En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Reflexión sobre la situación de la enseñanza del español en África subsahariana y los factores que impulsan su expansión, por Leyre Alejaldre Biel
...leer más...
Ruanda, creación africana del tratado de Versalles (1919), por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
Adónde migran los africanos, por Pablo Moral
...leer más...
Resistencia política y creación literaria en Guinea Ecuatorial, por Joseph Desiré Otabela
...leer más...
El sincretismo religioso en la población afroamericana ¿un medio de liberación?. por Khady Diouf
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Las negociaciones entre la junta militar y las fuerzas de la libertad y el cambio en Sudán no llegan a un acuerdo
...leer más...

El presidente Mutharika encabeza el recuento electoral en las elecciones de Malaui
...leer más...

Protestas en Bamako contra el cuartel de la G5 Sahel
...leer más...

El ejército argelino dice "no" a las principales demandas de la protesta.
...leer más...

El Banco Central de Sudán recibe un depósito saudí de 250 millones de dólares
...leer más...

El Consejo de Seguridad de la ONU extiende otros seis meses el mandato de la MINURSO
...leer más...

El crecimiento económico de Túnez alcanza el 1,1% en el primer trimestre de 2019
...leer más...

El FMI llega a un principio de acuerdo con Egipto para un prestamo de 2.000 millones de dólares
...leer más...

Una religiosa española asesinada en la República Centroafricana
...leer más...

La agroforestería crece en varias regiones africanas
...leer más...

El Banco Africano de Desarrollo aprueba una estrategia de integración económica para África Central
...leer más...

Médicos sudaneses en huelga en el Nilo Azul
...leer más...

La sociedad civil se implica en la crisis de las regiones anglófonas de Camerún
...leer más...

Los secuestradores de los médicos cubanos en Kenia exigen un rescate de casi 1,5 millones de dólares
...leer más...

Moïse Katumbi regresó a la República Democrática del Congo tras tres años de exilio
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Jóvenes africanos en países "inhabitables", por José Carlos Rodríguez Soto
...leer más...
Sin tambores para despedir a Binyavanga, por Chema Caballero
...leer más...
CAN 2019: Apodos del Grupo A, por Pancho Jaúregui
...leer más...
La UE se afianza en Somaliland por Pablo Arconada Ledesma
...leer más...
La Madre esculpe silenciosamente el tejido social, por Mesa de Mujeres Afro
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Entrevistas >

Los indignados de Senegal, Y EN A MARRE: “La gente de Wade intenta corrompernos”
28/11/2011 -

Kilifeu, Deniz, Thiat, Simon y Fou Malade son miembros del movimiento “Y EN A MARRE” (Hasta las narices). Se encontraban el fin de semana pasado en Uagadugú para reunirse con los senegaleses de Burkina. ¿Por qué unos jóvenes raperos se han convertido en esos agitadores de conciencias que se oponen a una nueva candidatura presidencial de Abdoulaye Wade, y están dispuestos a recorrer Senegal y el Mundo para defender sus ideas? En la entrevista a continuación estos indignados africanos lo cuentan todo sobre su visión de los nuevos senegaleses y los nuevos africanos.

“Le Pays”: ¿Por qué han venido a Burkina?

Y EN A MARRE: Hemos venido a Uagadugú para reunirnos con la comunidad senegalesa local. Nos encaminamos hacia unas elecciones y es importante que nuestro movimiento se reúna con los senegaleses allí donde estén. Después de haber recorrido todo Senegal, también nos hemos pateado Estados Unidos y Francia. En Burkina hay una importante comunidad senegalesa y Burkina representa mucho en términos de revolución. Como pueden ver, está Thiat con una camiseta con la efigie de Sankara que es una figura emblemática de la revolución (efectivamente, uno de los entrevistados, llamado Thiat, vestía una camiseta blanca con un retrato de Thomas Sankara). Es alguien que se preocupaba del destino de África. Hemos venido a departir con esta comunidad senegalesa, a prepararla adecuadamente para que se conciencie en relación con las elecciones y con sus responsabilidades respecto a la candidatura del presidente. También hemos venido a presentar nuestro movimiento a nuestros compatriotas y a hablarles cara a cara de nuestra lucha y de lo que esperamos de ellos. También queremos reunirnos con los jóvenes burkineses para compartir con ellos nuestra experiencia que puede ser un modelo a seguir para África.

Entonces, el movimiento “Y EN A MARRE” se internacionaliza…

Pensamos que África sigue siendo un país. Son los colonos los que han balcanizado nuestro país, lo han divido y han creado porciones llamadas Congo, Burkina, Mauritania, etc. África es un único país; todos somos hermanos. Creemos profundamente en los Estados Unidos de África. El movimiento “Y EN A MARRE” se presenta como una alternativa, como el futuro de África incluso, lejos de las guerras tribales y religiosas, de las revoluciones armadas, de las rebeliones que son orquestadas y tramadas por Occidente. Se habla del cincuentenario de la independencia; tan sólo los pueblos lo son. Los dirigentes todavía están maniatados por Occidente y siguen siendo los títeres de esos Blancos. Hay que ver cómo se lleva a cabo la política en ese continente para comprenderlo. “Y EN A MARRE” es un prototipo necesario en cada país para hacer ver a nuestros hermanos que la situación actual es grave y que ha llegado el momento de centrarnos en lo esencial. Se trata de dar a esos jóvenes la oportunidad de realizar lo que nuestros antepasados no pudieron y seguir la lucha de Lumumba y Sankara. He aquí las razones por las cuales “Y EN A MARRE” quiere surcar toda África para mostrarles a todos los dirigentes que si ellos no tienen la valentía, nosotros, los pueblos, somos libres y tenemos el valor de decir no.

El punto de partida de su movimiento es la oposición a la candidatura de Wade. ¿Qué es lo que más les ha sublevado hasta el punto de hacerles dejar sus micrófonos de raperos para iniciar este movimiento civil?

Lo primero es el desbarajuste debido a una gestión de dilapidación de los fondos públicos. Wade es un presidente que hace lo que le da la gana. No administra los intereses de los senegaleses sino los suyos propios. Wade ha engañado al mundo entero. Se presenta como un mesías pero hay que ir a Senegal para verlo. Tiene uno de los regímenes más criminales de África. ¿Cómo puede un presidente reparar el motor de su avión en vez del motor de un barco que transporta miles de senegaleses? Resultado, el barco (el Joola) naufragó. Es un acto criminal. ¿Cómo puede un presidente construir monumentos mientras las poblaciones se ahogan en inundaciones? ¿Cómo puede un presidente dejar a su hijo comprar jets privados y a su hija hacer el rally París-Dakar mientras que la población pasa penurias para encontrar gas y carburante, y que los artículos de primera necesidad son demasiado caros? ¿Cómo puede un presidente encarnar el futuro de África teniendo más de 80 años? Es el presidente de mayor edad del mundo mientras que su población tiene más de un 70% de gente joven. El presidente quiere forzar los obstáculos y las barreras para volver a presentarse. Es algo indigno e innoble. Entonces, la juventud senegalesa se ha alzado para mostrar su capacidad de indignación. Es una señal fuerte, no sólo para Abdoulaye Wade, sino también para Blaise Compaoré, Robert Mugabe y para todos esos presidentes africanos adictos al poder que incluso quieren restaurar la monarquía. No queremos que África siga siendo propiedad de sus dirigentes. La población está cansada. Hacía falta que en un momento dado la gente dijese ¡Basta! Porque nuestra oposición en Senegal no se preocupa de los problemas de la población. Estos opositores ni siquiera son capaces de encontrar un líder entre ellos. Son “bis” de Wade. Había por lo tanto una brecha en la que se ha precipitado la juventud. Nuestro problema no es Wade, sino el sistema.

Y a propósito de la música, que fue su primera ocupación, ¿En qué punto se hallan? ¿Han abandonado los micrófonos?

No hemos abandonado los micrófonos. Estamos en estudio. Seguimos grabando, dando conciertos, produciéndonos, haciendo promociones en las radios, etc. Pero hay una prioridad: el país va mal, se está quemando. Hemos reunido todo nuestro potencial artístico para luchar por el país. De hecho, estamos preparando un recopilatorio que pronto se va a editar. En realidad, el hip-hop no es nada más que un discurso artístico sobre la realidad. El hip-hop es ante todo un movimiento social. Siempre ha habido un link entre el hip-hop y la política; siempre ha llamado al político a la razón. Lo interpela para evitar que derive. El hip-hop es un árbitro que vela sobre los bienes públicos. No podemos separar el discurso del rapero de la política porque es el desván del cual el hip-hopero saca sus fuentes de inspiración. No es una música con una cultura del elogio del tipo “muchas gracias señor Ministro por las carreteras que nos ha construido”. ¡No! Las carreteras, el ministro tiene la obligación de construirlas porque para eso ha sido elegido o nombrado. No se puede felicitar a un presidente por haber construido carreteras y proveer de energía al pueblo. No lo hace con su dinero sino con el del pueblo.

El bando de Wade dice que están ustedes instrumentalizados. ¿A quién sirven en realidad?

No servimos a nadie. Es la primera vez en la historia política de África que los jóvenes se alzan y se dicen que no pertenecen a ningún partido político, pero que están ahí para el pueblo. Nadie nos instrumentaliza. No hay nadie en la sombra que nos sostenga.

¿Quién financia sus actividades, sobre todo sus viajes?

La primera vez que salimos de Senegal fue para ir a Estados Unidos. No somos “Hasta las naricistas” de profesión. Ante todo somos unos artistas reconocidos en nuestro país. Los periodistas que forman parte del movimiento también son asalariados. Por lo tanto, para nosotros es fácil viajar. Además, hay activistas que comprar nuestras camisetas. Para definir “Y en a marre”, hay que saber que es un movimiento apolítico, pacífico, laico, voluntario. Nosotros somos los voluntarios de campo, pero hay otros que tienen cien o doscientos francos más que nosotros y los emplean en la lucha. Allí donde vamos somos invitados por senegaleses, como es el caso aquí en Burkina. Y son ellos los que han puesto los medios.

Por lo tanto, hay demanda de “Y en a marre”…

Hay demanda. Los senegaleses tienen ganas de ver a los “Y en a marre”, de hablarles. Ven en nosotros ese mensaje de esperanza. Es la primera vez que los jóvenes redefinen los valores de antaño, tal como la dignidad y la integridad. En general, en África se dice que la palabra es de los ancianos. Pero estos no tienen ni virtud ni valores. ¿Se les puede respetar? También se dice que cuando en África se muere un anciano, es una biblioteca que se quema. Pero se trata de una biblioteca de mentiras, ¿No hay que quemarla? He aquí lo que es “Y en a marre”. Los viajes de “Y en a marre” son financiados por los propios senegaleses. Confiamos en esos senegaleses que creen en Senegal. Y son ellos los que nos invitan. “Y en a marre” es limpio. No lo pueden corromper. Por supuesto, han intentado corrompernos. Pero en nuestro país somos artistas con credibilidad. No se puede negociar esta credibilidad a cambio de dinero. Hay que precisar que jamás se nos ha acercado nadie de la oposición para corrompernos. Al contrario, son las gentes del poder establecido las que intentan comprarnos con cientos de millones. Únicamente la gente de Wade intenta corrompernos con dinero.

¿Piensan resistir mucho tiempo esta presión?

¡Sí! La cuestión ni siquiera es resistir ya que hace tiempo que hemos resuelto ese problema. No se puede obtener beneficio con la lucha del pueblo. Quizás puedan comprar a algunos, pero nunca a “Y en a marre”, que es un tentáculo implantado en todo Senegal. La organización del movimiento es iconoclasta. No hay un líder pero sí un núcleo duro que ha dado lugar al nacimiento de otros núcleos duros. Y cada miembro de “Y en a marre” es independiente. Hemos creado el liderazgo local y una democracia participativa. Llamamos a nuestras escisiones “espíritus hasta las narices” porque para nosotros “Hasta las narices” es un estado de espíritu. Aparte de la contestación, hemos propuesto lo que hemos denominado el NTS, el Nuevo Tipo de Senegalés. Queremos llegar al Nuevo Tipo de Africano. El NTS es el que va a romper con el fatalismo, el que va a dejar de tirar basura a la calle, el que se va a negar a corromper al policía de la esquina, en resumen, es el senegalés que cambia de mentalidad y tira para delante.

Si Wade mantiene su candidatura, ¿Qué plan B tienen previsto?

El plan B, es que nos encontrará en la calle. No nos vamos a desviar de nuestras estrategias. Por ahora, nos las callamos. De todas formas, tomamos a la comunidad internacional como testigo de que si Wade presenta su candidatura y el Consejo Constitucional la valida, nos encontrará en la calle tal como nos encontró la víspera del 23 de junio. Somos categóricos: nos quedamos con un radicalismo punzante; no bromeamos con este asunto.

“Y en a marre” ha abarrotado la sala en Uagadugú.

En la sala de conferencias del hotel Palm Beach de Uagadugú no cabía nadie más el sábado pasado, con ocasión del encuentro entre una delegación de “Y en a marre” y la comunidad senegalesa que reside en Burkina. Un público abigarrado compuesto por jóvenes, viejos y mujeres, vino a escuchar el mensaje del movimiento civil que tiene el viento en popa en Senegal. Después del himno nacional, de la lectura de la Declaración de “Y en a marre” y de la presentación de las diapositivas sobre los actos del movimiento (manifestaciones, el puerta a puerta para las inscripciones electorales, operaciones de limpieza de los barrios insalubres, etc.), se desarrolló un intercambio activo sin tabús, tanto en francés como en wolof. En su conjunto, la asistencia saludó la acción de “Y en a marre” y se adhirió a su visión de las cosas. De hecho, casi todo el mundo enarbolaba una camiseta con la efigie del movimiento. Esta reunión con los senegaleses de Burkina es una exitosa prueba de popularidad para “Y en a marre”.

Entrevista realizada por Mahorou Kanazoé.

Publicado el Martes 22 de Noviembre de 2011 en “Le Pays”, Burkina Faso.

Traducido para Fundación Sur por Juan Carlos Figueira Iglesias.


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios