nairobi y Wau (Sur de Sudán). Es un amante de los medios de comunicación social, durante cinco años ha sido colaborador semanal de Radio Exterior de España en su programa "África Hoy" y escribe también artículos de opinión y análisis en revistas españolas (Mundo Negro, Vida Nueva) y de África Oriental. Actualmente es director de Radio-Wa, una radio comunitaria auspiciada por la Iglesia Católica y ubicada en Lira (Norte de Uganda).

Ver más artículos del autor


Crónicas desde Obamalandia:Lo que Obama no podrá hacer, Por Alberto Eisman

26 de enero de 2009.

Creo que en estas crónicas que he ido recogiendo del ambiente que se vive aquí en estos días ha salido ya suficientemente reflejada la idea que las expectativas que se levantan alrededor de una persona pueden ser excesivas, hasta el punto de ahogar a la persona misma porque - siendo un hombre limitado como es - nunca podrá llegar al punto de contentar a todos. Seguro que los que tanto lo jalean y alaban en un mes o dos no serán tantos, porque un líder - sobre todo si quiere que las cosas cambien - tiene que tomar medidas que antes o después serán impopulares para poder llevar a cabo los cambios prometidos.

Una de las reflexiones que se me han ocurrido en estos días quizás pueda sonar absurda, pero la querría compartir con quienes se acerquen por este blog y quieran comprender lo intricado que puede ser África y sus políticas: Barack Obama ha conseguido llegar a uno de los puestos más disputados del planeta, y copa ahora la presidencia del país más poderoso del orbe. Pero si Obama hubiera sido keniano - como su padre - sería absoluta y llanamente imposible que un hombre de 47 años, no importa lo preparado intelectualmente, superdotado políticamente o lo lumbrera que sea, llegara a la presidencia de la república keniana. Niet. Aquí el sistema no lo permitiría, ya que primero tendría que integrarse en alguna de las cerradas familias políticas que con gran posibilidad ya tendrían sus candidatos de más de 60 años esperando eternamente a un puesto así, debería también prestar vasallaje a dirigentes presentes o pasados y debería, cómo no, ganar de alguna manera a grupos de personas que soliviantaran por aquí o influyeran por allá, no siempre con métodos diplomáticos ¿me entienden?

Es cierto que Obama ha llegado aupado por un Partido Demócrata, pero hay que reconocerle que dentro de él ha subido por su propio mérito. Ni formaba parte de una dinastía política ni mucho menos venía de una superfamilia llena de influencia y de pecunia que le fuera abriendo camino. Ahí creo que reside la esencia de ese llamado "sueño americano" que sonaba a música celestial inventada por la propaganda yanqui pero que al final hemos visto fehacientemente que es verdad.

No tengo duda que Obama vendrá en los próximos meses ya investido como presidente a visitar su cuna ancestral. Quizás ahí más de uno de los que lo aclaman casi como un mesías tendrá que hacer examen de conciencia porque, tal como ha anunciado en su discurso inaugural "a aquellos que se aferran al poder a través de la corrupción y el engaño y el silencio de los disidentes, que sepáis que estáis en el lado equivocado de la historia, pero extenderemos una mano si sois capaces de abrir vuestro puño". Sin duda, un mensaje que le habrá sentado bien a la gente, pero que habrá hecho rechinar los dientes de más de uno que está ahora en la poltrona del poder y esperaba que el benévolo "pariente africano" fuera una condescendiente perita en dulce.

Desgraciadamente para muchos, Obama no va a ser el presidente de los Estados Unidos de África (ni le iría bien en ese papel, creo yo, dado el tono radical de su discurso inaugural) sino de América. Podría ser que en su puesto actual pudiera ayudar o ser un catalizador para que África salga de su letargo, pero yo me conformaría con dos cosas: que ayude a que África pueda salir adelante no con proyectos de cooperación o de intervención militar tipo AFRICOM sino con un acceso justo y equitativo al mercado internacional y que luche con convincentes armas diplomáticas contra la corrupción - obviamente líderes corruptos incluídos, de los cuales Estados Unidos tiene un vergonzoso historial de apoyo - y contra los factores que impiden la libertad en África y perpetúan el subdesarrollo.

Pero para alcanzar esto, la gran potencia tendría que dejar un poco sus intereses geoestratégicos y entrar en una dinámica completamente diferente ¿Lo harán? Yo a Obama lo aprecio mucho, pero creo que al final el sistema es el sistema y por mucho que él quiera no va a correr el riesgo de nadar contra corriente simplemente para ayudar a África. Como dijo en su día el viejo zorro Kissinger "Estados Unidos no tiene amigos, tiene intereses." Más claro, el agua.

Original en : http://blogs.periodistadigital.com/enclavedeafrica.php



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios