En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Comparación de dos movimientos religiosos en el Caribe: La Regla del Palo Mayombe y el Rastafarianismo, por Samuel Arroyo
...leer más...
El movimiento misionero en el siglo XIX y el mundo negro-africano, por Fidel González Fernández
...leer más...
¿Más allá del interés nacional y la seguridad?: Propuestas para otra política exterior española en África, por GEA-UAM
...leer más...
Derechos humanos y democracia en Guinea Ecuatorial
...leer más...
Promoción de las inversiones españolas en África subsahariana: Recomendaciones y conclusiones, por José María Mella [et al.]
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Parlamento europeo: Propuesta de resolución común sobre el caso del Doctor Denis Mukwege en República Democrática del Congo
...leer más...

La Copa Africana de Naciones 2021 se pospone un año debido a la covid-19
...leer más...

Europa pide a Tunisair reparaciones urgentes en sus aeronaves
...leer más...

Activista secuestrado en Libia tras una manifestación anticorrupción
...leer más...

El portugués Jorge Costa nuevo seleccionador de Guinea Ecuatorial
...leer más...

Sudáfrica celebra el funeral del abogado activista contra el apartheid George Bizos
...leer más...

Tanzania recibirá fondos de la Unión Europea para paliar los efectos de la crisis económica de la covid-19
...leer más...

Juventud por el Clima de Túnez reclama la acción del Estado
...leer más...

Protestas en Marruecos por el juicio a un periodista que investigaba casos de corrupción
...leer más...

Emigración irregular: el destino de los tunecinos desaparecidos
...leer más...

Expectativas de conflicto en las elecciones de Costa de Marfil
...leer más...

Facebook refuerza su presencia en África con una nueva oficina en Nigeria
...leer más...

El arzobispo de Conakry denuncia la expropiación de propiedades de la Iglesia en Guinea
...leer más...

Vuelven las carreras de camellos en Egipto después de la pausa por la covid-19
...leer más...

Buhari promulga una nueva Ley de Policía en Nigeria
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Fútbol africano: Un país, una historia: República del Congo, por Pancho Jaúregui
...leer más...
Leo lenguas, una herramienta para aprender idiomas a través de las literaturas africanas, por Sonia Fernández
...leer más...
Paula Muga Ellacuria, cooperante cultural en Guinea Ecuatorial, por Roge Blasco
...leer más...
Haile Selassie: entre veneración y odio, por Omer Freixa
...leer más...
El primer hombre en Marte, por Rafael Muñoz Abad
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > AfroIslam >
-

Mikel Larburu

Mikel Larburu es un Misionero de África (Padres Blancos) nacido en Zumaya (Guipuzcoa). Ha estado trabajando por la sociedad argelina durante más de cuarenta años, especialmente con la formación profesional de la juventud del Sahara. Actualmente trabaja en un proyecto de Europa - Islam en Bruselas y es el coordinador de la sección "AfrIslam" del Portal del Conocimiento sobre África de la Fundación Sur.

Ver más artículos del autor

Artículo de fondo: La mundialización iconoclasta
8 de julio de 2012

Le Monde 07/07/2012 Por Caroline Fourest*

Un montón de piedra sin alma ni forma. Es lo único que queda de la puerta de una de las mezquitas de centenarias de Tombuctu, violada y destruida por la locura de grupos que se autodefinen como “defensores del islam”. Su furia iconoclasta recuerda a aquella otra que desfiguró los budas de Bamiyan. Sin embargo esta furia ha franqueado nuevas balizas.

En Afganistán, los fanáticos se atacaban a símbolos de otras religiones. En Mali, las subastas vas hasta destruir la entrada de una mezquita, a golpe de picachón, sencillamente porque contiene símbolos de la artesanía ancestral y por consiguiente no únicamente islámica de Tombuctu. Ayer, era necesario destruir mausoleos musulmanes a golpe de “Allah Akbar” porque abrigaban el culto a los santos.

¿Dónde va a parar esta locura? Jamás han tenido razón. No tiene ni fronteras ni límites. La “mundialización del yihad” y su odio de la cultura tiene por objetivo abiertamente la “uniformización del islam” por la destrucción. Haciendo desparecer cualquier sutileza cultural y evidentemente espiritual, es decir cualquier matiz del mundo islámico.

La guerra declarada a los Occidentales y a las otras religiones no es más un pretexto, sangriento, para ocultar la otra, en realidad en primer lugar, la que se está librando contra los musulmanes laicos y ateos, pero también contra otros creyentes que practican otro islam. Basta con mirar la suerte reservada desde hace décadas a los Zikri, a los Hazara o a los Hamadi en Pakistán.

Todos practican, cada uno a su manera, un islam piadoso y devoto, pero que no es el islam político dominante, y lo están pagando caro. Setecientos Hazara masacrados. Lugares de culto destruidos. Leyes contra la blasfemia que sirven para justificar que los lleven a la cárcel. Su libertad religiosa está siendo violada pero, claro está, es contra la laicidad a la francesa que una delegación del Pakistán protesta desde hace años… Una laicidad que protege sin embargo –mejor que cualquier otro sistema- el equilibrio entre mayoría y minorías religiosas. No es el más pequeño éxito en una época donde abundan conflictos políticos que pisotean las minorías confesionales y su cultura en los cuatro puntos del horizonte del planeta, bajo pretexto de defender la identidad o la religión dominante.

Incluso en Túnez, la furia iconoclasta nos recuerda que estamos hundiéndonos cada día más en la oscuridad. En La Marsa, uno de los cuadros más figurativos, habiendo provocado violentos motines, muestra un salafista furibundo, con humo saliéndole de las orejas. Así pues, habiendo amenazado a todo el que se atreva a representar al profeta Mohammed, ahora vemos a unos grupos furiosos destruyendo una exposición de pintura sencillamente porque se burlan de los fanáticos… Se podría pensar que se toman verdaderamente por Dios y su profeta. ¿No sería la peor de las blasfemias?

Ya es hora que se ponga fin a esta locura erradicatriz y uniformizadora. Protegiendo estos valores universales como son la libertad de expresión, la libertad de conciencia y la libertad religiosa. Salvando estos tesoros culturales –que son también universales- que los yihadistas quieren hacerlos desaparecer de nuestras memorias y de nuestra historia común.


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios