En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...
La miopía política de España en el Sáhara y el surgimiento del Frente Polisario
...leer más...
Consecuencias de la decisión de Trump de reconocer la soberanía marroquí sobre los territorios ocupados del Sahara Occidental
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Togo pospone nuevamente el Campeonato Africano de Cross Campestre
...leer más...

El primer ministro sudanés reafirma la importancia de la cooperación entre civiles y fuerzas de seguridad
...leer más...

Spotify se expande a más mercados africanos, incluidos Kenia y Nigeria
...leer más...

Las Noticias de la República Democrática del Congo (2021-02-16 / 2021-02-28), edición quincenal en francés de Luc de l’Arbre
...leer más...

El tribunal anula la petición del héroe de "Hotel Ruanda" para trasladar el juicio a Bélgica
...leer más...

Amnistía Internacional condena a las tropas de Eritrea por la masacre de Axum
...leer más...

Egipto y Qatar celebran su primer encuentro desde el fin de la guerra del Golfo
...leer más...

El gobierno de Uganda responde a los EE.UU. tras las amenazas de sanciones
...leer más...

Vanessa Nakate, Amoaka Boafo, Davido y Yvonne Aki-Sawyerr entre las personas africanas de Time 100 Next
...leer más...

Siguen los raptos de niños en Nigeria, la solución es cerrar los colegios
...leer más...

La iglesia católica de Burkina Faso lanza una campaña de movilización de recursos para los más desfavorecidos
...leer más...

El gobernador de Cabo Delgado anima a las fuerzas de seguridad de Mozambique a luchar contra el terrorismo
...leer más...

Los líderes de los derechos civiles se unen para exigir al Congreso de Estados Unidos la aprobación de la Ley de Justicia Policial George Floyd
...leer más...

El buque Artic Sunrise de Greenpeace atracará próximamente en Seychelles
...leer más...

Las fuerzas de seguridad de Ghana allanan el nuevo centro de derechos LGTBI+
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Caminos de esperanza en los sudanes, por Iván Navarro
...leer más...
El inmenso bien de Manos Unidas: Hablo de lo que he visto, por José Carlos Rodríguez Soto
...leer más...
Miquel Sánchez: escalada en el desierto del Chad, por Roge Blasco
...leer más...
Anansy Cissé, el futuro de la guitarra del Sahel, por Javier Mantecón
...leer más...
La guerra del agua en el desierto del Sahara, por Bartolomé Burgos
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Cultura > Cuentos y relatos africanos >

Al final del camino, por Esther San Juan
15/06/2015 -

Publicamos en la sección de cuentos de Fundación Sur el que ha sido galardonado con el Premio Manos Unidas de relatos para Niños y Jóvenes 2015, escrito por Esther San Juan Vigo , alumna del Colegio Jesús y María de Valladolid

Era una noche oscura para Maisha, una pequeña y curiosa niña que vivía en una aldea masai de Tanzania. La luz azul grisácea de la luna, hacía que su sombra le hiciera compañía en aquel sendero de barro
y peñas.

En el camino, sus diminutos y descalzos pies tropezaban con las frías
piedras. Consigo llevaba su muñeca de trapo, recuerdo de su madre, Nohala. La apretaba contra su pecho para sentir ese dulce cariño que seguro echaría de menos. Maisha añoraría cuando iban juntas a por agua o cuando ordeñaba las cabras.

La noche ciega le hizo tropezar, cayendo de rodillas. Entre lágrimas
recordó la imagen de su maestra felicitándole por la beca que había
conseguido. Viviría en el colegio estudiando secundaria, d
urmiendo y comiendo con otras niñas... ¡Se había esforzado tanto! Se incorporó sacudiéndose las rodillas de polvo y hierbas. Pensó en sus padres. Había corrido tan deprisa desde la escuela que adelantó a los muchachos de la aldea a pesar de su tamaño. Su madre recibió la noticia ilusionada. Su padre gritó enojado “Se acabó la escuela. La anciana llegará en unos días y la prepararán como a las demás niñas. Su futuro esposo nos dará por ella al menos cinco vacas. Tiene
que casarse”. Su “dimi” se había celebrado el año anterior, aunque su madre y ella se habaí n negado. A ninguna de las dos les parecía necesaria aquella brutal tradición, que según los ancianos
era imprescindible y avergonzarían a la familia si no la hicieran.

Ya agotada de aquel duro camino, se dejó caer. Sus pies pesaban como dos sacos de arena mojada. En aquel momento pensó en su hermana Nala, dos años mayor que ella. Recordaba como lloraba y gritaba de miedo y de absurdo dolor, cunado llamaron a aquella anciana, para que la preparara para su paso a mujer. Su madre fue incapaz de detener aquella locura. Juró que no dejaría que Maisha pasara por lo mismo. Nala estuvo muy enferma durante días, recostada y sin poder trabajar.

Aún con el corazón encogido se levantó y continuó su camino. Pero
estaba tan cansada que la más minúscula piedra la hizo perder el equilibrio. Había sido tan angustiosa la despedida con su madre que aún sentía el sabor salado de sus lágrimas fundidas con las lágrimas de su madre. Le había mandado seguir el sendero hasta el refugio para niñas de Mugumu. Allí la ayudarían a tener un futuro y un oficio. Solo la educación acabaría con la pobreza. Le aconsejó que fuera fuerte y que no tuviera miedo.

A lo lejos vio una luz. Le pareció cálida y acogedora, y le dio fuerzas
para levantarse y llegar hasta ella. Había sido muy duro el viaje. Se sentía satisfecha de haber llegado a aquel lugar y confiaba en que allí la aceptaran.

Frente a aquella enorme puerta azul sintió que una nueva vida comenzaba para ella en ese mismo instante. Llamó tímidamente y la puerta se abrió muy despacio mostrando a una mujer con una enorme sonrisa que dijo:- “Karibu”. (Bienvenida)


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios



- - - - - - - - -
Belén comentó de Al final del camino, por Esther San Juan ...

Precioso.Un final lleno de optimismo




Agregar un comentario