En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...
La miopía política de España en el Sáhara y el surgimiento del Frente Polisario
...leer más...
Consecuencias de la decisión de Trump de reconocer la soberanía marroquí sobre los territorios ocupados del Sahara Occidental
...leer más...

Blog Académico

Noticias
El Sáhara Occidental vuelve al Tribunal de Justicia europeo
...leer más...

Togo pospone nuevamente el Campeonato Africano de Cross Campestre
...leer más...

El primer ministro sudanés reafirma la importancia de la cooperación entre civiles y fuerzas de seguridad
...leer más...

Spotify se expande a más mercados africanos, incluidos Kenia y Nigeria
...leer más...

Las Noticias de la República Democrática del Congo (2021-02-16 / 2021-02-28), edición quincenal en francés de Luc de l’Arbre
...leer más...

El tribunal anula la petición del héroe de "Hotel Ruanda" para trasladar el juicio a Bélgica
...leer más...

Amnistía Internacional condena a las tropas de Eritrea por la masacre de Axum
...leer más...

Egipto y Qatar celebran su primer encuentro desde el fin de la guerra del Golfo
...leer más...

El gobierno de Uganda responde a los EE.UU. tras las amenazas de sanciones
...leer más...

Vanessa Nakate, Amoaka Boafo, Davido y Yvonne Aki-Sawyerr entre las personas africanas de Time 100 Next
...leer más...

Siguen los raptos de niños en Nigeria, la solución es cerrar los colegios
...leer más...

La iglesia católica de Burkina Faso lanza una campaña de movilización de recursos para los más desfavorecidos
...leer más...

El gobernador de Cabo Delgado anima a las fuerzas de seguridad de Mozambique a luchar contra el terrorismo
...leer más...

Los líderes de los derechos civiles se unen para exigir al Congreso de Estados Unidos la aprobación de la Ley de Justicia Policial George Floyd
...leer más...

El buque Artic Sunrise de Greenpeace atracará próximamente en Seychelles
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Caminos de esperanza en los sudanes, por Iván Navarro
...leer más...
El inmenso bien de Manos Unidas: Hablo de lo que he visto, por José Carlos Rodríguez Soto
...leer más...
Miquel Sánchez: escalada en el desierto del Chad, por Roge Blasco
...leer más...
Anansy Cissé, el futuro de la guitarra del Sahel, por Javier Mantecón
...leer más...
La guerra del agua en el desierto del Sahara, por Bartolomé Burgos
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Cultura > Cuentos y relatos africanos >

-

PROYECTO NA AKRIKI

El proyecto Na Akriki surge en 2008 con el objetivo de crear una historia viva con los relatos, contados en primera persona, de los africanos afincados en tierras de Chihuahua, México. La idea consistía en realizar un trabajo abierto y sin pretensiones, que se fuera ampliando con el pasar del tiempo y de las personas. Por las razones que da el devenir de los días el proyecto quedó varado en la primera historia. Kamal, un maestro de árabe, egipcio de nacimiento y que profesa la religión copta, estudió arqueología y siendo guía de turistas se enamoró de una chihuahuense y se marchó a vivir a México.

Los responsables del proyecto Na Akriki fueron:

- Claudia Barona Castañeda

- Martha Priscilla González Venegas

- José Albino Saldaña.

Ver más artículos del autor

Aquí no hay Faraones : Memorias de un egipcio en tierras aztecas : Capítulo I
27/06/2011 -

Hay quienes dicen que si tienes un fuerte accidente o tu vida está en la fina línea de la vida o la muerte o simplemente un extremo peligro acecha, ves tu vida frente a tus ojos como una micropelícula, la cual cuadro a cuadro te muestra los momentos más significantes, bellos y románticos. Pero afortunadamente no necesito de eso; los ricos aromas del café que se desprende en esta cafetería me permiten ver las huellas labradas a lo largo de 36 años. Los deliciosos vapores me transportan a Sinuris, me regresan a la tierra de Al Fayoum, me llevan a Egipto, a la patria de la cual salí sólo con mis sueños, un amor, la cruz y la bendición de los míos.

¡El café es maravilloso! Y también me da la gracia de observar a Jacobo y Fayka, mis padres; septagenarios, valientes, perfectos, siempre amorosos. Casi puedo sentirlos. En esa genial perfección me hacen creer que les gustaba mucho el equilibrio y es que somos tres hombres y tres mujeres, a mí me tocó ser el sexto en ver la luz del sol. Por cierto casi olvido mis buenos modales, mi nombre es Kamal.

Yo nací en una aldea que se llama Nakarifa, a una hora del Cairo. Fui como cualquier niño, de cualquier nación, de cualquier color; me encantaba imitar a los gatos y no precisamente por lamerme los bigotes, sino por copiar esa instintiva actitud de ellos; vagar, vagar y vagar. La calle tenía un poderoso imán, me llevaba a mis amigos y jugábamos al fútbol, a las escondidillas y las risas siempre estaban presentes. Pero como todo gato regresaba al hogar donde sabía que una familia me quería y protegía.

En esa infancia llena de risas, papá me enseñó que el trabajo no es sólo un acto que te permite comer y vestir, sino que es un acto que te dignifica como humano y te permite valorar lo que posees; así que papá, mi hermano mayor y yo nos íbamos al campo a sembrar trigo, alfalfa, a plantar limones, naranjas, olivos y uvas. En mi boca aún puedo sentir las delicias que provocaban esas cosechas llenas de esfuerzo, trabajo y amor.

Claro que también tuve mis momentos malos, pero uno en particular todavía lo tengo grabado en la mente -la maestra del colegio dándome una tremenda paliza- golpe a golpe aún me arde cada centímetro de mi piel; ya olvide la razón, el tiempo y el método, pero no borro esa terrible sensación. En fin, creo que todos hemos tenido una maestra o un maestro así.

Y entre juegos, risas, las cosechas y mi familia los años y años pasaban en la tranquila Nakarifa y, en verdad que era tranquila; allí Dios nos dejó adorarlo sin tantas complicaciones, sin violencia, sin maldad. Allí Dios no nos cegó los ojos ni nos dio espadas para matarnos en su nombre. Al Fayoum fue la última zona donde entró el Islam, en esa tierra había casi mil iglesias y monasterios y el cristianismo se conservó por mucho tiempo. En la afanosa tarea de llamar a cada cosa por su nombre y meterla en una categoría a nosotros los egipcios que creemos en Cristo nos llaman Copto; hay coptos católicos y coptos ortodoxos, yo soy de los últimos.

Los musulmanes y nosotros crecimos juntos, aprendimos a respetarnos y entendimos que aunque el nombre sea Jesús o Alá, recemos al cielo o en dirección a la Meca, el resultado era el mismo – simplemente fe y amor- De repente había conflictos, y cómo no haberlos, finalmente somos humanos y como buenos humanos a veces nos gusta complicarnos, nos gusta manchar las cosas más sencillas de la vida. Pero gracias a Dios y a la buena voluntad teníamos buenas relaciones con todos los vecinos, casi todos musulmanes. En sus fiestas por ejemplo íbamos a festejarlos y viceversa, si alguien de ellos moría íbamos a los funerales y al revés.

(continuará...)


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios