En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Informe de economía solidaria 2019: Economía y personas
...leer más...
La Encíclica “FRATELLI TUTTI” leída por un Misionero de África
...leer más...
Misión y promoción social
...leer más...
Informe "África 2020: Transformaciones, movilización y continuidad", por Fundación Alternativas
...leer más...
La pandemia covid-19 y las comunidades negras-afrocolombianas, por Licenia Salazar y Venanzio Mwangi
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Las Noticias de la República Democrática del Congo (2020-10-1 / 2020-10-15), edición quincenal en francés de Luc de l’Arbre
...leer más...

Las tensiones electorales en Costa de Marfil causan enfrentamientos étnicos y dos muertos
...leer más...

El ministro de salud de Sudáfrica da positivo en covid-19
...leer más...

La UE sanciona a varias personas y entidades libias
...leer más...

Kenia ataca a civiles en Somalia
...leer más...

#EndSARS: Por qué continúan las protestas a pesar de las concesiones del gobierno
...leer más...

El Rey de Marruecos pide por una “movilización general nacional” contra la covid-19
...leer más...

Cuando la covid-19 solo atenúa otros grandes problemas
...leer más...

Guinea Ecuatorial emite una orden de búsqueda y captura contra el expolítico español Tamayo
...leer más...

Facebook lanza una campaña ’para combatir la desinformación’ antes de las elecciones de Tanzania
...leer más...

La violencia en mozambique repercute en la educación
...leer más...

El líder opositor de Guinea anuncia la muerte de 3 de sus militantes tras las elecciones presidenciales
...leer más...

El gobierno de Obama sabía que los Hermanos Musulmanes tenían contactos con Al Qaeda
...leer más...

Expresidente de Ghana elogia la asociación de su país con el Reino Unido para reconstruir una carretera
...leer más...

Reino Unido nombra miembro vitalicio de la Cámara de los Lores al arzobispo Sentamu
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Piedad Córdoba Ruiz, la afrocolombiana más grande del siglo XX, por Licenia Salazar
...leer más...
Binti: los okapis congoleses y el racismo europeo, por Sebastián Ruiz Cabrera
...leer más...
Perspectivas demográficas mundiales para el siglo XXI, por José Antonio Barra Martínez
...leer más...
El desmoronamiento de las dictaduras, por Gaetan Kabasha
...leer más...
Etiopía, víctima de guerra y del fascismo, por Omer Freixa
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Opinión >

África sin estado
08/01/2007 -

Si hay un concepto o rasgo que define o sintetiza la historia del hombre sobre la tierra es el que exprese la idea de trashumancia o migración, es de los destacables por su transversalidad y persistencia. Cualesquiera sean los vestigios, huellas o textos primitivos que analicemos, acaban indicándonos que la especie humana ha emigrado, se ha trasladado de un lugar a otro, ha cambiado de hábitat, por necesidad o por curiosidad y, en todo caso, para mejorar su vida. Desde el lugar en que se ubique su aparición, el ser humano emprendió su caminata interminable hacia los cuatro puntos cardinales. La experiencia de la diversidad de espacios, paisajes, climas, flora y fauna así como la vivencia del fuego, la inundación, el terremoto, la sequía, el hambre o la epidemia, la abundancia o la escasez y la agresión de sus semejantes, ensancharon su mente, sus conocimientos y su ansia de saber. En esa aventura, se lanzó al mar, cruzó los ríos y pobló la tierra. Hoy, andamos a gatas por el espacio sideral y, tal vez, un día, lo que quede de humanidad se salve refugiándose en un planeta habitable. La migración, por tanto, ni es una novedad, ni la hemos descubierto con las pateras o cayucos. Para buscar las especias, apoderarnos del oro o la plata y extender nuestro poder, ocupamos América, convivimos con todos los colores o llamamos Eurasia a la región formada por los dos continentes vecinos sin solución geográfica de continuidad. Cierto que, en paralelo con ese imperativo peregrinaje, también aprendimos a asentarnos en espacios estables y permanentes, construyendo formas de vida que llamamos culturas o civilizaciones. No hay contradicción en esa ambivalencia de sedentarismo y nomadismo, sino la doble faz de una especie inteligente que se adapta a las situaciones que la realidad le impone. El hombre es el único animal que se instala y sobrevive en cualquier clima, latitud o circunstancia del globo terráqueo.

En tales antecedentes, se enmarca el fenómeno migratorio que vivimos en estos momentos y que, de hecho, hemos vivido desde siempre. Lo normal es que todo el que abandona su tierra pretende mejorar y nadie se cambia para empeorar. Canarias ha sido siempre emigrante: nuestros paisanos lo hicieron a Cuba, Argentina o Uruguay y, más tarde, a Venezuela. Desde la Península se emigró a dichos destinos y, luego, a Alemania. Hasta en la Patagonia, un canario regentaba un bar. No hay más razón para ese transterramiento histórico que la lucha por la vida en mejores condiciones: es la misma justificación para quienes desde todo el mundo y, sobre todo desde África, arriban a las costas europeas, españolas y canarias. Es lógico que la avalancha y el desorden con que llegan causen problemas de atención, adaptación y convivencia. Su plena integración en nuestras sociedades no es fácil y conlleva marginación y discriminación por largo tiempo. Se trata de un problema de difícil solución, imposible de controlar y prácticamente inevitable. La configuración geográfica en siete islas, ubicadas en África, impide el blindaje de nuestras costas. No hay forma “humana” de afrontar un problema semejante, en términos de respeto al supremo principio ético y político de garantizar los derechos humanos a toda persona en todo tiempo, lugar y circunstancia. Es muy importante actuar con serenidad, no dramatizar excesivamente ni adoptar posturas radicales que deriven en xenofobia y enfrentamiento social. A las autoridades corresponde una gestión ponderada y ecuánime, siendo eficaces en los trámites y sin demagogia ni victimismo: en estos casos se requiere menos politiquería y mejor gestión.

Los problemas concretos de África son incontables: desde la superpoblación y el desmadrado crecimiento de la natalidad, la pobreza más extrema, la no actualización/homologación con las nuevas tecnologías, el poder y las luchas entre tribus, el endémico poder corrupto que impide cualquier progreso, los dictadores y su crueldad, junto a epidemias como el sida, sequías, la falta de estructuras sociales y, sobre todo ello, la carencia de Estado y sus estructuras, es decir, la ausencia de una base de organización para la sociedad, con normas que garanticen la convivencia, el comercio, la producción, el orden y la paz. La colonización europea se hizo mal y su huella dejó un reguero de desastre y odio. La descolonización fue aún peor. Si, en un principio, se pudo mantener un simulacro de Estado, las guerras tribales o civiles, las matanzas étnicas, como entre hutus y tutsis, la actual conflagración en el Congo, consolidan la perspectiva pesimista sobre un cambio a medio plazo. Habría que reconstruir toda África con gran ayuda, control y vigilancia. En todo caso la solución tardaría en definirse e implantarse. Habría que, tras un acuerdo entre países, configurar un gran programa aplicable en un tiempo fijo, necesariamente largo. Habría que organizar la economía, dentro de la globalización en curso y, paralelamente, poner en marcha la organización política con todos los resortes, controles y garantías de la Democracia y el Estado de Derecho. Sólo así, encontraríamos una contraparte comprometida a cumplir los acuerdos, tratados y contratos. No hay otra solución y, mientras llega, convivir con lo inevitable.

La ausencia pasiva de una Europa en crisis de mediocridad, agrava la aplicación de soluciones posibles y demora la salida del túnel. Ante tal cuadro clínico, sólo cabe la serenidad y la eficacia conjunta del Estado español, el Gobierno Canario y el resto de autoridades para rematar con inteligencia y mesura (...) La inmigración supone un envite de órdago. Lo más grave es que África carece de Estados con los que acordar seriamente. Entre todos, sin dejarnos manipular, podemos resolverlo. Somos capaces. Debemos hacerlo.

Antonio Castellano

Antonio Castellano, abogado ex dirigente del PSOE y ex parlamentario de Izquierda Unida

Las Palmas
Publicado en LA PROVINCIA en 2006


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios