En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Ruanda, creación africana del tratado de Versalles (1919), por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
Adónde migran los africanos, por Pablo Moral
...leer más...
Resistencia política y creación literaria en Guinea Ecuatorial, por Joseph Desiré Otabela
...leer más...
El sincretismo religioso en la población afroamericana ¿un medio de liberación?. por Khady Diouf
...leer más...
"Ciudadanos, apátridas, exiliados y migrantes: la diáspora ecuatoguineana de la Comunidad de Madrid",
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Omar al-Bashir preso en la prisión de Jartum
...leer más...

Zimbabue trata de combatir la deforestación
...leer más...

La tasa de desempleo en jóvenes continúa siendo muy alta en Namibia
...leer más...

Nuevas consideraciones LGTBI en Botsuana
...leer más...

Cinco países africanos han recurrido a la pena de muerte en 2018
...leer más...

El aeropuerto de Sudán del Sur continúa operativo
...leer más...

Colaboración internacional con Etiopía para controlar el incendio en el Parque Nacional de Simien
...leer más...

Desconvocada la huelga de profesores en Marruecos
...leer más...

Solo Namibia y Sudáfrica producen preservativos en la Comunidad de Desarrollo de África Austral (SADC)
...leer más...

El clero africano llora el incendio de Notre Dame de París
...leer más...

¿Quiénes son los médicos cubanos secuestrados en Kenia?
...leer más...

Muere un líder del Estado Islámico en un ataque aéreo en Somalia
...leer más...

La ONU alerta sobre el deterioro de la situación humanitaria en Mali
...leer más...

Continúan los saqueos en el Sáhara Occidental
...leer más...

Se profundizan las divisiones en el partido del presidente de Túnez
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Sudáfrica se mide en las urnas, por Omer Freixa
...leer más...
Situación de la epidemia de Ébola de la República Democrática del Congo a 14 de Abril de 2019., por José Antonio Barra Martínez
...leer más...
El tren, por Rafael Muñoz Abad
...leer más...
Xavier Aldekoa: África indestructible, por Roge Blasco
...leer más...
III Congreso formativo en desarrollo sostenible , por Africaye
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Opinión >

África: dictaduras y elecciones “precocinadas”
01/02/2008 -

El mes pasado, una información emitida en Radio Canadá, referente a África, sólo habrá servido para perpetuar un “miserabilismo” que no tiene en cuenta las realidades de la vida cotidiana en el continente. Como cooperante, me gustaría plantear aquí algunos aspectos importantes de la problemática del desarrollo en África, a saber, la perpetuación de las dictaduras bajo disfraces, digamos democráticos…
A pesar de años de democracia en África, es preciso vivir en este continente, para percatarse de que la dictadura está siempre presente y muy viva aquí. La vida de cada día nos muestra, de hecho, hasta qué punto los efectos de estas dictaduras influyen en las diversas ramificaciones de lo cotidiano.

El funcionamiento de la dictadura

Muchos creen que un régimen dictatorial se resume en un partido único con un gobierno totalmente orientado a satisfacer las necesidades de sus miembros y con un ejército que lo apoya, totalmente sometido al partido y dispuesto a mantener a raya toda oposición o fuerza de rebelión, por medio de la intimidación. La dictadura en África es mucho más que eso. Se extiende y penetra hasta las actividades económicas cotidianas.

Es así como los miembros influyentes del partido reinante en un país africano se tornan presidentes, directores comerciales o directores técnicos de las sociedades estatales, sea en el campo de la telefonía y de las telecomunicaciones, sin olvidarlos puestos influyentes en las aduanas de puertos y aeropuertos. En esos lugares, gracias a la corrupción, los funcionarios se enriquecen de manera exponencial con los derechos de aduanas y los fraudes de “hacer la vista gorda” y “mirar para otro lado”. Por eso a esta gentuza le cuesta tanto dejar voluntariamente un aparato político, que los enriquece abundantemente en poco tiempo.

El dinero desviado

Esta mentalidad dictatorial se manifiesta también por medio de la corrupción fiscal, que arruina toda tentativa de construir un auténtico Tesoro Público. El dinero de los impuestos y tasas, que normalmente debería ir destinado a financiar la construcción y conservación de la red de carreteras y calles de las ciudades, a la construcción de escuelas y dispensarios, es con frecuencia desviado hacia los bolsillos de los miembros importantes del partido.

Una amiga togolesa me contaba, que para favorecer su ascensión profesional en la función pública, fue solicitada para hacerse miembro del partido reinante. De este modo la dictadura en África posee raíces profundas, que condicionan toda la vida cotidiana.

Con estas perspectivas, es evidente que las nuevas exigencias democráticas de los países desarrollados frente a África implican que, entonces, la dictadura pretenda legitimar su existencia con elecciones, que se reducen a un montaje manipulado.

Es un hecho comprobado, que los miembros del partido reinante nunca abandonarán voluntariamente un poder político, que les garantiza todos los puestos de mando de las Sociedades Estatales y otros monopolios del Estado, gracias a los que se enriquecen de forma exponencial. Así se torna extremadamente difícil entrever cualquier cambio saludable, tanto más que esos regímenes legitimados por elecciones de opereta, luego son reconocidos por países como Francia, que es siempre una de las primeras naciones en aceptar y reconocer a esos gobiernos “bananeros”.

El mayor obstáculo para el desarrollo

Una carta dirigida recientemente al diario “Devoir” (El Deber) ha propuesto a debate el problema de la militarización de África, considerándolo un freno para el desarrollo. Desde luego existe una correlación entre la militarización de un país subdesarrollado y el impacto que produce la misma sobre su nivel de vida. Tomemos un ejemplo para ilustrar esta conclusión: Si Québec, con sus 7 millones de habitantes, tuviera que financiar un ejército como el de Togo, país que sólo tiene 4.500.000 habitantes, el nivel de vida de Québec se vería muy afectado.
Imaginemos, pues, el impacto negativo que su ejército produce en Togo
Los países de África Occidental invierten en armamento, más que en educación o salud. Es la triste y desoladora herencia que les dejó Francia. Realmente una herencia de quincallería militar obsoleta y de dictaduras legitimadas por elecciones de marionetas como en Gabón, Togo, Chad, Burkina Faso, etc…

Francia se ha atrevido a hablar del impacto positivo de la colonización. Hace falta tener mucha “cara dura” para hablar de esta manera. Es evidente que Francia se esconde detrás del principio de una cooperación militar, para justificar sus maniobras poco honorables, cuyo único objetivo es defender sus propios intereses ante todo. Esta cooperación militar empobrece a África y enriquece a Francia.

Hasta se puede concluir que el nivel de vida de los franceses depende de la explotación vergonzosa de los países africanos. Esta es la herencia que Francia ha dejado al África. Son estas realidades las que la Sociedad RADIO-CANADÁ podría tener en cuenta en futuros reportajes provenientes de África.

Marc Gothrich

Cooperante canadiense en Togo

Artículo publicado en el diario ‘Le Togolais’ el 17 de enero de 2008.

Traducido por Antonio Molina, del Departamento África de la Fundación Sur.


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios